Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo.

26 ene. 2018

Bienvenido a la "Sociedad Bernays"


"La manipulación consciente e inteligente de los hábitos organizados y las opiniones de las masas es un elemento importante de la sociedad democrática. Aquellos que manipulan este mecanismo invisible de la sociedad constituyen un gobierno invisible que es el verdadero poder gobernante de nuestro país ... "Estamos gobernados. Nuestras mentes son moldeadas, nuestros gustos formados, nuestras ideas sugeridas, en gran medida por los hombres que nunca hemos oído hablar”.

En 1928, un joven llamado Edward Bernays escribió estas palabras en un breve libro que muchos consideran como el advenimiento de la descripción de las relaciones públicas modernas. El libro se titula modestamente Propaganda (hoy lo tacharían de conspiranoico).

Las Relaciones Públicas (PR) son  ampliamente entendidas como el flujo de información entre un administrador (ya sea un individuo u organización) y el público. Disfrazado por esta definición, la práctica puede parecer bastante benigna, hasta que empezamos a desempacar la gran cantidad de trucos que las  empresas de relaciones públicas recurren habitualmente en sus constantes esfuerzos por manipular la opinión pública. Muchas de estas técnicas se concibieron por primera vez en la primera mitad del siglo XX por uno de los pioneros, Edward Bernays. El sobrino de Sigmund Freud, Bernays se sintió fascinado por las teorías de su tío sobre la naturaleza humana y los impulsos instintivos. Mientras que Freud había postulado que las fuerzas primitivas sin control dentro de los seres humanos podrían conducir al caos y la destrucción, Bernays tomó estas mismas teorías y las aplicó al mundo de la publicidad con el fin de profundizar en la comprensión del comportamiento del grupo. A través de su estudio y aplicación del psicoanálisis de Freud, desarrolló muchas de las técnicas de persuasión de masas que vivimos hoy en día.


Durante la Primera Guerra Mundial, Bernays trabajó como agente de prensa en los Estados Unidos, promocionando la guerra de Estados Unidos bajo el lema "hacer el mundo seguro para la democracia". La campaña tuvo un gran éxito en el cambio de la opinión pública estadounidense escéptico en el apoyo a la guerra, este éxito llevó a Bernays a reflexionar sobre el papel potencial que la propaganda puede desempeñar en tiempo de paz. Cuando terminó la guerra, creó su propio negocio: el Consejo de Relaciones Públicas, siendo la primera vez que se utilizó este concepto. Con la ayuda de las teorías de su famoso tío,  planeaba ampliar tácticas ya desarrolladas por los gurús de PR George Parker y Ivy Lee. Bernays estaba particularmente interesado ​​en la gestión de la forma en que una multitud de personas sintian y actuaban. La idea de las fuerzas irracionales ocultas dentro de los seres humanos lo intrigaba, y vio una gran oportunidad para impulsar su carrera, tratando de manipular el inconsciente colectivo. Después de la lectura de Freud Introducción General al psicoanálisis , Bernays se formó una idea: quizá la mejor manera de vender productos fuera enfrentando emociones irracionales entre  grupos. Si las teorías de Freud eran correctas, entonces se puede suponer que las inseguridades individuales podrían transformarse en consumismo, reemplazar los motivos según las necesidades prácticas por deseos irracionales.

Comparte:

¿Es el Bitcoin Una Reacción Contra La Hegemonía del Dólar Estadounidense?

La tecnología blockchain y el nacimiento de las llamadas criptomonedas tiene raíces profundas en tres factores que tienen una importante contribución: el avance de la tecnología, la manipulación de las reglas económicas y financieras mundiales y el intento persistente de debilitar las economías nacionales de países que desafían geopolíticamente el sistema de poder de los Estados Unidos. En este primer artículo abordo estos temas desde un punto de vista financiero, en el siguiente análisis pretendo sumergirme en los aspectos geopolíticos y ampliar la perspectiva sobre cómo Rusia, China y otras naciones están aprovechando un sistema financiero descentralizado.

Muchas economías nacionales parecen haber comenzado el proceso de protegerse de lo que parece ser una tendencia económica inevitable, la desdolarización, que se ha vuelto popular no solo en los países, sino también en las personas comunes como resultado del crecimiento tecnológico mundial y el aumento del acceso a Internet. Los mercados financieros generalmente reflejan esta misma tendencia.

El dólar estadounidense es la moneda de reserva más dominante del mundo  . Las reglas financieras y de planificación que acompañan a esta situación se deciden en los Estados Unidos en beneficio de Washington y algunos de sus aliados. Esto se ha reflejado en la creación del petrodólar, la abolición del patrón oro y la crisis financiera más reciente de 2008, seguido con el proceso insensato de la flexibilización cuantitativa. Todas estas decisiones económicas se han tomado con el objetivo preciso de prolongar la dominación estadounidense de la economía global, apuntalando artificialmente un sistema financiero insostenible.

Las consecuencias prácticas de esta insostenibilidad han llevado a lo largo del tiempo a pensar en una alternativa práctica, tanto para escapar de la dominación del dólar como para volver a anclar la economía a un valor real. La necesidad de eludir esta situación se ha tornado especialmente urgente para los países con una gran cantidad de deuda denominada en dólares, o cuando se enfrentan a la perspectiva de ser excluidos del sistema de pago internacional SWIFT.

Por lo tanto, no es accidental que países como Irán y Venezuela, sino también Rusia y Corea del Norte, hayan recurrido a métodos alternativos para operar en el espacio económico global. La decisión política de Washington en 2012 de eliminar a los bancos iraníes del SWIFT provocó de inmediato la alarma de varios países. La necesidad de escapar de la posibilidad de ser excluidos del SWIFT se hizo urgente para los países bajo la amenaza de Washington. De este modo, nació un sistema de pago alternativo en 2015, bautizado como Sistema de pagos interbancarios transfronterizos ( CIPS), no es sorprendente que fuera fundada por China. Básicamente es una copia del sistema SWIFT y cumple la función de ser un sistema de respaldo en caso de que los estadounidenses intenten excluirlo de los países recalcitrantes del SWIFT. Venezuela ha buscado una solución más radical, creando su propia moneda virtual. El presidente Maduro anunció la creación de una  moneda criptoestatal  basada en el valor del petróleo y respaldada por barriles de petróleo por valor de más de cinco mil millones de dólares. Venezuela se ha visto obligada a dar este paso debido a la escasez de dólares estadounidenses en el país provocada por la guerra económica de Washington, que ha logrado llevar al país a una profunda crisis.

Esta búsqueda de liquidez fresca es una apuesta para Maduro, que incluso espera poder comerciar con países aliados en la nueva moneda, eludiendo así las prohibiciones internacionales. Incluso se dice que Corea del Norte  opera en bitcoin , eludiendo así el sistema internacional de prohibiciones y bloqueos.

Las sanciones a Rusia y la influencia que Washington ejerce con el dólar en el sistema económico global han llevado a Moscú y Pekín a un acuerdo de desdolarización, estableciendo el estándar de oro del  yuan . Rusia vende hidrocarburos a China, que los paga en yuanes, luego Rusia convierte inmediatamente el yuan en oro en la Bolsa de Oro de Shanghai, evitando las sanciones de Washington.

Esta situación se está replicando en un país tras otro. Estados Unidos aumenta la presión financiera y económica sobre los países a través de organismos internacionales como el FMI y el Banco Mundial, y estos países se organizan entre ellos para hacer retroceder tal interferencia. La tecnología ha facilitado esta estrategia de descentralización contra el centro que es Londres y Washington, el corazón financiero y la causa principal de múltiples problemas globales. En primer lugar, la posibilidad de la impresión ilimitada de dólares ha distorsionado las economías globales, inflando los mercados bursátiles y haciendo que las deudas nacionales crezcan fuera de control. Incluso los  mercados de oro son manipulados en virtud de la abundancia de dinero fácil y herramientas de esquema ponzi como derivados y otras formas de apalancamiento financiero. De forma muy predecible, como se vio en 2008, si todo se derrumba, los bancos centrales rescatarán a sus socios a través del mecanismo de flexibilización cuantitativa, garantizando un flujo de caja ilimitado y dejando a los contribuyentes, junto con los pequeños actores en los mercados financieros, llevar la carga.

Probablemente sea demasiado temprano para que el hombre común entienda lo que está sucediendo, pero de hecho el dólar se está depreciando en relación con algunos activos más tangibles. Pero el oro continúa siendo acorralado por  mecanismos financieros paralelos  y otros instrumentos financieros creados con el único propósito de manipular los mercados financieros de los que depende el hombre común en busca de ganancias modestas. Al igual que otros, el mercado del oro sufre el poder combinado del dólar estadounidense, las instituciones financieras centralizadas y la manipulación del mercado. Entidades como la FED (y sus  propietarios ), la colusión criminal y el trabajo con bancos privados, fondos de cobertura, agencias de calificación y compañías de auditoría, han hecho una inmensa riqueza al llevar al mundo a una estafa basada en la deuda que ha despojado a los ciudadanos normales de su futuro.

Lo que está sucediendo en los mercados de criptomonedas no solo ocurre en paralelo con la expansión de Internet, los teléfonos inteligentes y la creciente capacidad para operar en el mundo digital, sino que también se lo considera un refugio seguro de los reguladores financieros centralizados y los bancos centrales; en otras palabras, del dólar y las monedas fiduciarias en general. Aún no se ha visto si el Bitcoin será una sabia inversión a largo plazo, pero el concepto de criptomonedas llegó para quedarse. La tecnología detrás de la idea, el blockchain, es un modelo definitivo para las transacciones económicas descentralizadas sin ningún intermediario que pueda manipular y distorsionar el mercado a voluntad. Es el antídoto contra el virus de la deuda que está matando a nuestra sociedad y esparciendo el caos en todo el mundo.


Washington ahora tiene que lidiar con las consecuencias de sus acciones dementes contra sus adversarios geopolíticos. La decisión de eliminar a Irán del sistema SWIFT y la guerra económica en curso contra Rusia y Venezuela han llevado a la República Popular de China a evitar cualquier ataque directo a su sistema financiero mediante la creación de un sistema económico alternativo. El objetivo es advertir a los Estados Unidos y a sus aliados que existe una alternativa económica y que ya está en funcionamiento, lista para oponerse al sistema euroamericano si es necesario. Washington no parece querer renunciar al papel de manipulador y gobernante de las finanzas especulativas mundiales, y el resultado obvio de esto es la creación de un sistema financiero que lentamente está trabajando en contra del actual. La falta de anonimato y la centralidad de los sistemas parecen ser los dos elementos fundamentales del sistema financiero actual que orbita alrededor de Londres y Washington. Un sistema anónimo, descentralizado y tecnológicamente confiable podría ser exactamente lo que los adversarios geopolíticos de Washington han estado buscando para poner fin a la hegemonía del dólar estadounidense.

Fuente: FEDERICO PIERACCINI , strategic-culture.
Comparte:

11 ene. 2018

La realidad no existe hasta que se mide, el futuro afecta al pasado

Una versión óptica del experimento de elección retardada de Wheeler (izquierda) y una versión atómica y usadas por Truscott (derecha).  Crédito: Manning et al.

En el mundo macroscópico, estamos acostumbrados a que las ondas son ondas (olas del mar, por ejemplo) y las partículas son partículas (bola de billar). Sin embargo, la teoría cuántica sostiene que para las partículas más pequeñas, esta distinción se rompe. La luz (fotones, sin masa) puede comportarse como una onda o como una partícula. Lo mismo ocurre con los electrones, que si tienen masa. Es conocido como la dualidad onda-partícula. Este comportamiento dual ya fue demostrado mediante el conocido experimento de la doble rendija con el lanzamiento de electrones y visionándose el llamado patrón de interferencia, haciéndose notar el comportamiento ondulatorio del electrón. Pero si se “observaba” más de cerca, la cosa cambiaba:


Antes de seguir, una pequeña matización sobre el video: En realidad el video explica mal cuando menciona al observador, dejando la idea de que el observador influye en el experimento. Lo que influye en el experimento es la presencia de luz. Recordemos que la luz so “paquetitos” (fotones) y para poder observar el experimento necesitamos luz, por lo que estamos “bombardeando” los electrones con fotones alterando el estado del electrón, apareciendo el patrón de interferencia.

Pues bien, la extraña naturaleza de la realidad, tal y como la establece la teoría cuántica, ha sobrevivido a otra prueba, dado que los científicos han realizado un famoso experimento y demostrado que la realidad no existe hasta que se mide. Los físicos de la Universidad Nacional de Australia (ANU) han llevado a cabo el experimento de elección retardada, pensado por John Wheeler, que consiste en que a un objeto en movimiento se le da la opción de actuar como una partícula o una onda. El experimento de Wheeler se pregunta: ¿Y en qué momento decide el objeto?

Experimento formulado  por Wheeler:

El experimento se trata de la pregunta ¿En mecánica cuántica el efecto de hacer una medición hace que cambie el resultado de lo que vemos, al producirse un "colapso de onda" en un solo punto de medición. Es decir, si se dispara un fotón hacia dos ranuras, y ponemos un detector en cada ranura, la partícula siempre o entrará por una ranura o por la otra (la vemos pasar por un detector u otro).

Sin embargo si no ponemos un detector y en vez de eso permitimos que las partículas atraviesen las dos rejillas y choquen contra una pared, lo que sucede es que las partículas pasan por ambas rejillas a la vez y forman un "patrón de ondas" en la pared. En otras palabras, nuestra elección de medir o no los fotones causa que posteriormente estos se comporten como partículas o como ondas. Algo verdaderamente asombroso.

Noten que lo importante a notar aquí es que de alguna manera, los fotones "saben" dependiendo de si los vamos a medir o no que deben o (1) pasar por la primera o la segunda rejilla (pero no ambas) o (2) pasar por ambas a la vez (en el enlace que les di al inicio de este artículo les explico cómo eso puede ser posible).

Ahora bien, y aquí viene el Experimento de Elección Diferida de Wheeler (propuesto por John Archibald Wheeler en el 1978), ¿qué sucedería si nosotros no decidimos cuál de los dos métodos utilizar (el de medir o no medir) hasta después de que los fotones hayan sido disparados y ya estén en camino a las rejillas?

Pues sucede algo aún más sorprendente que el poder pasar por ambas rejillas a la vez.

Lo que sucede es que si decidimos (aun cuando sepamos que los fotones ya hayan pasado las rejillas) medir o no los fotones, que el resultado es el mismo que antes.

Déjenme explicar bien si no entendieron: En el experimento original, nosotros colocamos nuestros detectores (o no), y después disparamos los fotones para que pasen por la rejilla, y los fotones de alguna manera pasan o por una o ambas rejillas a la vez. En el nuevo experimento nosotros disparamos primero los fotones, los cuales pasan posteriormente por las rejillas, y es en este momento que nosotros elegimos si observar o no a los fotones pasar, y sin importar lo que hagamos los fotones actúan como si ya supieran lo que íbamos a hacer (si observar o no) y decidieron en base a eso pasar o por una de las rejillas o por ambas a la vez. Otra manera de ver esto, y esto es lo importante del experimento, es que nuestra elección en el futuro afectó el comportamiento de los fotones en el pasado antes de que estos salieran disparados hacia las rejillas y supieran si nosotros los íbamos a medir o no.

O en otras palabras, el futuro afectó al pasado, lo que pone boca abajo lo que asumimos que en todos los casos una causa pasado tiene un efecto futuro.

El sentido común dice que el objeto es o bien onda o bien partícula, independientemente de cómo lo medimos. Pero la física cuántica predice que observar el comportamiento ondulatorio (interferencia) o el comportamiento de partícula (sin interferencias) depende sólo de la forma en que se mida, al final de su viaje. Esto es exactamente lo que encontró el equipo de ANU. 


El futuro afecta al pasado



"Esto demuestra que la medición es todo. A nivel cuántico, la realidad no existe si no estás mirando", dice el profesor Andrew Truscott, de la Escuela de Investigación de Física e Ingeniería de ANU, en la nota de prensa de ésta. 

A pesar del misterio aparente, los resultados confirman la validez de la teoría cuántica, que rige el mundo de lo muy pequeño, y ha permitido el desarrollo de muchas tecnologías como LED, láser y chips de computadora.

El equipo de ANU no sólo tuvo éxito en la construcción del experimento, que parecía casi imposible cuando se propuso en 1978, sino que invirtió el concepto original de Wheeler de haces de luz que rebotaban en espejos, y en su lugar utilizó átomos dispersos por luz láser.

Las predicciones de la física cuántica sobre la interferencia parecen bastante extrañas cuando se aplican a la luz, que se parece más a una onda, pero haber hecho el experimento con los átomos, que son objetos complicados que tienen masa e interactúan con los campos eléctricos y demás, se suma a la extrañeza", dice Roman Khakimov, estudiante de doctorado.

El equipo del profesor Truscott primero atrapó una colección de átomos de helio en un estado de suspensión conocido como condensado de Bose-Einstein, y luego los expulsó hasta que sólo quedó un átomo.

Entonces dejaron caer ese único átomo a través de un par de rayos láser que se propagaban en dirección contraria, y que formaban un patrón de rejilla que actuaba como encrucijada, de la misma forma que una rejilla sólida dispersaría la luz.

Una segunda rejilla de luz para recombinar los caminos se añadió en algunos casos, al azar, lo que provocó una interferencia constructiva o destructiva, como si el átomo hubiera viajado por ambos caminos -actuando como onda-. Cuando no se añadía la segunda rejilla de luz, no se observaba ninguna interferencia, como si el átomo hubiera elegido un solo camino -actuando como partícula-.

Sin embargo, el número aleatorio que determinaba si se añadía o no la segunda rejilla solamente se generaba después de que el átomo hubiera pasado a través de la encrucijada.

Si se opta por creer que el átomo realmente tomó un camino o los dos caminos entonces uno tiene que aceptar que una medida futura está afectando al pasado del átomo, dice Truscott. "Los átomos no viajaron de A a B. No fue hasta que se midieron, al final del viaje, que existió el comportamiento ondulatorio o de partícula".

Consejo para entenderlo mejor : Por favor, deshagase de la concepción lineal que se tiene del tiempo como medida absoluta que se mueve en una única dirección o vea la película "Interstelar". 


Comparte:

Caos: Prácitica y Aplicaciones

El término "caos" ha ido apareciendo mucho últimamente en el mundo actual en el que nos encontramos propenso al colapso. Pepe Escobar incluso publicó un libro sobre ello intitulado “Imperio del Caos”, que describe un escenario “donde una plutocracia de Estados Unidos proyecta progresivamente su propia desintegración interna sobre el mundo entero”. El caos que describe Escobar es hecho a la medida, su propósito es "prevenir una integración económica de Eurasia que dejaría a los EE.UU. como una potencia no hegemónica, o peor aún, como una potencia extraña”.

Escobar no es el único que piensa en este sentido; así habló Vladimir Putin en la Conferencia de Valdai en 2014:

“Un dictado unilateral que busque imponer nuestros propios modelos produce el resultado opuesto. En lugar de resolver los conflictos, conduce a su escalada, en lugar de estados soberanos y estables, vemos la creciente propagación del caos y en lugar de democracia hay un apoyo a personas muy poco confiables que pueden ser desde neofascistas declarados a radicales islámicos”.

¿Por qué apoyan a esta gente? Lo hacen porque quieren utilizarlos como instrumentos en el camino de la consecución de sus objetivos, pero luego se queman los dedos y tienen que retroceder. Cometen el mismo error una y otra vez.

En efecto, el caos que describe Escobar no parece estar funcionando muy bien. La integración euroasiática está muy presente ahora, con China y Rusia ahora actuando como una unidad económica, militar y política, así como con otros países de Eurasia deseosos de jugar un papel. La Unión Europea, por el momento, está excluida de Eurasia porque está bajo la ocupación estadounidense, pero es poco probable que dure esta situación debido a problemas presupuestarios. (Para ser precisos, tenemos que decir que está bajo ocupación de la OTAN, pero si ahondamos un poco, nos encontramos con que la OTAN es en realidad el ejército de Estados Unidos con una fachada europea sujeta a ésta con clavos y martillo como una villa al estilo de Potemkin).

Y por lo visto, el término "imperio" parece bastante fuera de lugar. Los imperios son empresas ambiciosas que buscan ejercer control sobre su dominio y, ¿qué clase de imperio es si su actividad principal está en cometer el mismo error una y otra vez? ¿Un imperio tonto? Entonces, ¿por qué no lo llaman "El Imperio tonto"? De hecho, hay muchas actividades imperiales que son tontas y parecen jocosas. Por ejemplo: armar y entrenar a una oposición moderada de un régimen al que se desea derrocar; darse cuenta que no es moderada en absoluto; tratar de bombardearlos y fallar en eso también.

Algunas personas plantean la crítica de que con lo que hace el imperio, alguien en algún lugar se está beneficiando de todo este caos. De hecho, eso es cierto, pero tomarlo como una señal del éxito imperial equivale a que ser asaltado en el camino hacia el supermercado es un signo de éxito económico. El éxito no tiene nada que ver con ello, pero la "desintegración interna" que describe Escobar parece una visión más apropiada: el caos interno del imperio que se desintegra se está filtrando y provocando el caos a la vez en todas partes. Aun así, los EE.UU. hacen todo lo posible para ejercer control, principalmente, ejerciendo presión sobre amigos y enemigos por igual y exigiendo obediencia incondicional. Algunos podrían llamar a esto "el caos controlado".

Pero, ¿qué es el "caos controlado"? ¿Cómo funciona un control del caos e incluso si esto es posible? Vamos a profundizar.

Teoría del Caos

Hay una rama de las matemáticas llamada teoría del caos. Trata de sistemas dinámicos que presentan un determinado conjunto de comportamientos:

• Para cualquier relación causal que se puede observar, pequeñas diferencias en las condiciones iniciales producen grandes diferencias en los resultados. El ejemplo más citado es el "efecto mariposa", donde el hipotético aleteo de las alas de una mariposa influyen en el curso de un huracán algunas semanas más tarde. O, por citar un ejemplo más significativo, si el mercado de valores fuera un sistema caótico, entonces la inversión de un millón de dólares en cierto fondo del tipo índice podría dar lugar a una cartera de aproximadamente lo mismo, un millón de dólares unos meses más tarde y en tanto que si se invierte un dólar más, podría dar lugar a una cartera de al menos un billón de dólares.

• La imprevisibilidad va más allá de un corto período de tiempo: dada la información inicial incompleta acerca de un sistema, su comportamiento más allá de un corto período de tiempo se vuelve imposible de predecir. Dado que la información acerca de un sistema en el mundo real es siempre incompleta, limitada por lo que puede ser observado y medido, los sistemas caóticos son, por su naturaleza impredecibles.

• Mezcla topológica: cualquier región del espacio de fase de un sistema caótico, finalmente, se solapará con todas las demás regiones. Los sistemas caóticos pueden tener varios estados distintos, pero eventualmente estos estados se pueden mezclar. Por ejemplo, si un determinado banco fuera un sistema caótico, con dos muy distintos estados: solvente y en bancarrota, entonces estos estados eventualmente se mezclarán.

A los matemáticos les gusta jugar con los modelos del caos, que son deterministas e invariantes en el tiempo: se puede ejecutar una simulación una y otra vez con ligeramente diferentes insumos, y observar el resultado. Pero los sistemas caóticos del mundo real no son deterministas y tampoco invariantes en el tiempo: no sólo que producen muy diferentes resultados en base a condiciones iniciales ligeramente diferentes, pero producen resultados diferentes todo el tiempo. Lo que es más, incluso si existieran sistemas caóticos deterministas en la naturaleza, serían indistinguibles de los llamados sistemas "estocásticos" – es decir los que muestran aleatoriedad.

Teoría de Control

Es otra rama de la matemática que se ocupa de las formas de control de los procesos dinámicos. Un ejemplo típico es un termostato: se mantiene la temperatura constante generando una fuente de calor si la temperatura cae por debajo de un cierto umbral y apagándola, si se eleva por encima de otro umbral. (La diferencia entre los dos umbrales se llama "histéresis"). Otro ejemplo típico es el piloto automático: es un dispositivo que calcula la diferencia entre el curso programado y el curso real, llamada "señal de error" y se aplica a un mecanismo de control para mantener el barco o el avión en curso. Hay muchas variaciones sobre este tema, pero el esquema general es siempre el mismo: la medición de la salida del sistema se compara con una referencia la cual determina la señal de error y se aplica como una retroalimentación negativa al sistema.

Con el fin de aplicar la teoría de control a un sistema, el mismo debe obedecer ciertos principios. Uno de ellos es el principio de superposición: la salida debe ser proporcional a la entrada. Girar el timón a la izquierda hará siempre que el barco gire a la izquierda; mientras más se gira el timón a la izquierda el barco girará a la izquierda más rápido. Otro es la invariancia respecto al tiempo: el barco reaccionará a los cambios en el ángulo del timón de la misma manera todo el tiempo. Estos son necesarios; pero la mayoría de las aplicaciones de la teoría de control hacen el supuesto adicional de la linealidad: es decir que los cambios en el comportamiento del sistema son linealmente proporcionales a los cambios en el mecanismo de control. Dado que no todos los sistemas del mundo real son lineales, se hace por lo general un esfuerzo para dotarlos de un espacio plano relativamente lineal en la mitad de su rango de utilización. Girar el timón de un barco un poco, y que el barco gire como se esperaba; moverlo demasiado y que se hunda no es lo correcto.

La aplicación de la teoría de control de sistemas caóticos es complicada, debido a la cuestión de la "controlabilidad": ¿es posible poner un sistema en un estado en particular mediante la aplicación de señales de control particulares? En un sistema caótico, las señales de error muy pequeñas pueden producir diferencias muy grandes en la salida del sistema. Por lo tanto, un sistema caótico no se puede controlar. Sin embargo, un sistema incontrolable a veces se puede estabilizar y oscilar alrededor de una particular parte de su espacio de fase que sea útil o por lo menos no letal. Generalmente, para que se pueda estabilizar el sistema, debe ser permanentemente observable: debe ser posible medir la salida del sistema y utilizarla para hacer correcciones. Sin embargo, incluso un sistema no observable todo el tiempo, también se puede estabilizar, detectando su estado periódicamente y aplicando una señal de control para empujarlo de manera incremental en la dirección correcta.

Pongamos un ejemplo del mundo real. Supongamos que nos estamos precipitando a lo largo de una carretera cubierta de una mezcla de agua y nieve en un auto subcompacto con llantas de verano lisas. En algún momento una perturbación muy pequeña de algún tipo va a transformar este sistema controlable en un uno incontrolable: el coche va a comenzar a girar. Puesto que ya no se puede dirigir, se deslizará hacia la barrera de un lado a otro de la carretera. También será inobservable: con el movimiento del conductor junto con el coche, es imposible determinar la trayectoria del coche basándose en destellos instantáneos de la situación de la carretera en el pasado cercano. ¿Se puede estabilizar esta situación?

Sí, resulta que si se puede. Este es un truco que aprendí de un piloto de avión de combate, que puede ser aplicado a un escenario similar al que acabo de describir. Si el avión empieza a caer fuera de control, el trabajo del piloto será conseguir que deje de caer y llegar de nuevo al nivel de vuelo. Esto se hace girando la cabeza de un lado a otro al ritmo del movimiento, vislumbrando del horizonte, y moviendo la palanca, también al mismo ritmo de la oscilación, para reducir la velocidad y para hacer que el horizonte se mantenga aparentemente horizontal.

Esto es típicamente lo mejor que se puede hacer en el control de caos: el uso de pequeñas perturbaciones para mantener el sistema dentro de un cierto rango de estados seguros o útiles, manteniéndolo fuera de cualquier estado inútil o peligroso. Pero hay una advertencia más: este tipo de aplicaciones de la teoría de control a los sistemas caóticos requieren conocer previamente las propiedades del sistema caótico. Eso es bastante difícil de hacer si un sistema evoluciona continuamente en respuesta a estas pequeñas perturbaciones. En las situaciones que involucran la política o los asuntos militares, la aplicación de la misma medida de control dos veces es tan efectiva como repetir el mismo chiste ante el mismo público: usted mismo se convierte en un chiste.

La moraleja de esta historia debería ser obvia ahora: al igual que con el coche en una carretera cubierta de agua y nieve, cualquier tonto puede conseguir que gire hacia fuera, pero es poco probable que ese mismo tonto tenga la presencia de ánimo, la habilidad y los nervios de acero para evitar que se golpee a una de las barreras. Lo mismo se aplica a los aspirantes a constructores de un "imperio del caos controlado": seguro, pueden generar caos, pero controlarlo de una manera que les permita obtener algún beneficio es imposible, e incluso su habilidad para estabilizarlo, por lo que suponer que no sean perjudicados por esta situación, está en grave duda.


Comparte:

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

Buscar este blog

TWITTER