Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

9 ene. 2014

¿Vale más un futbolista que un médico?


¿Son justos los sueldos de los futbolistas?-Inflación deportiva, lo llaman algunos...

Diez años después, y al borde de finiquitar su carrera con treinta y ocho años, David Beckham vuelve hacer historia. De nuevo se le puede considerar el jugador de fútbol más bien pagado del mundo y de la historia. Treinta y seis millones de euros ha logrado alcanzar el inglés en su vuelta al fútbol europeo de la mano del París Saint- Germain.

Aunque esta suma desorbitada no es atribuida a su salario de futbolista directamente, que solo es un 9 % de la cifra. Su marca personal, su imagen y su nombre “Beckham” son los artífices de esta fábrica de dinero.Los ingresos en publicidad lo catapultan a la primera plaza de los “Ahorradores” del fútbol por encima incluso de Leo Messi, ganador de cuatro balones de oro, y Cristiano Ronaldo, que cobran un millón menos y seis respectivamente que David Beckham.Si analizamos la trayectoria económica de Beckham, observamos que el sistema económico del fútbol se está disparando y también es víctima de la inflación.
Cuando David consiguió encabezar la lista de los mejores pagados del fútbol, la suma de sus ingresos alcanzaba los quince millones de Euros. A día de hoy su sueldo se ha visto incrementado en más de un 50 %.

Cogiendo a los veinte jugadores mejores pagados del mundo, estos han recibido un aumento del 5,52 % respecto la pasada campaña acumulando una fortuna de 368,6 millones de euros.El jugador mejor pagado contando solo su “méritos” futbolísticos sigue siendo Samuel Eto'o que percibe veinte millones anuales de su suculento contrato en la liga rusa a las órdenes del Anzhí.

Fernando Torres es el español mejor pagado con 16,3 millones: 10,3 millones de salario, un millón en concepto de primas y cinco más por publicidad.

Después de recrearnos un poco en semejantes intergalácticas cifras de dinero, nuestro deber es bajar a la tierra y analizar todo este desparrame.

En el eterno debate, la misma pregunta redundante de siempre: ¿Son justos estos sueldos, estos incrementos anuales y más teniendo en cuenta el contexto anual en el que vivimos?
Si miramos las cifras desde el otro lado de la tortilla, el discurso es totalmente distinto. Los clubes adeudan setecientos veinticinco millones de euros a Hacienda y otros muchos incalculables a la seguridad social.

En estos últimos años estamos viendo como a profesores, médicos, ingenieros y otras grandes figuras públicas tan necesarias para el engranaje mundial, se les están recortando sus sueldos e incluso los están perdiendo definitivamente.

¿Vale más un futbolista que un médico? ¿Vale más un futbolista que un profesor de escuela?
Michael Platini, presidente de la UEFA ya propuso en su día limitar los sueldos de los futbolistas y que sus pagas guardaran unas distancias equitativas con los presupuestos de los clubes con tal de evitar la bancarrota y guardar el sentido común.

¿Se deberían plantear seriamente unos recortes en el mundo del fútbol? ¿Es normal que haya tantos millones de personas pasando hambre en el mundo, perdiendo su empleo, sus casas y sus familias mientras estos colectivos reducidos no dejan de amasar cantidades infinitas de dinero?

Sin duda, este micro mundo, el fútbol, es un reflejo de la sociedad y de su estructuración. Así pues no es de extrañar que España sea el país que más dinero invierte en el pago de las nóminas de sus jugadores. El FC Barcelona por ejemplo paga una media de seis millones de euros a sus jugadores mientras que Cataluña acumula una deuda de 50 000 millones de euros y un millón de desempleados. 

La culpa de la crisis no es el fútbol, pero bien seguro es que se pueden extraer muchas conclusiones de ello.

Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER