Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo.

26 feb. 2018

Colápso Económico y Hegemonía del Dólar: ¿Cuándo Comenzó Todo?

hegemonía-dólar-bitcoin-conjugandoadjetivos
En el  artículo anterior  (aquí en español) expliqué por qué el bitcoin debería considerarse una reacción a la hegemonía del dólar estadounidense y cómo otras naciones y bancos centrales se enfrentan a la crisis del dólar provocada por la desdolarización.  En este artículo analizaré cómo llegamos a este punto y qué mecanismos ayudaron a crear una sociedad basada en la deuda.  En el tercer y último artículo examinaremos la naturaleza de la futura transición geopolítica y geo-financiera, así como las señales que debemos vigilar en el futuro inmediato.

Del oro al papel

Para comprender lo que está ocurriendo hoy en día, debemos mirar hacia atrás en tiempos más simples, cuando las personas intercambiaban entre sí. La utilidad y la disponibilidad de los productos determinaba su valor. El oro, en particular representaba un bien finito que era difícil de encontrar y útil en varios campos. Por esta razón, el oro siempre ha sido considerado como el mejor ejemplo de un bien valioso, junto con los diamantes, el platino, la plata y otros elementos que son difíciles de encontrar pero que tienen un uso común o diario. Por ejemplo, la importancia de la utilidad transformó el uranio, un elemento por lo demás inútil, en un bien valioso tras el descubrimiento de la energía atómica. Volviendo al oro, uno puede entender cómo en la era del trueque, el oro era el elemento de referencia con el que tasar el valor de todo. Poco a poco, al oro se unió la plata y luego el bronce para simplificar el intercambio de mercancías y aumentar la comodidad de su uso.

El oro tenía su propio valor intrínseco y era válido en todos los imperios del mundo; lo mismo pasaba con la plata y el bronce. El oro se había convertido no solo en un medio de intercambio y una medida de valor, sino también en un depósito de valor que se iba heredando. Sobre todo, era un medio de pago. Cuando las monedas de plata comenzaron a escasear, se introdujo el pago con la moneda impresa en cuero. Sin embargo, a menudo fueron rechazados debido a que carecían de los principios básicos que otorgaban el oro, la plata o el bronce atendiendo a su medida y depósito de valor. Esta moneda podría desgastarse, y aunque era un medio de pago, no era tan sólida y confiable como los metales preciosos.

La verdadera revolución comenzó en el siglo XVIII cuando el banco central francés comenzó a tomar barras de oro de sus ciudadanos a cambio de trozos de papel con el valor correspondiente escrito en él. Este cambio tendría enormes repercusiones en la economía mundial durante los próximos 300 años.

El aspecto más importante de este cambio fue psicológico, por el cual la persona común estaba dispuesta a entregar su oro físico al banco francés a cambio de un pedazo de papel que indicaba la cantidad de oro que poseía. Hay dos razones fundamentales que llevaron a esta elección, ambas relacionadas con la naturaleza humana: la simplicidad de uso y la confianza en el sistema. El estado francés, a través de su banco central, retiró el oro, la plata y bronce a la gente y lo cambió por papel moneda física sin ningún valor intrínseco. Pero el papel moneda ofrecía un alto grado de portabilidad y facilidad de uso, ayudando a su manejo como medio de pago e intercambio de bienes. El capitalismo nació y la transferencia de riqueza se completó. El mundo estaba pasando de una economía real basada en valores intrínsecos, como la representada por el oro, la plata y el bronce, a una ficticia anclada en trozos de papel.

La Moneda de Reserva Mundial.

El Imperio Británico, y luego el estadounidense, han prosperado enormemente en este arreglo, gracias a la acumulación de oro en sus bancos centrales. El Banco de Inglaterra había acumulado enormes reservas de oro y, por lo tanto, pudo emitir grandes cantidades de libras, lo que aumentó el concepto de una reserva monetaria mundial. La libra había reemplazado lentamente a la moneda francesa como el principal medio de intercambio en todo el mundo, dejando a Gran Bretaña en una posición privilegiada dando como resultado el papel central de Londres en la economía global. A lo largo de la historia, el surgimiento de grandes imperios ha coincidido con que su moneda sea la moneda de reserva mundial. Hasta el Imperio Británico, la moneda siempre había sido una mezcla de monedas valiosas y monedas de reemplazo. Pero con la libra esterlina, el oro fue reemplazado por completo por la libra, dando a Gran Bretaña y sus colonias un poder desproporcionado para manipular la economía global. Para que el sistema fuera sostenible, la obligación era imprimir moneda solo en relación con la cantidad de oro que realmente se poseía. Cada libra emitida se correspondía con una tarifa de oro que solo se había tomado prestada del banco central británico. Cada titular de la moneda, primero en Francia y ahora en Inglaterra, teóricamente podría haber pedido su oro en lugar de libras esterlinas o florines franceses. Este acuerdo se basó en la confianza depositada en los bancos centrales y el estado, liberando al ciudadano promedio de tener que transportar y proteger las monedas preciosas.

Al final de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos emergió como el mayor triunfador en el Oeste y Washington pronto reemplazó a Londres como la principal potencia mundial, con el tomando el dólar en lugar de la libra como moneda de reserva mundial. El verdadero cambio negativo se produjo cuando Nixon decidió en 1971 eliminar el dólar del correspondiente valor en oro que se había establecido en el Acuerdo de Bretton Woods. Ya no se le exigía a la Fed que se imprimiera el precio del oro en su papel moneda. La crisis del petróleo de 1973 fijó aún más el valor del dólar como resultado de este choque petrolero, llevando a Arabia Saudita y los países de la OPEP a firmar un acuerdo secreto con Washington. Este acuerdo estipulaba que, a cambio de la protección política y militar de Washington, los países de la OPEP tendrían que vender petróleo solo en dólares. Así nació el petrodólar, que reemplazó al estándar vinculado al oro que existía antes de Nixon.

En el transcurso de unos años, la economía mundial experimentó un cambio dramático y catastrófico. El poder militar y económico estadounidense había prevalecido, y la FED podía imprimir infinitas cantidades de dólares sin preocuparse por su sostenibilidad o credibilidad, confiando en la guerra, los medios y el consumismo para apuntalar la fachada. El mundo comenzó a enviar bienes de consumo a los Estados Unidos a cambio de papel usado sin relación con el oro. La estafa del siglo estaba completa. Es una farsa que depende de la colusión entre bancos, agencias federales, agencias de calificación y gobiernos para crear la ilusión de que los bonos del gobierno estadounidense son el activo más seguro del mundo, incluso más que el oro mismo, que comenzó a desaparecer lentamente del radar como una reserva de valor intrínseco.

Avanzando rápidamente hasta el final de la década de 1980, la situación comenzó a empeorar con la transición a una realidad digital regulada por Wall Street y la especulación financiera. Los bancos centrales podrían crear dinero simplemente transfiriendo dinero a los bancos digitalmente.

Este fenómeno provocó una enorme divergencia entre los activos reales y el valor de las monedas. Muchos países que carecen de cierto nivel de credibilidad internacional podrían ver un aumento de la inflación en cuestión de horas como resultado de una fuerte especulación financiera, devaluando el valor de su moneda con consecuencias desastrosas para la economía real.

Veinte años más tarde, la grieta revelada por Lehman Brother repentinamente amplificó todos los problemas existentes. El riesgo era que los ciudadanos perderían la confianza en el dólar o el euro, socavando la comprensión que existía desde el siglo XVIII, donde los ciudadanos intercambiarían oro por papel con la certeza de que la integridad de este proceso estaba garantizada por el banco central de su país. En lugar de sanar al sistema financiero, la solución ideada buscaba aumentar el poder de los bancos y las instituciones financieras, y sobre todo inundar el mercado con dinero para salvar a los bancos que eran demasiado grandes para quebrar. Los contribuyentes ordinarios de repente se vieron envueltos en una deuda de 800 mil millones de dólares con un simple clic del mouse, la Fed trabajando toda la noche para crear dinero de la nada con el fin de aumentar la liquidez de los bancos.

Gracias a una continua corriente propagandística de los medios de comunicación, el ciudadano medio estuvo poco preocupado por estas acciones y la economía global evitó ir cuesta abajo. Los bancos centrales se encontraron en una situación sin precedentes, forzándolos a admitir que la única forma de salvar la economía era crear más dinero de la nada. Una situación tan absurda que ha llevado al Deutsche Bank en 2018 a acumular instrumentos financieros tan tóxicos como derivados por aproximadamente 46 billones de dólares, el doble de la economía estadounidense. Esto está degenerando en una locura sin sentido, como veremos en el próximo y último artículo de la serie.

En el siguiente y último artículo de la serie explicaré cómo la criptomoneda podría salvar a todo el sistema financiero en caso de una nueva crisis y por qué esto significa el final del momento unipolar para los EE.UU.


Artículo de: FEDERICO PIERACCINI, Strategic-Culture. 
Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

Buscar este blog

TWITTER