Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

30 jun. 2015

Aznar, Sarkozy y Tsipras

Foto: Juan Carlos Hidalgo, EFE
Hoy José María Aznar ha hecho valer junto con su “gran” amigo Sarkozy todo lo que representa para él la democracia, como buen acólito de los intereses elitistas, en su feudo ideológico – llámese FAES.

Aznar ha venido a señalar que la situación creada por Tsipras viene dada por un “pupulismo de izquierda radical” que “no es capaz de asumir sus responsabilidades” y “se las quita de encima con un referéndum insólito convertido en arma de demagogia”. “Hoy los bancos no abren, no se podrá decir que estemos avisados” rematando con "lo peor que puede ocurrir en cualquier institución, en cualquier país y en este caso en la UE es que las reglas no se respeten". "La garantía fundamental del éxito de un proyecto es el respeto de las reglas, ha continuado el expresidente, para quien Europa "no solo tiene un problema económico", sino que tiene un "problema político muy importante" porque hay "opciones domésticas incompatibles con el hecho europeo". Como buen comensal, Sarkozy ha coincidido punto por punto y no se ha quedado atrás señalando que esta situación crítica en Grecia "no ha hecho más que empezar a sustanciarse" y "viene de la mano" del "populismo" que está practicando la "izquierda radical" del país. También ha señalado que es "evidente" que la crisis griega afecta a España, en un momento en el que hay "decisiones importantes que tomar" y que van a determinar "el futuro de las instituciones, la consolidación de la recuperación económica, la confianza internacional" y la "calidad" de la convivencia.

Curiosa forma tienen estos pájaros de entender la responsabilidad en un gobernante. Quiere decirse que no contar con la opinión de los ciudadanos no es equivalente a no ser demócrata sino un signo de responsabilidad. Va a resultar que Hitler no era un dictador sino un hombre responsable: ganó unas elecciones y a partir de ahí hizo lo que le dio la gana y suprimió a los adversarios.

Pues no. Resulta que en una democracia representativa liberal, que es la que estos mentecatos dicen ser la suya, lo que se posee es un mandato representativo, como su propio nombre indica, en que la ciudadanía cede la facultad de gobernar dentro del marco general de la constitución del país (sea ésta corpus único o no; entiéndanse por constitución los principios generales del contrato social) y el marco también general del programa con el que el gobierno se ha comprometido. Si se rebasan esos marcos o se ve la necesidad de hacerlo, ha de consultarse a la ciudadanía.

¿A qué reglas se referirán le Petit Napoleon y el Führercito? Puesto que la regla fundamental en democracia es el reconocimiento de que la soberanía reside en el pueblo, parece justo y razonable que sea este quien decida lo que se debe hacer mediante la democracia directa (el referéndum). Sin embargo, para los dictadores con piel de cordero, las reglas del juego son potestad de los compromisarios de la minoría privilegiada, incluso su violación arbitraria o la falta de reglas, que se ha convertido en la regla de oro de esta economía de casino y crimen organizado. A ninguno de los dos le tembló la mano a la hora de desregular la economía y permitir el saqueo monetario y económico de sus compatriotas por parte de los grandes capitales extranjeros. Los bancos regalaron el dinero fácil y malversaron los ahorros de sus clientes mientras políticos, jueces y altos cargos institucionales miraban para otra parte. Una vez consumado el saqueo bajo la modalidad más esperpéntica de laissez faire, se pretende imponer a toda una sociedad la fórmula no menos esperpéntica de dictadura de los mercados, con el apoyo de los partidos tradicionales, que responsabiliza a toda la sociedad de lo ocurrido y el riesgo empresarial, algo que en todos los manuales de economía liberal es imputado a los inversores. Pero, como no podía ser de otra manera, lo censurable es cualquier actuación en defensa de la justicia social y la democracia.

Lo responsable es consultar a tu gente una decisión de importante enjundia, responsabilidad y que vincula el futuro de los griegos en 40, 50 o 60 años. Lo irresponsable es creer que te han votado para hacer lo que te pase por la entrepierna, concepto de la democracia que estos 2 pájaros predican. Irresponsable fue meternos a dar apoyo logístico en Irak frente al 90 % de la ciudadanía. La responsabilidad supone, en este caso, pedir opinión a tu pueblo, aunque estuvieses legitimado para mandar a la Troika a tomar viento y cumplir el programa electoral por el que fuiste elegido. Aznar nunca ha entendido lo que significaba la democracia, es algo tan simple como eso.

Un NO significará que los griegos dicen SI a la Europa de los pueblos, a la democracia, a la justicia social y un NO significará también que los griegos dicen NO a la dictadura de los mercados, de la Troika y de la clase política que antepone sus intereses a la soberanía y dignidad del pueblo griego. Syriza y la salida del euro es la llave hacia la libertad y un futuro mejor para el pueblo griego. Pero bueno, ya se verá el domingo lo que el pueblo griego decide.

Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER