Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

14 mar. 2014

Después de Ucrania, Turquía podría ser el próximo objetivo de “cambio de régimen”.

La trama y los actores protagonistas son casi los mismos. Sólo cambia el telón de fondo. Mezcle usted un poco de maquinaciones diplomáticas y de inteligencia y tendrá una receta para el cambio de régimen. Un líder corrupto apoyado por un poderoso vecino de al lado o un patrocinador extranjero. La disidencia interna en forma de masa, creciendo, y las protestas de gran violencia, que conducen a varias muertes en las calles debido al enfrentamiento entre la policía antidisturbios y los manifestantes. Pidiendo la renuncia del (electo) líder y las fuerzas extranjeras que manipulan acontecimientos entrometiéndose en los asuntos internos de un Estado soberano.

Sí, esto suena muy parecido al pre-golpe de Ucrania, ¿no es así? Pero, si nos centramos en el callejón regional de poder de los EE.UU en el Mar Negro, la clave es el miembro de la OTAN (el segundo mayor ejército de la OTAN en términos de número de tropas): Turquía. La misma plantilla o escenario potencial de un levantamiento popular para el   "cambio de régimen", pueden aplicarse del mismo modo a ese país. ¿Suena exagerado? Vamos a ver a continuación.

El mundo entero sabe que Turquía está atormentada por la inestabilidadinterna o doméstica. Pero a diferencia de Ucrania y los estados árabes que vieron a sus líderes derrocados en revoluciones sucesivas, como parte de la eufemísticamente llamada "primavera árabe", el líder turco ha aplicado métodos no muy diferente a su archienemigo el presidente Assad de Siria, para permanecer en el poder.

Tácticas utilizadas como la persecución sistemática de la oposición y líderes sindicales, periodistas, lacensura de los medios de comunicación social, etc.  no han pasado desapercibidos en la UE y los EE.UU..   El encarcelamiento sin juicio de los disidentes políticos se ha convertido en algo común todos los días en Turquía. Por lo tanto, la brutalidad del AKP (Partido de Desarrollo y Justicia) en el poder hace que el reinado del derrocado (todavía democráticamente elegido) Presidente Yanucovitch, parece casi como la vida en Arcadia o en el Shangri-la.

El puño de hierro de Erdogan sobre su país se ha vuelto tedioso para muchos  habitantes del país, en el último año más o menos. ¿Cómo ha reaccionado occidente y sobre todo el mayor patrocinador de Turquía (los EE.UU.) a su anti-democrática y, a veces paranoica (Él ha acusado a las potencias extranjeras o fuerzas externas, incluyendo a Israel, e individuos como Fethullah Gülen, de subvertir su gobierno o planear su asesinato.) comportamiento?   Con un ligero golpecito en la muñeca o tal vez un suave reproche o dos.

Hasta el derrocamiento de Yanukovitch, Washington denunció a este "títere de Rusia" como un gobernante corrupto y despótico sobre Ucrania. Sin embargo, durante este mismo período, y hasta ahora, los EE.UU. se ha mantenido extrañamente mudo, acerca de los turbulentos acontecimientos en Turquía. ¿Existe un doble rasero, o estoy leyendo mal la situación?

Pero por debajo, de las tensiones superficiales entre Turquía y los EE.UU. están en aumento. Washington parece disgustado con elgobierno de Erdogan . ¿Podría un cambio de régimen en Turquía será en el menú en la Casa Blanca? Es difícil asegurarlo ahora mismo, pero la paciencia de Washington con Erdogan ciertamente no es ilimitada, es decir, se está acabando. A medida que el 30 de marzo -elecciones municipales- se acerca, las cosas se pondrán muy feas en el país y de hecho el apoyo de Washington al AKP puede comenzar a disminuir.

¿Una revolución “luna creciente” al estilo ucraniano está en marcha?

Reccip Tayyip Erogan desde junio 2013 se ha enfrentado a olas de protesta en su país. Y Estasprotestan continuan . Ha estado expuesto recientemente comoun corrupto,  autoritario y algunos dicen que incluso un megalómano. Él ha hecho todo lo posible para mantener su control del poder, incluyendo la purga de la policía, y la seguridad y el aparato judicial. Su crueldad aparentemente no conoce límites. La represión constante ha llegado a un punto de inflexión: o el estilo político más dictatorial continúa o un "democrático" y "de cosecha propia" popular levantamiento respaldado por grupos oscuros, como los que actualmente operan en Ucrania probablemente se materializará.    El escenario de Ucrania por supuesto, se basa en la interferencia externa en los asuntos internos de un país soberano.

Fomentar un golpe en Turquía es mucho más complicado, debido a la gran importancia estratégica del país para occidente. Además, los únicos actores principales capaces de derrocar al actual, injerto montado, régimen (como en el caso de Egipto, más recientemente) es el militar. Ha habido varios golpes militares en la historia de Turquía. Así que esto no se puede excluir (algunas de ellas con la asistencia de EE.UU.).

Movimiento secesionista de Crimea en Ucrania reflejo  el de los kurdos en Turquía.


Con la potencial –aunque parece ya una realidad- secesión de Crimea del resto de Ucrania con la posible reunificación con Rusia añadida, los Kurdos en Turquía que han luchado durante décadas por una patria independiente podría estar buscando un referéndum allí. Por otra parte, después de décadas de conflicto armado hay una paz muy frágil en esa parte del este de Turquía. Pero cada vez más los movimientos secesionistas, que claman por la autonomía regional (provocada por la crisis de Ucrania en la región), podría reavivar el fervor nacionalista en el Kurdistán turco lo que podría desestabilizar aún más  a Turquía. Tampoco hay que olvidarse de la importancia geoestratégica en materia energética y de menor calado, los tártaros en Crimea que afecta directamente las relaciones entre Turquía y Rusia. Dependiendo cómo se desarrollen los acontecimientos, nos daremos cuenta si hay o no injerencia externa.
Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER