Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

10 oct. 2014

ISIS, Turquía y la Propaganda Intervencionista

Los titulares de hoy están llenos de informes sobre la inminente caída de la ciudad siria de Kobani en manos de las fuerzas del Estado Islámico (ISIS). Hay descripciones terroríficas sobre una inminente masacre y amenaza a Turquía porque las fuerzas del Estado islámico se mueven cada vez más cerca de la frontera turco-siria. El Presidente turco Erdogan  "advirtió a Occidente" sobre la amenaza plantearía y los peligros de la inacción. Parece que todo el mundo, incluidos los expertos en seguridad coinciden en que la situación es crítica y que el bombardeo estadounidense por sí solo es incapaz de proteger a la ciudad.

Y, sin embargo, de alguna manera se pierde el simple hecho en medio del estruendo de los gritos de la intervención, de que es la política y las acciones de Erdogan, junto con sus homólogos de Arabia Saudita, Qatar, Jordania, Emiratos Árabes Unidos e Israel los que crearon a ISIS, alimentándolo en su infancia y promoviéndolo en su desarrollo. Y ahora, para esos mismos líderes, junto con un coro de voces intervencionistas en los medios, a la voz de alarma no sólo es cínica y totalmente falsa sino que es un brillante ejemplo de la arrogancia del imperio.

Kobani y la historia no se “comunica”.

A medida que los combatientes del Estado Islámico (IS) continúan su carga hacia la ciudad, en su mayoría kurda, de Kobani en la frontera turco-siria, profundas grietas en el edificio de la coalición encabezada por Estados Unidos contra ISIS han comenzado a surgir. Las luchas diplomáticas internas han echado por tierra la ilusión de una coalición cohesiva y unificada improvisada por Washington. No es que solo haya una serie de países preocupados por haberse involucrado de manera profunda en otra guerra imposible de ganar en Oriente Medio liderado por los EE.UU., sino que algunos aliados ostensibles han utilizado la crisis como una oportunidad para conseguir objetivos políticos. Tal vez el líder mundial en el oportunismo cínico de esta semana sea el presidente turco Erdogan quien se ha negado hasta el momento de involucrar a sus fuerzas en la guerra contra Siria, a menos que la guerra tenga como finalidad el definitivo derrocamiento del presidente sirio Assad.

El 7 de octubre, el New York Times publicó un artículo con el titular:  La inacción de Turquía en el avance de ISIS consterna a los EE.UU.  que citó a un alto funcionario de la administración Obama: "Hay na creciente angustia sobre Turquía que está arrastrando sus pies para evitar una masacre a menos de una milla de su frontera ... Ante la fulminante catástrofe humanitaria de Siria, están inventando razones para no actuar para evitar otra catástrofe ... No es así como actúa un aliado de la OTAN". Mientras que la implicación obvia es que Erdogan podría otorgar a los EE.UU. la oportunidad de una exitosa operación antiterrorista, hay un subtexto sutil que ha pasado casi totalmente desapercibido; Turquía ve en ISIS una oportunidad, no una amenaza.

Y esta es precisamente la cuestión. ISIS es en realidad una creación de las agencias de inteligencia de la OTAN (incluida Turquía), y se está logrando mediante la fuerza y ​​la propaganda lo que Washington, Londres, Riad, Doha, Tel Aviv y Ankara.

Por lo menos desde finales de 2011, la inteligencia estadounidense ha estado trabajando diligentemente en la frontera turco-siria para canalizar armas y combatientes a Siria con la esperanza de derrocar al régimen de Assad. Como el  New York Times  informó en junio de 2012:

Oficiales de la CIA están operando en secreto en el sur de Turquía, ayudando a los aliados a decidir qué combatientes de la oposición siria recibirán armas a través de la frontera para luchar contra el gobierno sirio ... Las armas, incluyendo rifles automáticos, granadas propulsadas por cohetes, municiones y algunas armas antitanques están siendo canalizados en su mayoría por la frontera con Turquía a través de una oscura red de intermediario,s entre ellos  los Hermanos Musulmanes de Siria y pagado por Turquía, Arabia Saudita y Qatar ... El gobierno de Obama ha dicho que no está proporcionando armas a los rebeldes, pero también ha reconocido que los países vecinos de Siria si lo hacen.

Se debe enfatizar y repetir desde las cimas de las montañas que el gobierno de Erdogan, de acuerdo incluso a los altos funcionarios de la administración Obama, ha estado íntimamente involucrado en la organización, en el armamento, en la financiación y en el refugio a exactamente los mismos terroristas que hoy son considerados como la mayor amenaza en la región. La idea de que "los vecinos de Siria" están proporcionando armas es una referencia no tan poco disimulada de la función clave de la inteligencia turca en la coordinación del intentado cambio de régimen en Siria. Y así, cuando Erdogan exige una zona de exclusión aérea en el espacio aéreo sirio, como condición previa para que haya botas turcas sobre el terreno, lo hace sabiendo que Siria interpretará una invasión turca como lo que es; una invasión turca.

Si la llamada "comunidad internacional" se tomara en serio la exigencia a la acción de Ankara, tal vez podría comenzar haciendo las siguientes preguntas:

  1. ¿Cuál es la relación entre la inteligencia turca, su centro base / formación secreto en Adana y los grupos terroristas que ahora están integrados en el grupo conocido como ISIS o el Estado islámico? ¿Por qué el gobierno turco niega los innumerables informes de los medios, incluidos los de principales medios de noticias como  Reuters , alegando la coordinación directa de los elementos terroristas dentro de Siria que se remontan a 2012?
  2. ¿Hasta qué punto Turquía ha usado el ascenso de ISIS como instrumento en su "problema kurdo" y en su percibido como rival regional, Irán?
  3. ¿Por qué se reserva Turquía el derecho de usar la fuerza militar contra el Partido de los Trabajadores Kurdos (PKK) que considera como "terroristas", mientras se niega a utilizar la fuerza militar para proteger a los kurdos contra los terroristas reales? (Nota: esto no da a entender que la fuerza militar turca en Siria sea aceptable)
  4. ¿Cree verdaderamente Turquía que puede efectuar el cambio de régimen en Siria a través de sus conexiones conISIS y continuar con que ISIS es una amenaza para Turquía?

Naturalmente, este tipo de preguntas es poco probable que se realicen, pero planteandolas es se puede vislumbrar la propaganda que emana ahora tanto desde Ankara y Washington. Cada parte interesada responsable de la desestabilización de Siria (Estados Unidos, Turquía, Arabia Saudita, y otros) está ocupado tratando de culpar al otro en vano los intentos de distanciarse de esta crisis que de su propia creación.

Kobani y la Propaganda Intervencionista.

Los últimos días se han visto una avalancha de artículos que describen la masacre inminente a punto de desatarse en Kobani a causa de ISIS. Mucho de lo que se ha escrito ha señalado la hipocresía evidente de una intervención - que nunca se aplica por igual, pero sólo cuando políticamente conveniente para el país que interviene. En particular, se ha insistido en la intervención de Estados Unidos en nombre de los kurdos iraquíes, y el rechazo visible a intervenir en favor de los kurdos en Siria.

Naturalmente, esa comparación nos lleva a la cuestión moral, por no hablar de practicidad política y militar, de este tipo de intervenciones. La implicación es que "Si era lo suficientemente bueno para Irak, ¿por qué no habría de ser lo suficientemente bueno para Siria?". No importa el hecho de que la guerra de EE.UU. en Irak haya sido uno de los grandes crímenes contra la humanidad en las últimas décadas, una guerra imperialista al desnudo que no luchó por los kurdos sino con fines de lucro, objetivos geopolíticos y estratégicos. No importa el hecho de que los últimos ataques de Obama en Irak tenían poco que ver con la minoría yazidi, y mucho que ver con efectuar un cambio de régimen en contra de Maliki y la reafirmación de la influencia estadounidense en un país que se había estado desplazando rápidamente hacia la esfera de influencia de Irán.

The Guardian  publicó un artículo de opinión sobre todo este tema. El autor plantea la siguiente pregunta: "¿Por qué Estados Unidos se apresura a proteger a los kurdos en Irak - cuando los combatientes de ISIS comenzaron a avanzar hacia Irbil y embarcarse en un alboroto genocida contra los minorías religiosas yazidis de habla kurda - pero hacen poco para salvar a los kurdos sirios en Kobani de la misma amenaza?". Hay un engaño, o por lo menos una equivalencia claramente deshonesta entre los dos hechos, implícita en esta pregunta. Es decir, que la intervención en ambos casos pretende realmente alcanzar el objetivo declarado públicamente. No lo es. Muy por el contrario, tal preocupación humanitaria no es más que el pretexto por el cual Estados Unidos-OTAN-GCC es capaz de llevar a cabo su opción militar para efectuar el cambio de régimen en un país que ha resistido tenazmente por tres años y medio.

El artículo en The Guardian, al igual que casi todos los artículos pro-intervención escritos sobre Siria e ISIS traiciona ya sea por ignorancia o más probablemente por aprobación tácita, la agresión militar contra Siria. Los que han estado siguiendo el conflicto de Siria desde 2011 saben perfectamente que lo que estamos presenciando no es un nuevo desarrollo, sino más bien un reajuste de la estrategia de propaganda, un replanteamiento de la cuestión de "Abajo el dictador brutal" a "abajo con ISIS. "Esta es la nueva narrativa falsa con la que se presenta al mundo. Porque tú debes elegir en apoyar la incursión militar en Siria sin ningún tipo de coordinación con el gobierno legalmente reconocido en Damasco, o apoyar a ISIS y la masacre de los kurdos sirios. Se trata de un uso inteligente de la propaganda, no un examen honesto de la realidad material que está ocurriendo.

La responsabilidad de lo que sucede en Kobani debe colocarse a los pies de los verdaderos autores: ISIS y sus mecenas y patrocinadores en Ankara, Riad, Doha y Washington. 


Eric Draitser es analista geopolítico independiente con sede en la ciudad de Nueva York, es el fundador de StopImperialism.org y columnista de opinión para RT, en exclusiva para la revista en línea  "Nueva Perspectiva del Este" .
Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER