Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

21 jul. 2015

Exgeneral Wesley Clark: "Hay que enviar a los radicales a campos de internamiento"

El general retirado, Wesley Clark fue noticia recientemente por tener una solución absurda e inquietante para los ciudadanos que "no apoyen" al gobierno de los Estados Unidos: encerrarlos en campos de internamiento como prisioneros de guerra. Sí, en serio.

De hecho, en la entrevista de la MSNBC, Clark incluso abogó por un programa de vigilancia vecinal pro-América o pro-nacionalista, totalmente kafkiano para erradicar a los problemas de lo "radicales" en Estados Unidos e instar a su regreso al feliz e incuestionable patriotismo.


"Tenemos que identificar a las personas que tienen más probabilidades de ser unos radicales", advirtió. "Tenemos que cortar esto desde el principio".  "Siempre hay una cierto número de jóvenes que están alienados. Ellos no tienen un trabajo, perdieron una novia, su familia no se siente feliz aquí y podemos ver eso tipos de signos. Además, hay miembros de la comunidad que pueden llevar a esa gente de nuevo al camino correcto".

Esta campaña de propaganda pro-nacionalista espeluznante tiene un parecido sorprendente al Ministerio de la Verdad de la novela de Orwell, 1984. Él explicó:

"Creo que a nivel de política nacional necesitamos vigilar la auto-radicalización porque estamos en guerra con este grupo de terroristas. Tienen una ideología. En la Segunda Guerra Mundial, si alguien apoyó la Alemania nazi, no dijimos que era libertad de expresión, los pusimos en un campamento. Eran prisioneros de guerra. Por lo tanto, si estas personas se radicalizaron y ellos no apoyan a los Estados Unidos y son desleales a los Estados Unidos, como una cuestión de principio, está bien. Es su derecho y es nuestro derecho y obligación de segregarlos de la comunidad de la normalidad durante la duración del conflicto".

Él básicamente dijo: América ha encarcelado a inocentes antes, así que ¿por qué deberíamos molestarnos con un precedente ético ahora? Al diablo con lo que es correcto. 

Para no borrarlo de nuestra memoria colectiva, los campamentos de internamiento se llamaron en realidad campos de concentración según la Orden Ejecutiva 9066 del Presidente Roosevelt. Aunque el genocidio no era la función declarada de estos campamentos, los ciudadanos-prisioneros cometieron el único delito de la ascendencia japonesa, en respuesta temerosa al ataque a su flota en Pearl Harbor.


Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER