Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

6 mar. 2014

Google, ¿estamos más cerca del orwelliano 1984?

Cuando George Orwell escribió su clásica novela "1984" en 1948 –nótese el juego de las cifras-, estaba convencido de que estaríamos viviendo en una sociedad vigilada por el Gran Hermano en 1984. Sin embargo, sin embargo, se quedó corto en una década. No fue sino hasta la aparición de Google cuando empezamos a ver el comienzo de un sistema que quiere poner sus tentáculos en todos los aspectos de nuestras vidas.

Debo empezar por admitir que soy un usuario de Google. Tengo una dirección de correo electrónico Gmail, utilizo Google Maps , este blog está en la plataforma blogger, yo uso Chrome para navegar por Internet, y el motor de búsqueda para realizar consultas. A menudo he pensado en hacer una ruptura completa de Google y buscar la información que me interesa en otra parte. Pero ¿qué es lo que me detiene? En pocas palabras, harto difícil.

Y esa es la forma en que Google lo ha diseñado. Nos han dado servicios de forma gratuita, que son atractivos, útiles y productivos para nosotros. Creemos que nada más con registrarnos, podemos ser alguien popular. Pero, con el tiempo, estamos tan enchufados en el colectivo de Google que romper es como tratar de escapar de una secta. Es posible hacer una escapada de unos pocos días, pero al final terminamos yendo de nuevo  porque la atracción es simplemente demasiado fuerte.  "Perdona por haberte dejado Google, no sé qué me pasó, no volverá a suceder".

¿Cuál es la alternativa?

¿Microsott? No me hagas reír. La puta preferida de  la NSA entregando todo lo que el gobierno quiere que se entregue.

¿Apple? A pesar de sus esfuerzos por satanizar a Microsoft, y ser el más atractivo de los dos, no se deje engañar en pensar que son mejores que Microsoft en lo que respecta a las peticiones gubernamentales, ésta también es compañera de cama lo mismo que AT&T resulta ser la esponjosa almohada. Y cualquier crítica de la empresa es contrarestada rápidamente por ese feroz ejército conocido como el "Apple Fanboys".

Eso nos lleva claramente a "el gobierno". Lo escribo entre comillas porque no es sólo un gobierno. Es una gran cantidad de gobiernos que quieren el tipo de datos de usuario que Google puede proporcionar.

La NSA y de los demás organismos estadounidenses –que ya han gastado alfabeto, de los tantos que hay- están en el asiento del conductor seguro, pero hay un sinnúmero de otros gobiernos que están en el asiento del pasajero y asientos traseros. Los Servicios de seguridad británicos exigen información sobre una base regular, por lo menos. La "relación especial" está viva y coleando.

¿Y qué es lo que buscan? Todo lo que usted voluntariamente ha entregado a Google. Y eso es lo más irónico. Si la NSA –u otro organismo de cualquier país con las mismas competencias de éste- llamase a su puerta y le preguntara por sus movimientos de la noche anterior,  le preguntara sobre qué ha leído en su correo electrónico o le preguntara lo que has estado buscando recientemente en línea; tu no tan cortésmente (espero) les dirías donde deberían meterse  sus peticiones, y  que obtengan una orden judicial antes de volver. 

Y, ¿qué hace Google? Si te pide la misma información, no hay problema. Nos conectamos con nuestras coordenadas GPS en Google Maps, mantenemos el historial de búsqueda encendido, detallando cada cosa que hemos buscado, guardamos cada correo electrónico  que hemos recibido en el archivo de Gmail sin límites (porque no hay necesidad de borrar nada , ¿no?).

Violaciones Libertades Civiles 

En resumen, si el Gobierno lo pide, es una violación de las libertades civiles. Si Google lo pide, es simplemente porque ha creado un nuevo juguettio fresco para que “juegues”. La gente realmente tiene los ojos vendados cuando un sitio web solicita detalles. Ellos no piensan a dónde esa información va.
Y cuando Google no da la información al gobierno pertinente, puedes estar seguro de que Google va a seguir enviando tu información a los anunciantes y agencias de marketing. También lo utilizan para labrar el tipo de anuncios que ellos piensan que tu quieres ver.

Es posible que todavía no estemos en el régimen totalitario dictatorial que Orwell imaginó. Pero, ya contamos con una empresa de recogida de datos sobre cientos de millones de personas en todo el planeta, y los gobiernos se sumergen en  la información que consideren necesaria en voz baja.

La información es poder. Quien tenga ese poder en última instancia, tiene la última palabra. Para citar a Orwell: "Quien controla el pasado controla el futuro. El que controla el presente controla el pasado ".

ABAJO EL GRAN HERMANO.
Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER