Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

18 jul. 2015

PIB = Desechos

Cualquier sistema que no tiene forma de medir, y mucho menos la prioridad,  los costos de oportunidad[1]  y la maximización de la utilidad no es sólo defectuoso - está terriblemente equivocado y  es estructuralmente destructivo. Se nos dice que el producto interno bruto (PIB) mide el crecimiento, pero lo que realmente mide es el desperdicio: capital, trabajo y recursos malgastados en la búsqueda quijotesca de residuos disfrazados de "crecimiento".

[1] Este término fue inventado por Friedrich von Wieser en su Theorie der gesellschaftlichen Wirtschaft (Teoría de la economía social) publicada en el año 1914. El coste de oportunidad entra en un mundo de limitados recursos y de muchas oportunidades disponibles.
El coste de la oportunidad es aquello a lo que renunciamos cuando tomamos una decisión económica. Por ejemplo, si tenemos un presupuesto de 3 euros para elegir entre comprar chocolate o helado, decidamos lo que decidamos, tendremos un coste de la oportunidad. Si decidimos finalmente adquirir chocolate, habremos renunciado al helado y viceversa. Se basa en el principio de la rentabilidad esperada, y parte de que los agentes económicos racionales basan sus decisiones en base al coste o privación de recursos para conseguir la mayor rentabilidad. (fuente)

50 millones de coches y camiones atascados en el tráfico, la quema de millones de galones de combustible, mientras que no se va a ninguna parte: ¡Crecimiento! Desperdicio de combustible se suma al PIB. Toda persona que trabaja desde su casa detrae el "crecimiento", ya que no se derrocha combustible sentado en los atascos.

Repavimentación de carreteras un poco usadas: ¡Crecimiento!  No importa si el dinero podría haber sido invertido en la reparación de una carretera con mucho tráfico, o la adición de carriles bici seguros, etc .-- en el sistema neo-keynesiano actual, la construcción de puentes a ninguna parte es "crecimiento". 

El PIB no tiene ningún mecanismo para medir la mala inversión o los costos de oportunidad, el trabajo y los recursos de las inversiones con rendimientos marginales o incluso negativos.

La compra de un nuevo refrigerador que podría haber sido reparado por la sustitución de un sensor de 10 dólares: el crecimiento. El PIB no tiene ningún mecanismo para el cálculo de la utilidad de vehículos que aún permanecen en las carreteras, edificios, etc - tirar toda la utilidad para comprar un nuevo reemplazo se recomienda encarecidamente, ya que suma al "crecimiento".

Construcción y mantenimiento de sistemas de armas extraordinariamente costosas que ya están obsoletas: el crecimiento.  Los gigantescos costos futuros de interés que pagan los contribuyentes de la deuda por préstamos para pagar las armas obsoletas no se calcula en función del PIB. Los enormes costos de endeudar los futuros contribuyentes son ignorados por el PIB - la única cosa que cuenta en el PIB es el "crecimiento".

La demolición de una cocina que funciona para instalar encimeras de granito y electrodomésticos nuevos: el crecimiento. El PIB no tiene ningún mecanismo para medir la disminución de la calidad en los aparatos nuevos, o la utilidad marginal de encimeras de granito sobre las superficies existentes.

Suscribir derivados complejos diseñados para estafar a los compradores: el crecimiento.  Las inmensas ganancias reservadas a los bancos de inversión y los salarios inflados de los financieros que escribieron y vendieron los derivados aportan mucho al PIB.

Tirar una prenda de ropa que fue usada poco en favor de ir a la última moda: el crecimiento.  El PIB no tiene ningún mecanismo para medir qué más se podría haber hecho con el “crudo quemado” para enviar el nuevo artículo de ropa a través del Pacífico el de los camiones para que llegue al minorista; si un consumidor gasta dinero en la ropa nueva, el PIB lo registra  como "crecimiento" (la única métrica económica que medimos y damos valor) sin calcular qué más se podría haber hecho con los recursos no renovables desperdiciados en fruslerías.

El PIB es otra parte anticuada del culto keynesiano que adora el "crecimiento" y el gasto (alias demanda agregada) como el único triunfo.  Creen que pagar a la gente para cavar hoyos y rellenarlos después es una excelente estrategia para el "crecimiento". Esta mentalidad estrecha de entender el mundo ignora por completo la naturaleza no renovable de los combustibles fósiles y el concepto fundamental de maximizar la utilidad de capital, trabajo y recursos.

Cualquier sistema que no tiene forma de medir, y mucho menos da prioridad a  los costos de oportunidad  (es decir, qué más se podría haber hecho con el capital, el trabajo y los recursos) y la maximización de la utilidad  no es sólo imperfecto - está terriblemente equivocado y es estructuralmente destructivo.


Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER