Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

24 abr. 2014

¿Quiere Washington una guerra con Rusia?

¿Quiere Washington una guerra con Rusia? Una revisión de las recientes acciones de los Estados Unidos en torno a la crisis en Ucrania plantea claramente tal posibilidad que antes parecía una cuestión impensable. El gobierno de Obama está jugando un juego muy peligroso de la ruleta rusa.

En las últimas 48 horas, el Pentágono anunció el despliegue de unidades de paracaidistas estadounidenses en Polonia y en las tres ex repúblicas bálticas de la Unión Soviética, Estonia, Letonia y Lituania-con lo que las tropas estadounidenses se encontrarían en la misma frontera de Rusia. Otro buque de guerra estadounidense ha sido enviado al Mar Negro y más fuerzas estadounidenses están programadas para desplegarse en la propia Ucrania este verano bajo un ejercicio conocido como OperaciónRapid Trident.

Estos movimientos militares de Washington se están desarrollando en el contexto de una aguda crisis en Ucrania que, gracias a las maquinaciones de Washington y sus títeres, amenaza con estallar en una guerra civil en toda regla.

Menos de una semana después de la firma de una declaración conjunta con Rusia, los EE.UU. y la Unión Europea en Ginebra donde se comprometieron a poner fin a toda la violencia en Ucrania y desarmar a los grupos ilegales, el régimen títere de EE.UU. en Kiev ordenó a sus militares que llevaran a cabo una represión  "anti-terrorista " contra la “inquieta” población de habla rusa  en el sureste del país. A tal fin, envió no sólo a las tropas, tanques y aviones de guerra, sino también matones armados del neofascista Sector  Derecho.

El gobierno de Putin en Moscú, que ha buscado desesperadamente un acuerdo con Washington, parece estar despertando a la gravedad mortal de la situación. El ministro de Exteriores ruso, SergeiLavrov, advirtió en una entrevista en idioma Inglés con el canal de televisión RT estatal el miércoles que su gobierno iba trataría un ataque a los ciudadanos rusos en Ucrania como un ataque contra la propia Rusia. Levantó como precedente la ofensiva en agosto 2008 puesta en marcha por el Gobierno de Georgia sobre los rusos en Osetia del Sur, a lo que Rusia respondió interviniendo militarmente para repeler a las fuerzas georgianas.

La implicación de que el gobierno ruso podría llevar a cabo una intervención similar para detener a las tropas ucranianas de la matanza de civiles de habla rusa en la región de Donbass debe ser tratado con la máxima seriedad.

En la entrevista, Lavrov también observó, refiriéndose a las acciones del gobierno en Kiev, que "los estadounidenses están ejecutando el programa de una manera muy cercana." Esto es indiscutible. El régimen en sí es el producto de una intervención norteamericana prolongada en los asuntos internos del país, con alrededor de unos 5 mil millones de dólares en los llamados fondos para la "promoción de la democracia" bombeados en Ucrania desde la disolución de la Unión Soviética en 1991.

Estos esfuerzos culminaron en el fomento de un movimiento de oposición de derecha para desestabilizar al gobierno pro-ruso del presidente Viktor Yanukovich por medio de la violencia callejera. Cuando un acuerdo fue negociado entre la oposición y Yanukovich, casualmente el presidente electo fue derrocado por fuerzas paramilitares fascistas.

El primer ministro del nuevo régimen que llegó al poder por el golpe del 22 de febrero, Arseniy Yatsenyuk, queda bien claro que fue elegido a dedo por funcionarios estadounidenses, que cariñosamente se referían a él como "Yats".Las personas de contacto para esta operación fueron la subsecretaria de Estado para Asuntos de Eurasia Victoria Nuland, el ex asesor jefe de seguridad del vicepresidente Dick Cheney y la esposa de Robert Kagan, el presidente fundador del Proyecto para un Nuevo Siglo Americano. 

 La forma en que Washington lleva la voz cantante se ha demostrado de una forma aún más siniestra con el lanzamiento de la primera operación abortada "antiterrorista" en el Donbass en el período inmediatamente posterior a un viaje encubierto a Kiev por el director de la CIA John Brennan, y luego su reanudación en el período inmediatamente posterior a la visita de esta semana por el vicepresidente Joseph Biden.

De principio a fin, la crisis de Ucrania ha sido instigada por EE.UU.. Cada acción que Washington ha tomado se ha dirigido a la exacerbación y la intensificación de la crisis. Cuanto más larga se hace la crisis ucraniana más claro queda que la política de EE.UU. se dirige no tanto hacia Ucrania como a la propia Rusia. Ucrania, al parecer, tiene solamente el objetivo de proporcionar el pretexto para una guerra con Rusia.

Presumiblemente, los de la Casa Blanca y el Pentágono creen que tal conflicto no puede llegar a una guerra nuclear, pero ¿quién sabe? La amenaza de una guerra de EE.UU. con Rusia también es evidente en la avalancha de propaganda de guerra que se desató en el público. Vladimir Putin está siendo sometido a la misma clase de demonización antes reservado a Saddam Hussein y Muammar Gaddafi, mientras que el Departamento de Estado y sus escribas fieles en el  New York Times  sirven "pruebas fotográficas" de las tropas rusas en Ucrania que tiene toda la autenticidad de "pruebas" similares a las "armas de destrucción masiva” en Irak.

Pero ¿qué es lo que subyace en una posible campaña bélica de EE.UU.? En el período previo a la crisis de Ucrania, Washington se había vuelto cada vez más indignado por el papel de Moscú en el bloqueo de los planes de guerra de Estados Unidos contra Siria e Irán, por no hablar de concesión de Putin de asilo a Edward Snowden. Anteriormente, fue el fiasco, cuando en el 2008 apoyado por Estados Unidos la guerra lanzada por Georgia contra Osetia del Sur no obtuvo los réditos deseados- aunque este es un tema de más calado porque también entró en juego Arabia Saudita-. Los acontecimientos en Ucrania sugieren que el imperialismo de EE.UU. ha puesto en marcha una estrategia para eliminar a Rusia por ser un obstáculo para su campaña para afirmar su hegemonía en el Oriente Medio y, más ampliamente, la masa continental de Eurasia.

También hay factores internos que conducen a Washington a la guerra. Las contradicciones sociales dentro de los Estados Unidos han alcanzado una intensidad peligrosa. Las masas de los trabajadores siguen soportando la peor parte de la crisis económica capitalista, así como Wall Street recupera sus pérdidas por la caída de 2008 y se hace más rico que nunca –presuntamente-. Cada vez son más los dedos que están apuntando a los super-ricos como la parte responsable de la desigualdad social sin precedentes y la miseria en EE.UU.


Como tantas veces en el pasado, la guerra –o la posibilidad de una- proporciona una salida externa a las presiones sociales internas y el peligro de disturbios internos. En condiciones de abrumadora hostilidad popular a la intervención militar, una cosa es cierta: una guerra con Rusia llevaría rápidamente a la trituración de la Constitución, la derogación de los derechos democráticos, la proscripción de la oposición política y una escalada masiva de medidas de estado policial.

El mayor peligro sería subestimar la amenaza de guerra. Incluso si se evita o se pospone en instancia inmediata, las profundas contradicciones del sistema estadounidense hacen que la catástrofe nuclear de una Tercera Guerra Mundial no sea sólo un posible peligro.
Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER