Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo.

Mostrando entradas con la etiqueta Libia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Libia. Mostrar todas las entradas

30 may. 2017

La Inteligencia Británica Recibió Advertencias Sobre el Terrorista de Manchester

Parece haber una razón de por qué funcionarios en Estado Unidos identificaran al atacante suicida del Manchester Arena cuatro horas después. El FBI sabía exactamente quién era el autor y fueron capaces de filtrar grandes cantidades de datos a la prensa estadounidense, para frustración de la inteligencia británica. Este es el por qué:


Explosivas declaraciones han podido comprobar que la agencia de inteligencia MI5 del Reino Unido estaba ya advertido de que Salman Abedi estaba planeando una atrocidad terrorista.

El 22 de mayo, Abedi detonó un dispositivo explosivo improvisado cargado con metralla al final de una actuación en Manchester de la cantante estadounidense Ariana Grande, matando a 22 personas, muchas de las cuales eran niños, hiriendo a 116.

Según el Mail on Sunday, “el FBI notificó al MI5 que Abedi era parte de una célula del Estado Islámico del norte de África que estaba preparándose para atacar un objetivo político en el Reino Unido”.

El FBI pasó estas advertencias MI5 en enero, después de colocar Abedi en su lista de terroristas en 2016. Una “fuente de seguridad” no identificada dijo al Daily Mail que el FBI informó al MI5 que Abedi “pertenecía a una banda terrorista del norte de África con sede en Manchester, que en busca de un objetivo político en este país”.

Y continúa: “Después de este chivatazo de Estados Unidos, Abedi y otros miembros de la banda fueron investigados por el MI5. En ese momento se pensó en que Abedi tenía la intención de asesinar a una figura política. Pero no salió nada de esta investigación y trágicamente, la jerarquía del objetivo era más baja”.

En un artículo de Middle East Eye (MEE) se expone lo que describió como una política de “puerta abierta” por el anterior gobierno conservador de David Cameron, permitiendo a los miembros del Grupo Islámico Combatiente Libio (LIFG/GLLI) viajar a Libia en 2011 como parte de las operaciones militares para derrocar a Muamar Gaddafi. May fue ministra del Interior en ese gobierno. Los padres de Abedi eran ambos miembros del LIFG. Estos individuos fueron capaces de viajar libremente entre el Reino Unido, Libia, Siria y otros lugares.

Los ex combatientes rebeldes entrevistados por el MEE explican cómo los servicios de seguridad británicos ayudaron a sus movimientos, proporcionándoles pasaportes. Belal Younis, que viajó a Libia en 2011, dijo que un oficial del MI5, que lo había detenido para ser interrogado después de un viaje a Libia a principios de 2011, “¿Está dispuesto a ir a la batalla?. Mientras yo me tomaba mi tiempo para encontrar una respuesta”, dijo Younis a MEE, “se volvió y me dijo que el gobierno británico no tiene ningún problema con la gente que está luchando contra Gaddafi”.

Durante un viaje posterior a Libia en mayo de 2011, fue interrogado por la policía antiterrorista en una sala del aeropuerto británico, pero un oficial del MI5 intercedió y se le “dejó pasar”. El agente del MI5 más tarde llamó a Younis para decirle que “él había ordenado que lo dejaran libre".
Muchos de los que han viajado a Libia previamente habían estado bajo control por los servicios de seguridad antiterrorista, con fuertes restricciones a su movimiento y actividad en Internet. Sin embargo, estas órdenes de control fueron levantadas en 2011 cuando Gran Bretaña se unió a los esfuerzos estadounidenses y franceses para derrocar a Gaddafi.

Desconocido para el pueblo británico, Manchester fue el centro de operaciones que canalizó a los combatientes rebeldes en Libia. Younis dijo a la prensa del MEE, “La mayoría de los que se fueron de aquí eran de Manchester”.

Otro luchador nacido en Gran Bretaña dijo al MEE que también se les permitió viajar a Siria, donde los grupos islamistas, vástagos de Al-Qaeda y respaldados por los EE.UU. y Gran Bretaña, han estado luchando para derrocar al gobierno de Bashar Al-Assad. A Abedi mismo se le permitió viajar a Siria. “No se les hizo preguntas”, dijo Younis. Otro británico-libio dijo que había trabajado para el SAS británico en Bengasi editando vídeos de propaganda llamativos para el reclutamiento, mostrando a combatientes cómo eran entrenados por el SAS y las fuerzas especiales irlandeses.

“Hay muchas razones para especular que la atrocidad de Salman Abedi en el Manchester Arena el lunes por la noche fue en parte una consecuencia directa de la intromisión del MI6 en los asuntos de Oriente Medio y del norte de África”.

Oborne destacó el papel del MI6 bajo el gobierno laborista de Tony Blair, cuando sus antiguos jefes, Sir Richard Dearlove y Sir John Scarlett, “les permitió [MI6] convertirse en una herramienta de propaganda para la pandilla de traficantes de guerra del primer ministro”.

Scarlett redactó el famoso dossier sobre las inexistentes armas de destrucción masiva de Saddam Hussein.

Las sórdidas relaciones de Gran Bretaña con el LIFG y otros grupos vinculados a Al-Qaeda se remontan a la década de 1990.  El LIFG fue generado a partir de los muyahidines y construido por los EE.UU. en Afganistán, como parte de su desestabilización a la Unión Soviética. Desde entonces, el destino de la GLLI ha estado íntimamente ligado a los cambios en la política exterior británica y estadounidense.

En 1996, los servicios de inteligencia británicos pagaron a los líderes del LIFG grandes sumas de dinero para que intentaran asesinar a Gaddafi, según las filtraciones de funcionarios de alto nivel de inteligencia franceses y el ex oficial del MI5 David Shayler. En 2004, tras el acercamiento del gobierno de Blair con el régimen libio, el MI6 ayudó a capturar al líder del LIFG, Abdel-Hakim Belhaj y su adjunto, Sami al-Saadi. Según el historiador y escritor británico Mark Curtis, Belhaj fue entregado a la CIA, torturado, y luego enviado de vuelta a Trípoli para pasar seis años en régimen de aislamiento, donde los agentes del MI6 informaron que lo interrogaron.

En 2011, en respuesta a la primavera árabe, los EE.UU. y Gran Bretaña activaron los planes de larga data para las operaciones de cambio de régimen en Oriente Medio. Las órdenes de control terrorista contra los líderes del LIFG se levantaron porque, según Curtis, el gobierno británico “una vez más se encontró que sus intereses -sobre todo los relacionados con el petróleo-coincidían con los de las fuerzas islamistas en Libia”.

Estas revelaciones explosivas plantean una serie de preguntas que deben ser contestadas:

  • ¿Por qué el MI5 abandó su investigación sobre Salman Abedi, y quién autorizó tal abandono?
  • ¿Por qué fue capaz de viajar libremente por toda la Unión Europea y Oriente Medio, incluyendo a los conocidos centros terroristas?
  • ¿Informó el MI5 al gobierno de Theresa May de la amenaza de atentado contra un objetivo político en Gran Bretaña?
  • ¿Cómo fue capaz de recibir miles de libras en préstamos estudiantiles para financiar sus actividades, incluyendo el viaje y el alquiler de varias residencias en el período previo al ataque en Manchester, a pesar de no ir a la universidad?
La semana pasada, el líder del Partido Laborista Jeremy Corbyn se ganó la enemistad de los medios cuando señaló la conexión obvia entre la participación británica en las guerras de estilo colonial y el mayor peligro del terrorismo. The Guardián dirigió el ataque, con Jonathan Freedland insistiendo: “Es una ilusión pensar que los ataques terroristas son sólo consecuencia de la política exterior”, y Paul Mason declarando: “La ‘teoría del tiro por la culata’, que culpa al terrorismo islamista directamente por la guerra expedita occidental, es a la vez simple e irrelevante en este caso”.


Sin embargo, Corbyn se pronunció sobre la responsabilidad política de los sucesivos gobiernos de Laboristas y Conservadores para el lanzamiento de guerras de agresión e incluso comprometiendo los recursos adicionales del ejército y los servicios de seguridad. Que hasta ahora no ha dicho nada acerca de las revelaciones de que el MI5 tenía la advertencia del ataque de Abedi.

Fuente: Truepublica
Comparte:

2 may. 2016

Seymour Hersh: "Hillary aprobó el envío de gas sarín de Libia a los rebeldes sirios".


El periodista de investigación y premio Pulitzer, Seymour Hersh, en dos artículos en el London Review of Books  ( «¿De quién es el sarín?»  Y  «La línea roja y la línea de las Ratas» ) ha informado de que la administración de Obama falsamente acusó al gobierno de Siria, Bashar al-Assad del ataque con gas sarín, tratando de utilizarlo como excusa para invadir Siria; y Hersh señaló un informe de la inteligencia británica donde se exponía que el sarín que se utilizó provenía de las reservas de Assad. Hersh también dijo que se llegó a un acuerdo secreto en 2012 entre la Administración Obama y los líderes de Turquía, Arabia Saudita y Qatar, para establecer un ataque con gas sarín y echarle la culpa a Assad para que los EE.UU. pudieran invadir y derrocar a Assad y, que la antigua secretaria de estado, Hillary Clinton, aprobó la creación de una red de suministros de armas y componentes químicos desde Libia a los “rebeldes” sirios.

“Según los términos del acuerdo, la financiación provendría de Turquía, Arabia Saudí y Qatar. La CIA y el MI6 británico fueron los responsables de conseguir las armas de los arsenales de Gadafi para trasladarlas a Siria”.

Hersh no dijo si tales armas incluían los componentes químicos para la fabricación de gas sarín que estaban almacenados en Libia, pero ha habido muchos informes independientes de que la Libia de Gadafi poseía tales depósitos y también de que el Consulado de EEUU en Libia estaba operando una “línea de ratas” o sea un tránsito de las armas capturadas del Ejército de Gadafi hacia Siria a través de Turquía.

Comparte:

4 mar. 2016

La "guerra secreta" de Francia en Libia

Francia está en medio de una «guerra secreta» en Libia – en una clara violación del derecho internacional. Sin embargo, para informar sobre esta criminalidad es un delito. Bienvenido al mundo orwelliano de doblepensamiento que el Estado francés ha introducido.

Un  informe  en el diario francés  Le Monde  esta semana levantó la tapa sobre las operaciones clandestinas de Francia en el país del norte de África. Según el periódico, las fuerzas especiales francesas estaban llevando a cabo misiones secretas para establecer ataques aéreos contra el grupo terrorista Estado Islámico.

La misión ha sido autorizada por el presidente francés, Francois Hollande, según  Le Monde. Las fuerzas especiales están siendo desplegadas para una «acción discreta» con la intencionalidad de preparar ataques contra objetivos islamistas.

Inmediatamente, la ministra francesa de Defensa, Jean-Yves Le Drian criticó la publicación, alegando que el periódico podría haber puesto “en peligro” la seguridad nacional del Estado.

El canal estatal de noticias, France 24,  citó a  un portavoz de Le Drian que dijo:  “Cuando las operaciones secretas se llevan a cabo, no se revelan por la seguridad de los hombres y las operaciones”.

O, para decirlo con mayor precisión: cuando, violaciones ilícitas contra la soberanía de otro país y el derecho internacional se están llevando a cabo, el objetivo es que no deben ser reveladas al público. De lo contrario se verán los autores de tales delitos como lo que son: criminales de un estado criminal. 

Las repercusiones podrían ser graves para  Le Monde, o cualquier otro medio de comunicación, por publicar informes sobre el asunto. El gobierno francés dice que está investigando si se ha producido una «fuga de información clasificada». En Francia, la violación de un  “secreto de defensa gubernamental” conlleva una pena de hasta tres años de prisión y una multa de 45.000 €.

Así que vamos a aclarar esto. Las fuerzas militares de élite francesas y agentes pertenecientes a los servicios de inteligencia del Estado, DGSE, están presentes en Libia y están ordenando ataques aéreos contra objetivos yihadistas, según  Le Monde. Sin embargo, para informar sobre esta anarquía patrocinada por el Estado francés es potencialmente «un crimen », de acuerdo con aquellos que son responsables del crimen que, parece ser más grave que violar la soberanía de un país.

Le Monde no es el único medio de comunicación que revela esta “guerra sucia” de occidente - una vez más - en Libia. En la última semana, el  New York Times  informó  que las fuerzas especiales estadounidenses, británicas, franceses e italianas operaban en Libia. Se entiende que estas fuerzas combinadas encubiertas  no tienen ningún mandato legal para la realización de su actividad. No existe un mandato de la ONU para este tipo de operaciones, y no hay autoridades libias que hayan dado su aprobación. Esto es simplemente el desorden absoluto con mayúsculas.

Dado que las demás fuerzas de EEUU y la OTAN bombardearon Libia durante siete meses en 2011, lo que dio como resultado más de 30.000 muertes y el derrocamiento del gobierno de Muamar Gadafi, y su asesinato por los yihadistas respaldados por la OTAN, el país ha estado en un estado de caos total, dividido por milicias enfrentadas.

Desde entonces, los estadounidenses y sus aliados occidentales han sido capaces de bombardear Libia a voluntad. En noviembre pasado, un ataque aéreo estadounidense al parecer mató a un comandante del Estado Islámico, Abu Nabil, en el este del país. La semana pasada, otro  ataque aéreo estadounidense alcanzó un presunto campo de entrenamiento de ISIS en Sabathra, al oeste de Trípoli, matando a más de 40.

A raíz de esta última campaña, incluso el llamado «gobierno de unidad» de Libia, en el exilio en Túnez, que las potencias occidentales han estado tratando de improvisar, han  condenado  esa acción como una violación de la soberanía de Libia.

Esto es orwelliano más allá de las palabras. Un Estado bombardeado por Occidente para derrocar el gobierno, luego el caos yihadista, y luego al parecer, más bombardeos para derrotar a los grupos terroristas que ayudaron a instalarse en este estado, y no hay una autoridad nacional para oponerse adecuadamente, porque la OTAN borró dichas autoridades; y luego, el último giro, cuando algunos periódicos publican esta criminalidad patrocinada por el estado resulta que «ponen en peligro» la seguridad del Estado.

Hoy en día, bajo la rúbrica de la «lucha contra el terrorismo» - terrorismo que París fomentó en Libia y Siria - las autoridades francesas han impuesto un estado de emergencia en sus ciudadanos. El presidente francés, Hollande y su estridente primer ministro Manuel Valls declaran que «Francia está en guerra» contra el grupo terrorista Estado Islámico - una red de yihadistas que volvió a la vida a través del patrocinio ilegal francés para derrocar a los gobiernos de Libia y Siria.

Ahora los estados patrocinadores del terrorismo que destruyeron Libia se están dando carta blanca para volver a entrar en Libia - bajo el pretexto de la «lucha contra el terrorismo».

Hay que dar un paso atrás y verlo como lo que es. Estamos en un camino hacia la anarquía desenfrenada, el fascismo y la destrucción. 
Comparte:

10 feb. 2016

Confirmado: La intervención de la OTAN en Libia fue para que Gadafi no creara una moneda respaldada por oro

A pesar de la Resolución del Consejo de Seguridad 1973 de la ONU, auspiciada por Francia, para la creación de una zona de exclusión aérea sobre Libia con la intención expresa de proteger a los civiles, uno de los más de 3.000 nuevos mensajes de correo electrónico de Hillary Clinton liberados por el Departamento de Estado en la víspera de Año Nuevo, contienen pruebas contundentes que las naciones occidentales utilizaron la OTAN como una herramienta para derrocar al líder libio Muamar al Gadafi. Hasta aquí todo “normal” de lo que cabría esperar. Pero el derrocamiento de la OTAN no fue por la protección de las personas, sino para frustrar el intento de Gadafi de crear una moneda africana respaldada en oro para competir con el monopolio de la banca central occidental.

Los correos electrónicos indican que la iniciativa liderada por Francia de la intervención militar de la OTAN en Libia también fue impulsada por un deseo de tener acceso a una mayor parte de la producción de petróleo de Libia y minar un plan a largo plazo por Gadafi para suplantar Francia como potencia dominante en la región africana de habla francesa.

El email de abril 2011, enviado a la secretaria de Estado Hillary por el asesor no oficial de Clinton, y desde hace mucho tiempo confidente, Sidney Blumenthal con el título de encabezado "cliente de Francia y el oro de Gadafi", revela las depredadoras intenciones occidentales.

Foreign Policy Journal  informaba :

El correo electrónico identifica al presidente francés, Nicolás Sarkozy como el líder en el ataque a Libia con cinco propósitos específicos en mente: obtener petróleo de Libia, garantizar la influencia francesa en la región, aumentar la reputación de Sarkozy a nivel nacional, afirmar el poder militar francés, y evitar la influencia de Gadafi en lo que es considerado el "África francófona”.

Lo más sorprendente es la extensa mención a la gran amenaza que las reservas de Gadafi de oro y plata, que se estima en "143 toneladas de oro, y una cantidad similar en plata, (valorados en 7 mil millones de dólares)" representan para el franco (CFA) que circula como moneda principal en la zona.

El correo electrónico deja claro que las fuentes de inteligencia indican el ímpetu detrás del ataque francés en Libia fue un movimiento calculado para consolidar una mayor potencia, utilizando la OTAN como una herramienta para la conquista imperialista, no una intervención humanitaria como fue falsamente vendida al público.

El correo electrónico proporciona un vistazo detrás de la cortina revelando cómo se realiza la política exterior en la práctica. Si bien se informó en los medios de comunicación que la intervención militar en Libia occidental era necesaria para salvar vidas humanas, el verdadero factor motriz de la intervención ha demostrado ser el hecho de que Gadafi tenía previsto la creación de una nueva moneda panafricana que proporcionaría  un alto grado de independencia económica, lo que disminuiría la influencia francesa en la región.


Comparte:

13 ene. 2016

Libia: El nuevo frente de la coalición occidental contra ISIS

Está claro ahora que los ataques aéreos rusos y occidentales contra ISIS (Estado Islámico) en Siria e Irak en los últimos meses le han causado enormes pérdidas financieras y humanas. Bajo estas circunstancias, el Estado Islámico está buscando desesperadamente nuevos países musulmanes para operar. Los líderes del Estado Islámico están buscando maneras de compensar las pérdidas económicas que ha sufrido, y establecer nuevos puestos de avanzada seguros fuera del Oriente Medio. Por eso ISIS ha sido bastante activo en el intento de tomar el control de Libia, que es particularmente rico en "oro negro", así como Afganistán, hogar de un rentable mercado de narcóticos.

Algunos pueden preguntarse acerca de los asombrosos avances que ISIS ha sido capaz de lograr en Libia, pero es una sorpresa para los expertos, ya que en los últimos años, miles de ciudadanos de este país dejaron su tierra natal para unirse a grupos islamistas en Siria e Irak. Aproximadamente un millar de estos combatientes endurecidos ya han regresado a Libia para unirse a las fuerzas locales de ISIS. Cabe señalar que los islamistas libios fueron responsables de algunas de las operaciones clave en Siria e Irak. En particular, fueron parte del batallón Al-Battar,  conocido  por sus constantes ataques suicidas, el exterminio despiadado de la población local y la brutal represión de la sublevación en Deir ez-Zor.

Por lo tanto la advertencia expresada el 1 de diciembre de 2015 por observadores de la ONU que Libia se puede convertir en un bastión clave de ISIS, puede realmente reflejar el grado de expansión de ISIS.

El Estado Islámico ya ha establecido su control sobre más de 240 kilómetros de costa libia. Se estima que el número de militantes del Estado Islámico en el área supera los 5.000 militantes, y entre ellos se pueden encontrar no sólo los libios, sino también a los antiguos ciudadanos de varios estados árabes y europeos.

Vuelos de reconocimiento en noviembre 2015 franceses confirmaron el fortalecimiento de ISIS en la zona, con numerosos campamentos militares a través de Libia.

Hoy en día uno de los principales objetivos de los militantes de  ISILS en Libia es establecer el control sobre sus exportaciones de petróleo. Este objetivo se lograría apoderándose de los puertos libios, de carreteras estratégicamente importantes, intersecciones, y la mayor parte de las terminales de petróleo de Libia al sur de  Ajdabiya. El hecho de que en enero milicias islamistas asaltaran el puerto de Es Sider, quedando atrapados en un violento tiroteo con las unidades de defensa encargadas de la seguridad del puerto revela que han estado persiguiendo activamente este objetivo. El ingreso estimado que puede obtener con el petróleo de Libia es de una suma enorme,  100 mil millones de dólares  al año.

Al mismo tiempo ISIS está tratando de controlar las operaciones de contrabando en Libia, ya que hay una cantidad considerable de contrabando de armas a través del territorio de Libia.  La destrucción del Estado de Libia como resultado directo de la intervención militar occidental en 2011 marcó la proliferación incontrolada de los suministros de armas en el país y a lo largo de sus fronteras. Como resultado, el Estado Islámico fue capaz de tomar el control de los suministros de armas destinadas a las milicias gubernamentales en Trípoli. Una figura clave que controla el dinero que fluye  del armamento de las milicias de Misrata y Bengasi es el comandante Wissam bin Hamid, que está estrechamente relacionado con las milicias islamistas extremistas. Él era el líder de una poderosa milicia en Bengasi en el momento del ataque contra el consulado de Estados Unidos en  septiembre 2012.

En cuanto al acceso de ISIS a las operaciones bancarias, este problema se simplifica en gran medida para ellos en Libia en el contexto de la dualidad de poderes en curso en el país: por un lado - parlamento elegido, situado en la ciudad de Tobruk, por el otro - congreso nacional pro-islámica, sentado en Trípoli. En estas circunstancias, y teniendo en cuenta las operaciones específicas del Banco Central de Libia, que transfiere dinero para ambos gobiernos, ISIS no tiene problemas para acceder a los flujos financieros internacionales. Los "Halcones" en Trípoli están más preocupados con la victoria final sobre las fuerzas de las brigadas islamistas del general Haftará que de ISIS.

En este contexto, los países de Europa Occidental se han preocupado cada vez más por el fortalecimiento de las posiciones de ISIS en Libia. Si este país se transforma en una base para el Estado Islámico, los islamistas serán capaz de lanzar un ataque terrorista en Europa a partir de él, ocultando sus atacantes suicidas con el pretexto de pobres refugiados libios. Por esta razón, los líderes de los estados europeos han estado discutiendo la posibilidad de crear una nueva coalición durante meses, lo que debería ser capaz de hacer frente a la creciente influencia de ISIS en Libia.

En febrero 2015 Italia dejó claro que estaba dispuesta a enviar tropas de tierra para confrontar al Estado islámico en Libia.

El ministro de Defensa francés, Jean-Yves Le Drian expresó su preocupación por la situación en Libia, un año antes - en 2014, haciendo hincapié en la necesidad de llevar a cabo una operación militar en Libia y lanzar ataques aéreos. Poco antes de la Navidad pasada  Le Figaro  dijo que el Ministerio de Defensa francés está considerando una intervención militar de seis meses de duración en Libia que se lanzará antes de la primavera.

El Reino Unido también está considerando la posibilidad de enviar una considerable fuerza militar para oponerse al Estado Islámico en Libia después de recibir la aprobación del Parlamento el 2 de diciembre de 2015. En particular, el ministro de Defensa del Reino Unido, Michael Fallon ha declarado que Londres podría enviar hasta  un millar de soldados  a Libia, extendiendo así los compromisos militares británicos en Siria e Irak a un país más.

La posibilidad de una operación militar de la OTAN en Libia ha sido confirmada por un representante de Libia ante las Naciones Unidas. Según él, cuatro países de la OTAN (los Estados Unidos, Italia, Francia y el Reino Unido) se preparan para lanzar ataques aéreos contra la fortaleza del Estado Islámico en Libia, y más tarde entrarían las tropas de tierra, para establecer el control sobre el territorio ocupado por ISIS.


Así que el año 2016 - el año del "mono de fuego" se iniciará con una nueva intervención militar en Libia, donde el caos ha reinado exclusivamente debido a las miopes acciones de los "halcones" de la OTAN, que desataron la agresión armada contra este país en 2011. 

Comparte:

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

Buscar este blog

TWITTER