Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

22 jul. 2014

La felicidad cuanto más se usa más se tiene.

El viejo dicho de "el que tuvo y retuvo guardó para la vejez" también resulta válido para la felicidad. Las personas mayores más felices son aquellas que han sabido disfrutar de la vida, las que a lo largo de su existencia se han permitido hallar su bienestar personal en las cosas grandes y pequeñas de cada día.

Así lo cree una investigación dela Universidad de Granada, que concluyó que la felicidad de los ancianos depende en buena medida de la alegría con que hayan sabido capear las adversidades de la vida. Su dicha, según se desprende del trabajo, es como una especie de reserva, un almacén que será de mayor o menor tamaño en función de los buenos momentos que se haya sabido vivir.

El trabajo aunque pueda parecer liviano no lo es, sino todo lo contrario; porque la depresión, que es la forma más cruel de la tristeza, afecta en distintos grados a entre un 5 % y un 10 % de las personas mayores de sesenta y cinco años. Los especialistas, además, llevan advirtiendo desde hace tiempo de que más de la mitad de la población de esa edad presenta síntomas de la enfermedad, que para el año 2020 será la segunda causa de discapacidad en el mundo. La previsión pertenece a la Organización Mundial de la Salud.

El estudio,  fue elaborado por investigadores de la Universidad de Granada y publicado por la revista Journal of Happiness Studies. Los científicos exploraron las fuentes de la felicidad a través de la experiencia vivida por un grupo de personas con edades comprendidas entre los sesenta y cinco y noventa y seis años, de muy distintas condiciones personales y sociodemográficas, que vivían unos en residencias de mayores, otros en sus domicilios particulares, otros en centros de atención; y también unos más dependientes que otros.

Los investigadores analizaron diferentes cuestiones relacionadas con la felicidad, pero quizás los datos más llamativos sean los referentes a que la satisfacción personal no depende del hecho de que se viva en una residencia o en el hogar propio; y la importancia de una vida plena para una vejez feliz. El paso del tiempo contribuye a una mayor pérdida –la califican de "significativa"– de felicidad. Los mayores se ven cada vez menos capacitados y más solos ante la desaparición en cadena de familiares y amigos. Pero aun así, los últimos golpes de la vida resultan más llevaderos si se ha sabido vivir con optimismo.


La felicidad del anciano no depende, en definitiva, tanto de las adversidades vividas, sino de la actitud con que uno las haya sabido enfrentar. La "reserva" individual de ilusión resulta proporcional a la buena cara puesta al mal tiempo y de lo que uno se haya sabido reír de sí mismo. De ahí que los profesionales de la Universidad de Granada apuesten por invertir en el "bienestar subjetivo" de las personas, con el fin de que las mochilas de nuestra vida estén cargadas de muchas dosis de buen estado de ánimo. 
Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER