Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

10 jul. 2014

Cáliz de 1600 años demuestra que los romanos usaron Nanotecnología.


El misterio que rodea al cáliz romano de jade de color verde de 1.600 años y por qué aparece de color rojo cuando está iluminado desde atrás ha sido resuelto por los científicos que descubrieron que parece que contiene nanopartículas de plata y oro . Ahora parece que la tecnología de alta sensibilidad utilizada por los romanos podría ayudar a diagnosticar enfermedades humanas o identificar riesgos biológicos en los chequeos medicoas.

La Copa de Licurgo, como se la conoce por aparecer en ella una escena del rey Licurgo de Tracia, ha tenido a los científicos desconcertados desde que el cáliz de vidrio fue adquirido por el Museo Británico en la década de 1950. No podían entender por qué la copa aparecía de  color verde cuando estaba iluminada desde la parte delantera pero era roja  cuando se iluminaba desde atrás.

El misterio se resolvió en 1990, cuando los investigadores en Inglaterra examinaron fragmentos rotos bajo un microscopio y descubrieron que los artesanos romanos fueron pioneros en nanotecnología: Se habían impregnado el vidrio con partículas de plata y oro, de un tamaño tan pequeñas como 50 nanómetros de diámetro, menos de una milésima del tamaño de un grano de sal de mesa.

 El trabajo era tan preciso que no hay manera de que el efecto resultante fuera un accidente. De hecho, la mezcla exacta de los metales anteriores sugiere que los romanos habían perfeccionado el uso de nanopartículas - "una hazaña increíble", dice uno de los investigadores, el arqueólogo Ian Freestone de la University College London. Cuando dirigió una fuente de luz hacia la copa, los electrones que pertenecen a las manchas de metal vibran de manera que alteran el color en función de la posición del observador.
                                         
Ahora parece que esta tecnología, una vez utilizada por los romanos para producir hermosas obras de arte, puede tener muchas más aplicaciones. Liu Gang Logan, un ingeniero de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, quien se ha centrado durante mucho tiempo en el uso de la nanotecnología para el diagnóstico de enfermedades, y sus colegas, se dio cuenta de que este efecto ofrece un potencial sin explotar.  Se llevó a cabo un estudio en el que se creó una placa de plástico llena de nanopartículas de oro o plata, esencialmente creando una matriz que fue equivalente a la Copa de Licurgo. Cuando se aplicaron diferentes soluciones a la placa, tal como agua, aceite, azúcar y sal, los colores cambiaban. El prototipo resultó ser 100 veces más sensible en la detección de niveles alterados de la sal en solución que los sensores comerciales actuales que utilizan técnicas similares.


Esto abre un camino en la nanotecnología  para la detección de patógenos en muestras de saliva u orina, o para frustrar los terroristas que tratan de llevar líquidos peligrosos en los aviones. Esta no es la primera vez que la tecnología romana ha superado  a la de nuestros días. Los científicos que estudian la composición del hormigónromano, sumergido bajo el mar Mediterráneo desde hace 2.000 años, descubrieron que era superior al que se utiliza hoy en día, en términos de durabilidad y son menos perjudiciales para el medio ambiente. Los conocimientos adquiridos se están utilizando para mejorar el que usamos hoy en día. ¿No es irónico que los científicos de ahora echen mano de nuestros supuestos antepasados ​​"primitivos" para ayudar en el desarrollo de nuevas tecnologías?  
Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER