Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

19 jul. 2015

Pensamiento Positivo "Real".

Antaño, las personas realizaban sacrificios rituales en un intento de evitar desastres naturales. Hoy en día, el ritual más popular para evitar desastres es acumular dinero. Nuestros antepasados no sabían cuándo parar de derramar sangre, ya que sus dioses nunca les decían: "Es suficiente." La gente moderna no puede dejar de acumular dinero por una razón similar.

Una condena (o sospecha) de que el mundo es esencialmente hostil probablemente subyace a este comportamiento. En este caso, ninguna cantidad de sacrificio o el dinero  eliminará el sentimiento subyacente de inseguridad. Ni con una alarma antirrobo puede que se sienta seguro, si usted cree que el barrio es bastante peligroso.

Sentirse seguro requiere una alteración de su sistema de creencias para eliminar la "programación" arcaica sobre la hostilidad / peligrosidad "natural" de las cosas. El truco es hacer esto sin ofender su sentido de la "realidad" (que puede ser difícil si usted vive en una zona de guerra). En otras palabras, tu puedes experimentar el "estirar"  tus creencias más hacia el "optimismo" de lo que normalmente se permite.Los pesimistas no tienen por qué encontrar esto desagradable. Esto no significa  suscribirse a la estupidez de verlo todo de color de rosa. La disonancia cognitiva se puede evitar  simplemente con verlo como "nada más" que un experimento / juego temporal.

Si dejar ir a los temores pesimistas nos hace más susceptibles al daño, estaríamos en peligro cada vez que nos vamos a dormir. No hay motivo de malestar fisiológico: el optimismo no socava la respuesta biológica de lucha o huida – en caso de necesitar esta última-.

Dos cosas obvias que pueden ayudar en el juego: i) pruebas razonablemente convincentes de que el universo esencialmente no es hostil para con tu persona - por ejemplo, todavía existes, ii) pruebas razonablemente convincentes de que ninguna entidad metafísica desea castigarte por tus faltas morales - por ejemplo, todavía existes a pesar de tu pereza, el egoísmo, pensamientos desagradables, deseos perversos, etc.

Hay una tercera parte menos obvia. Sentirse bajo el ataque de los "enemigos" específicos ( los fantasmas reales o, por ejemplo, los creados por los medios) requiere una táctica diferente: "el perdón". No hay necesidad de vomitar - es sólo psicología básica: si eres hostil hacia alguien / algo, tu cerebro anticipa una reacción hostil - de ahí el temor a un ataque. "El perdón" elimina esta anticipación. 

La lucha externa cotidiana (por ejemplo, un trabajo pesado de baja categoría y la necesidad pecuniaria) se confunde con la lucha psicológica - es decir, internalizar el masoquismo social programado. Esto último aunque no resulte más útil que la sangre en un sacrificio para que el universo sea generoso con nuestro ser, desgraciadamente se ha convertido en un hábito en nuestra cultura pesimista  -la desgracia siempre ha estado de moda. Y la creencia detrás de esta costumbre es el estar infinitamente indignado - la recompensa, es decir, la felicidad, siempre estará supeditada a la permanencia de una actividad desagradable. Actividad necesaria para obtener el  favor de alguna autoridad (divina o no) con el fin de demostrar nuestra "solvencia" de forma regular (probablemente de 9-5, de lunes a viernes).

El problema con esta forma de pensar es que no se acaba nunca por sí misma. La Autoridad implícita nunca llega a decir: "Ya basta".  Y nadie con más "autoridad" viene a reemplazar a la Autoridad implícita. La Autoridad implícita siempre fue una farsa. Establezcamos nuestra propia “autoridad”.

Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER