Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

15 jul. 2014

JP Morgan: Tres nuevos banqueros muertos (Incluya presunto suicidio-asesinato)

Julian Knott y su esposa, Alita
Desde diciembre del año pasado, JPMorgan Chase ha estado experimentando trágicas muertes súbitas de sus trabajadores a una escala que se puede considerar alarmante, aparte de otros mega bancos de Wall Street. Tenemos que agregar a la preocupación generada por estas muertes, la reciente revelación de que JPMorgan tiene un estimado de  180 mil millones de dólares de seguros de vida a sus trabajadores actuales y anteriores en vigor.

La semana pasada fue noticia la muerte violenta del ejecutivo tecnológico de JPMorgan, Julian Knott y su esposa, Alita, de edades de 45 y 47, respectivamente, en el municipio de Jefferson, Nueva Jersey. Sin embargo, otras dos recientes muertes súbitas de trabajadores tecnológicos de JPMorgan han sido reportados por los medios de comunicación.

Los cuerpos de la pareja Knott, que tienen una hija adolescente y dos hijos adolescentes, fueron descubiertos por la policía el 6 de julio de 2014sobre las 1:12 de la madrugada. De acuerdo con un comunicado de prensa emitido por la oficina del Fiscal del Condado de Morris, Oficiales de Policía del municipio de Jefferson Tim Hecht y Dave Wroblewski respondieron a la casa de Knott ubicado en la sección Lago Hopatcong tras un "informe de dos adultos inconscientes."

Quién hizo la llamada a la policía y si los niños estaban en casa en ese momento no se ha anunciado por la policía o la fiscalía. Después de una investigación preliminar, la policía anunció el 8 de julio que creen que Julian Knott disparó a su esposa en varias ocasiones y luego se quitó la vida con la misma arma.

Amigos y colegas dicen Julian Knott era un individuo reflexivo. La idea de dejar huérfanos a sus tres hijos adolescentes, y con el recuerdo del brutal  del asesinato de su madre a manos de un padre que amaban y confiaban, está causando conmoción e incredulidad entre los familiares y amigos en el Reino Unido.

Knott había trabajado en redes informáticas de JPMorgan en Londres desde 2001, inicialmente en nombre de Computer Science Corporation y, más tarde, IBM, de acuerdo a su perfil de LinkedIn. En enero de 2006, Knott se unió formalmente a JPMorgan Chase en Londres y trabajó allí hasta julio de 2010. En ese momento, Knott fue transferido a las operaciones de expansión de JPMorgan en Columbus, Ohio y, finalmente, se elevó a la categoría de Director Técnico de las Operaciones Globales de red de Nivel 3. Knott se trasladó de nuevo en septiembre de 2012 con el fin de trabajar en el Global Network Operations Center de alta tecnología de JPMorgan en Whippany, Nueva Jersey. Promocionande en enero de 2014 al Director Ejecutivo.

Los años de Knott en JPMorgan en Londres coinciden en parte con los de Gabriel Magee, vicepresidente de JPMorgan que trabajaba en la infraestructura informática. Magee, de 39 años, fue el que saltó desde la azotea de la sede de 33 pisos de JPMorgan en Londres en el 25 de Bank Street en la tarde del 27 de enero de 2014 o la mañana del  28 de enero 2014. A pesar de los informes iniciales de los periódicos londinenses de que el salto fue observado por "miles de viajeros" y colegas de JPMorgan, la investigación del juez de instrucción el 20 de mayo de este año reveló que ningñun testigo vio realmente a Magee saltando desde el edificio. No obstante, con base en las pruebas presentadas internamente por JPMorgan, el forense dictaminó que la muerte de Magee fue un suicidio. 

Seis semanas antes de la trágica muerte de Magee, otra muerte súbita de un trabajador también del área de tecnología en JPMorgan Chase se dio en Pearland, Texas. Jason Alan Salais, de 34 año, en la noche del 15 de diciembre murió de un repentino ataque al corazón según un miembro de la familia. Antes de unirse a JPMorgan en 2008, Salais había trabajado como técnico de Software en SunGard y Analista de Sistemas UNIX en Logix Communications. 

Richard Gravina
13 días antes de que Julian y Alita Knott fueran encontrados muertos en su casa, otro trabajador altamente especiatizadode tecnología en JPMorgan murió repentinamente. Esta muerte no ha sido previamente informado por los medios de comunicación. Richard Gravina, 49 años, era el líder del equipo de desarrollo de aplicaciones para JPMorgan en Tampa, Florida. Su muerte ocurrió el 24 de junio de 2014 en su casa en Riverview, Florida. El médico forense de la oficina del Condado de Hillsborough dijo que la causa de la muerte está "pendiente", ya  que se encuentra a la espera de las pruebas de toxicología que tardarán de 8 a 12 semanas.

Gravina era un consumado profesional en el campo de la tecnología informática. Anteriormente había trabajado en Motorola y en el banco HSBC, donde fue un consultor técnico senior.

En el mes anterior a la muerte de Gravina, el 7 de mayo de 2014, Thomas James Schenkman, de 42 años, murió repentinamente en Connecticut. (La muerte de Schenkman no ha sido previamente informada por los principales medios de comunicación.) Schenkman otentaba el alto rango de director general de Ingeniería de Infraestructura Global de JPMorgan Chase y tenía curriculum extenso. Schenkman comenzó su carrera en Microsoft, donde trabajó durante 11 años. Se trasladó a Goldman Sachs en 2000 y trabajó allí durante seis años. En 2006, se trasladó a Schenkman Bear Stearns y estuvo allí hasta el momento de su colapso en marzo de 2008. Schenkman había estado con JPMorgan durante los últimos seis años.

De acuerdo con la Oficina del Médico Forense Principal en Connecticut, que sólo se involucra en una investigación si la muerte es "repentina, inesperada o violenta", la causa inicial de la muerte de Schenkman fue catalogada como "pendiente". Desde entonces se ha modificado para que diga: "La enfermedad de la arteria coronaria aterosclerótica."

Esta oficina del Jefe Médico Forense es la misma que investigó la muerte del director ejecutivo de JPMorgan, Ryan Crane, de 37 años de edad, quien murió repentinamente en su casa en Stamford, Connecticut el 3 de febrero de 2014. El médico forense no reveló la causa de muerte durante aproximadamente tres meses, finalmente se determinó que fue un accidente al envenenarse con etanol. Crane no participaba directamente en la tecnología informática, pero su trabajo en la negociación algorítmica puede haberle llevado a interactuar con diferentes equipos de tecnología de JPMorgan.

El Departamento de Justicia, el FBI, los comités del Congreso y de la oficina del Procurador General del Estado de Nueva York están investigando si los mercados de acciones y futuros han sido manipulados por algunas firmas de Wall Street que utilizan la tecnología informática de alta velocidad junto con el despliegue de algoritmos de inteligencia artificial. Las investigaciones cobraron impulso después de que el autor de éxito, Michael Lewis, trajera los detalles de las acusaciones a la luz en su nuevo libro, flash boys, y compartiera las acusaciones con millones de estadounidenses en una aparición el 30 de marzo en Sesenta Minutos.

La gran cantidad y persistencia de las muertes súbitas y / o violentas relacionadas con JPMorgan está levantando las cejas, tanto en medios de comunicación y en Internet. Además de Magee, un empleado de JPMorgan en Hong Kong, de 33 años, Dennis Li (Junjie) también se suicidó saltando, el 18 de febrero 2014, desde el edificio de oficinas Chater House, de 30 pisos donde JPMorgan ocupa las plantas superiores. Pasaron los días sin una aclaración por parte de JPMorgan sobre el trabajo que realizaba Li en la firma.

El South China Morning Post publicó tres artículos que lo describieron como un "banquero de inversión” . "El periódico Standard en Hong Kong, dijo que Dennis Li era un contable importante que trabajaba en la oficina de finanzas de JPMorgan. El China Times llamó a Li un "comerciante de la divisa." A pesar de múltiples solicitudes de Wall Street On Parade, JPMorgan se ha negado a aclarar la confusión.

Luego, el 12 de marzo de 2014, hubo otro presunto salto de un edificio - esta vez en Manhattan. Kenneth Bellando, de 28 años, fue encontrado muerto fuera de su edificio de apartamentos de seis pisos. El joven Bellando había trabajado previamente para JPMorgan Chase como analista y era hermano del empleado de JPMorgan, John Bellando, nombre que salía en el informe sobre cómo JPMorgan tuvo pérdidas y mintió a los reguladores londinenses  sobre la debacle en el comercio de derivados del Subcomité Permanente del Senado de Investigacines  y que se tradujo en pérdidas de los depositantes de por lo menos  6200 millones en el banco comercial de JPMorgan Chase.

Durante todo 2008, el período de un colapso financiero épico y de decenas de miles de despidos en Wall Street, el Departamento de Salud de la Ciudad de Nueva York reportó sólo 93 muertes a causa de suicidios saltando de los edificios de Manhattan y condados. Las 93 muertes representan sólo el 0,000011625% de los 8 millones de habitantes de la Ciudad. El cómputo global de empleados de JPMorgan es de 260.000, incluyendo los de a tiempo completo y los trabajadores a tiempo parcial. Y, sin embargo, dos de sus trabajadores actuales y un ex trabajador supuestamente saltaron desde los tejados en enero, febrero y marzo (0,000011538%).

Bancos de referencia de JPMorgan, como Citigroup, Bank of America Merrill, Goldman Sachs y Morgan Stanley no han reportado ningún suicidio resultante de saltos de edificios en 2014 ni han tenido ningún titular de un supuesto brutal asesinato-suicidio de ejecutivo de tecnología.

El centro del beneficio corporativo de JPMorgan  gira en torno a tomar seguros de vida de decenas de miles de sus trabajadores (que  se paga a la empresa, no la familia, después de la muerte) atrae naturalmente la especulación sobre las muertes inusuales de estos trabajadores en edades tan tempranas. Cuando los trabajadores jóvenes mueren, se puede acortar por décadas el importe de las primas, y por el otro, la empresa tiene que pagar antes de recoger el beneficio. Tanto el beneficio de muerte y la acumulación en el valor en efectivo se presentan como ingresos libres de impuestos a JPMorgan que engorda sus beneficios.
El 31 de marzo de 2010, el holding de JPMorgan Chase sostuvo  15.981 millones en valor en efectivo del Bank Owned Life Insurance  (BOLI). Esa cantidad ha aumentado a  18.044 millones a partir del 31 de marzo 2014 según documentos financieros de JPMorgan con las instituciones financieras del Consejo Federal de Examen (FFIEC) - un aumento de más de 2 mil millones. El valor en efectivo del seguro de vida influye en la cantidad de dólares de los seguros de vida vigentes. Los expertos estiman que, el valor efectivo de JPMorgan,  puede ser tanto como  180 mil millones, de seguros de vida de sus trabajadores actuales y anteriores.

Desde hace meses, Wall Street On Parade ha presentado solicitudes en registros públicos (y apelaciones) con el intento de saber cuántas vidas ha asegurado JPMorgan; los títulos de trabajo de los empleados que se está asegurando; la cantidad total de dólares en seguros de vida que ha recogido cada año desde 2008; el número anual de muertes que ha recogido desde el año 2008.
Hasta el momento, solo un regulador, la Oficina del Contralor de la Moneda (OCC), el regulador federal de los bancos nacionales, había admitido tener toda la información pertinente. El mes pasado, la OCC nos informó que cuenta con 450 páginas de datos pertinentes, pero era privilegiada y por lo tanto no la puede ver el público. La OCC escribió:

"La OCC tiene registros sensibles relacionados con el número de trabajadores asegurados por el CCPE bajo políticas BOLI, el importe nominal de las políticas, el rango de los empleados que están asegurados, o el número de fallecidos que han generado beneficios de muerte en virtud de las políticas. La OCC tiene documentos proporcionados por el banco a inspectores de la OCC durante los exámenes que son sensibles a los aspectos de su solicitud de hacer frente a los ingresos y los datos de los compañeros ... Como ya se ha dicho, toda esta información sensible está exenta conforme a las exenciones de FOIA 4 y 8. "
Nuestra respuesta más reciente provino del Departamento de Seguros de Ohio. En lugar de una carta firmada y fechada, recibimos la siguiente respuesta, de una frase, a través de correo electrónico el 2 de julio 2014: "El Departamento no tiene cómo saber (sic) qué productos son compraos (sic) por un banco, en consecuencia, el Departamento no tiene registros públicos que respondan a su solicitud ".

Ohio es el hogar de la sede del mayor banco comercial de JPMorgan, JPMorgan Chase Bank, NA al 31 de marzo de 2014, que celebró  1.3 billones (con una "b") de los depósitos, que representa los ahorros de la vida de la gente promedio en todo Estados Unidos que deambulan en  las 5900  sucursales del banco extendido por todo el país, sin saber que parte de los beneficios del banco se derivan de la muerte prematura de los trabajadores.

La sede del banco de Ohio están situada en el 1111 Polaris Parkway en Columbus, una instalación que se describe en un artículo de 2011 en el Columbus Dispatch como 2.000.000 de pes cuadrados, una "ciudad en sí misma." Y claramente, el Departamento de Seguros de Ohio no tiene idea de lo que está pasando dentro de esta "ciudad en sí misma”.

Una piedra angular de la ley de seguros que se remonta al siglo 19, es que una parte debe tener un interés asegurable en la vida de otra persona con el fin de contratar una póliza de seguros. La Corte Suprema de los EE.UU. resolvió en Warnock v Davis en 1881 que "en todos los casos tiene que haber un motivo razonable, se basa en las relaciones de las partes entre sí, ya sea pecuniaria o de consanguinidad o afinidad, a esperar algún beneficio o ventaja de la continuidad de la vida del asegurado. De lo contrario el contrato es una mera apuesta, por el cual la parte que toma la política está directamente interesada en la temprana muerte del asegurado. Estas políticas tienen una tendencia a crear un deseo para el evento. Son, por lo tanto, independientemente de cualquier estatuto sobre el tema, condenado, por ser contrario a la política pública ".

El estado de Ohio tiene un estatuto, 3911.091 , que permite a las empresas específicamente para asegurar a sus trabajadores y recoger el beneficio por muerte, siempre y cuando la empresa obtenga "el consentimiento previo y por escrito del asegurado prospectivo." El estatuto señala más adelante: "En el momento en que el empleador o fideicomiso busca el consentimiento del potencial asegurado, el empleador o fideicomiso deberá hacer constar en la escritura a la prospectiva del asegurado que el empleador puede mantener el seguro de vida propuesto en vigor, después de que el empleo del asegurado termine o los beneficios de jubilación del asegurado expiren".

¿Quién más que el Departamento de Seguros de Ohio sería el responsable de la vigilancia de las empresas dentro de sus fronteras para ver si en realidad están siendo informados de su derecho a consentir o rechazar el seguro de los empleados?. (Por no hablar de lo absurdo de lo que sugiere que un nuevo empleado que ha estado sin trabajo durante meses pondría en peligro su nuevo trabajo, al negarse a aceptar tal proposición.)
Algunos bancos también se benefician mediante la recopilación de las comisiones de gestión de los activos de seguros, manteniéndolos bajo su techo en lugar de pagar las primas a una compañía de seguros exterior. JPMorgan es el cesionario de la patente número 5.806.042 en la Oficina de Patentes y Marcas de EE.UU., titulado "Sistema de diseño e implementación del Banco de propiedad de seguro de vida (BOLI) con una opción de Reasegurar ".

Los términos de la patente:

"... Puede llevar a cabo una política de beneficio por muerte en la cantidad que es un múltiplo de 8 a 10 veces la retribución anual de ese empleado";

Puede reasegurar "el plan de BOLI por una filial de seguros cautiva del banco matriz o sociedad de cartera", permitiendo que "el banco aumente las ganancias de valor efectivo del plan de BOLI, proporcionando fuentes de ingresos en efectivo de los ingresos por comisiones asociados a la inversión y la gestión ";
"El subsistema de apoyo administrativo realiza redadas periódicas de los registros de la seguridad social para identificar las reclamaciones por muerte para los empleados cubiertos que han interrumpido su trabajo  o se han jubilado ..."


Sabemos que a partir del primer trimestre de 2012, JPMorgan no había entregado una gran parte de sus activos de seguros de vida propiedad del banco a una compañía de seguros exterior. Sabemos esto porque Ina Drew,  ex jefe de la Oficina de Inversiones de JPMorgan (CIO), que hizo un agujero de 6,2 mil millones a través de los depósitos bancarios en una apuesta salvaje en un derivado en Londres, levantó su mano derecha y testificó ante el Subcomité Permanente del Senado de EE.UU. sobre Investigaciones el 15 de marzo 2013. También habló sobre la gestión de una cartera de inversión por valor de  350 mil millones (por cortesía de los depositantes bancarios) ytambién sobre la gestión de 9000 millones de dólares de los activos de seguros de vida propiedad de empresas cuando trabajaba en el banco en el primer trimestre de 2012.

Fuente
Comparte:

1 comentarios :

  1. Antonio,
    Please contact me regarding the copyright infringement of the article.

    Russ Martens
    WallStreetOnParade@gmail.com

    ResponderEliminar

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER