Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

26 mar. 2014

Yugoslavia 1999 vs. Crimea 2014

¿De dónde salieron las guerras de desintegración yugoslava que estallaron tan violentamente? De una región llamada la Krajina. Krajina significa fronteriza. Lo mismo sucede con Ucrania - es una variante de la misma raíz eslava. Tanto Krajina y Ucrania son frontera entre cristianos católicos en Occidente y los cristianos ortodoxos del Este. La población se divide entre aquellos del Este que quieren permanecer atados a Rusia, y los de Occidente que se sienten atraídos hacia los países católicos. Pero en Ucrania como un todo, las encuestas mostraban que el setenta por ciento de la población estaba en contra de unirse a la OTAN. Sin embargo, los EE.UU. y sus satélites siempre han estado con la cantinela del "derecho" de Ucrania de unirse a la OTAN. 

La condición para la adhesión de Ucrania a la OTAN era la expulsión de las bases militares extranjeras de territorio ucraniano. Eso significaría expulsar a Rusia de su base naval histórica en Sebastopol, esencial para la flota rusa del Mar Negro. Sebastopol se encuentra, como todos sabemos ya, en la península de Crimea, habitada por rusos patrióticos, que sólo se hizo una parte administrativa de Ucrania en 1954 por Nikita Khrushchev, un ucraniano. Luego la mejor forma de expulsar a Rusia de Ucrania era expulsar Crimea de Ucrania.

Bajo la dictadura de Tito, un croata, éste dió casi toda la costa adriática de Yugoslavia a Croacia, y los límites administrativos generalmente forzados, resultaban perjudiciales para los serbios.

Así como las mismas causas pueden tener los mismos efectos, la insistencia en EE.UU. en "liberar" Ucrania de la influencia rusa puede tener el mismo efecto que la insistencia de Occidente en "liberar" a los croatas católicos de los serbios ortodoxos. Ese efecto es la guerra. Pero en lugar de una pequeña guerra, contra los serbios, que no tenía ni los medios ni la voluntad de luchar contra el Oeste (ya que en gran medida pensaban que eran parte del mismo), una guerra en Ucrania significaría una guerra con Rusia. Una superpotencia nuclear. Y uno que no se quedaría de brazos cruzados mientras que Estados Unidos sigue avanzando su flota y sus bases aéreas a los bordes del territorio ruso, tanto en el Mar Negro y en el Mar Báltico, en tierra, mar y aire es Rusia.

Hace quince años, el 24 de marzo de 1999, la aviación de EEUU y la OTAN atacó un país ubicado en pleno centro de Europa: Yugoslavia. Los bombardeos duraron más de dos meses. Casi dos mil civiles murieron a raíz de la agresión. Los ataques aéreos fueron el punto culminante después de muchos años de una hostil campaña occidental en contra de ese poderoso Estado balcánico. Con las bombas y los misiles, que cayeron desde el cielo nocturno sobre Belgrado, Pristina y otras ciudades serbias, culminó la formación de un nuevo mapa de Europa del Este.

La idea era crear un foco de tensión en Europa, dificultando al máximo su conversión en un centro geopolítico independiente, por un lado, y por otro, aplastar y eliminar dentro de lo posible las fuerzas potencialmente capaces de ser aliados de los rusos. En primer término, Serbia y los serbios. Por algo fue que en ese conflicto EEUU y Europa, que le seguía la corriente, comenzaron respaldando a los croatas para terminar sofocando al Estado serbio y desatando el conflicto en torno a Kósovo para minimizar la influencia de los serbios en la región.

Uno de los principales objetivos era demostrar que EEUU era capaz de imponer su voluntad al mundo entero y hacer lo que quisiera en cualquier punto de Europa. Gracias a Washington, en el mapa europeo surgió un cuasi Estado: la República de Kósovo. Su papel se limita prácticamente a ser otra cabeza de puente de EEUU en Europa. En Kósovo está ubicada la mayor base militar de EEUU en el Viejo Continente. Los estadounidenses han construido allí toda una ciudad-fortaleza. Han llegado para quedarse durante décadas y no piensan abandonar ese territorio. Desde el punto de vista militar, fue un indudablemente triunfo de EEUU.

Después de fraccionar Yugoslavia en pequeños países y enclaves, Occidente continuó imponiendo su “democracia alada” en Iraq, Afganistán y Libia, y al devastarlos, estuvo a punto de agredir a Siria, pero en ese momento el mecanismo de influencia unipolar falló, porque Rusia se opuso a la política “euroatlantista” en la región. La correlación global de fuerzas ha cambiado. Rusia ya no es tan débil como era en 1999, lo demostró el año pasado durante la crisis siria, al impedir con su diplomacia razonable y posición que Occidente agrediera militarmente a Siria.

La guerra era fácil cuando significaba la destrucción de una Serbia indefensa e inofensiva, sin bajas entre los agresores de la OTAN. Pero la guerra con Rusia - una superpotencia feroz con un arsenal nuclear - no sería tan divertido.

La actuación: dejar que actúe el deseo natural de Moscú de defender a la población rusoparlante de la península frente a los ultranacionalistas ucranianos para interpretarlo por Occidente como una agresión militar rusa contra Ucrania y la necesidad de un auspicio militar de Ucrania por parte de Occidente.

Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER