Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

2 abr. 2014

23-F y El Jefe de Estado Español

Aunque este articulo apareció publicado hace dos años en Der Spiegel, es bueno recordarlo. El artículo comenzaba con el titular:


“Conversación reveladora con diplomático alemán: ¿rey español simpatizaba con el intento de golpe de estado?”

Un documento recientemente desclasificado del Ministerio de Asuntos Exteriores alemán  contiene información que revela algo nuevo sobre el fallido golpe de 1981 en España. Según el informe, el rey español Juan Carlos al parecer mostró simpatía por los conspiradores en una conversación privada con el embajador alemán.

En un año normal, 23 de febrero es un buen día para el rey Juan Carlos, en ese día, los españoles conmemoran el intento de golpe de estado de 1981 y celebran a su monarca como el salvador de la entonces joven democracia. A la vez, el dictador general Francisco Franco, que había gobernado el país desde 1939, sólo había estado muerto durante cinco años y tres meses. Sus seguidores más ardientes entre los altos mandos militares se propusieron en volver a imponer el régimen militar en el país. Pero Juan Carlos se puso en su camino.

Pero 2012 no es un año normal. Por el momento, el yerno del rey Iñaki Urdangarín está siendo juzgado ante un tribunal de Palma de Mallorca. El marido de la hija menor del rey, Cristina, que está acusado de haber malversado varios millones de euros, junto con otros, como jefe de una fundación. Es más, un estudio realizado por un instituto de investigación social, en octubre pasado indicó que, por primera vez, se ha producido una disminución considerable en la fe de la gente en la monarquía. En cualquier caso, muestra que 47 millones de españoles han apoyado sobre todo el propio Juan Carlos en lugar de la monarquía como institución.
Y ahora, en el peor momento posible, sale a la luz un documento que se ha convertido en una sombra en la imagen brillante de esta supuesta impecable demócrata familia real española.

No hay indicio de antipatía o indignación”

El hombre que escribió el documento era Lothar Lahn, quien era embajador de Alemania en España entre 1977 y 1982 y fue muy conocido por Juan Carlos. En la noche del 26 de marzo de 1981, el rey entonces de 43 años de edad, invitó al diplomático, 16 años mayor que él, en su residencia, el Palacio de la Zarzuela de Madrid, para una conversación privada. La reunión había sido convocada para discutir la próxima visita del presidente de Alemania a España. Pero Juan Carlos rápidamente llevó la conversación en torno al fallido golpe de Estado de 23 de febrero, que revela la forma en que realmente sentía por él: simpatía.

Lahn luego informó a Bonn, la capital de Alemania Occidental, que el rey "no mostró ningún indicio de antipatía o indignación (por los golpistas), sino más bien mostró, incluso simpatía". Él escribió que Juan Carlos había declarado, "casi en tono de disculpa," que los sublevados "sólo querían lo que todos queríamos, a saber, el restablecimiento de la disciplina, el orden, la seguridad y la tranquilidad."

El rey le dijo a Lahn, que la causa fue del democráticamente elegido Adolfo Suarez en lugar de los golpistas, que tenían una responsabilidad especial, porque no había podido establecer "una relación con los militares" y se negó a tomar sus "deseos justificados" en serio.

Suárez, dijo el rey, había "despreciado" a los militares. Él, Juan Carlos, había aconsejado a menudo a Suárez "para responder a las ideas de los militares", pero sin éxito. Finalmente, el rey dijo, los militares habían decidido "actuar por iniciativa propia."

El rey entonces supuestamente agregó que ahora pretendia influir en el gobierno y los tribunales militares, por lo que "no le pasaría demasiado a los golpistas ", que, obviamente, “sólo quería lo mejor” para el país.

Única prueba escrita

Julián Casanova, catedrático de la Universidad de Zaragoza, que es una de las principales autoridades en la historia contemporánea española, cree que el teletipo de Lahn, que lleva el número de mensaje 524, es "extraordinariamente importante". Esto se debe a que es la única prueba escrita hasta la fecha de que Juan Carlos podría haber tenido secretamente nostalgia por el tipo de régimen militar que Franco le había enseñado a apreciar. El dictador había traído a Juan Carlos, que tenía 10 años en ese tiempo, de vuelta a España y más tarde lo nombró como su sucesor.

Durante años, Casanova ha hecho vanos intentos de tener acceso a documentos como las transcripciones de los juicios a los fallidos golpistas. Todos los documentos españoles relacionados con ese día fatídico en la historia de la democracia del país seguirán siendo confidencial hasta 2031. Del mismo modo, los archivos relevantes de la embajada de EE.UU. en Madrid no se darán a conocer hasta ese año como muy pronto.

Probablemente no hay duda acerca de la autenticidad de las declaraciones que Lahn atribuye al rey y que  transmitió a Bonn. Lahn ya no puede responder porque murió en 1994. Del mismo modo, la casa real española no hará comentarios sobre el contenido de la discusión de Lahn con Juan Carlos, porque, como dice un portavoz, no hay constancia de esta "conversación privada" en los archivos oficiales del Palacio de la Zarzuela. Sin embargo, Lahn es considerado como creible por sus colegas. Su teletipo, que se encuentra en el archivo de política del Ministerio de Asuntos Exteriores alemán en Berlín, ha sido desclasificado por el gobierno y publicado como parte de una antología de documentos relacionados con las actividades diplomáticas alemanas en 1981.


Fuente: Der Spiegel-Klaus Wiegrefe and Helene Zuber
Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER