Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

16 oct. 2014

Irán y la guerra de poder en el Kurdistán

En medio de la guerra contra el ISIS (Estado islámico) que ahora tiene lugar en Irak y Siria, un posible cambio de alianzas que puedan alterar fundamentalmente el equilibrio de poder en la región se está produciendo, y nadie parece haberse dado cuenta. En concreto, la floreciente relación entre la República Islámica de Irán y la región semiautónoma del Kurdistán del Norte de Irak tiene el potencial de rehacer el paisaje político de Oriente Medio. Naturalmente, esta evolución es parte de una táctica geopolítica más amplia por parte de Irán, y que tendrá ramificaciones significativas para todos los actores regionales. Sin embargo, es Turquía, las monarquías del Golfo e Israel las que potencialmente tienen más que perder con tal desarrollo.

Mientras que Irán ha tenido disputas de larga data con elementos de su propia minoría kurda, ha tomado la iniciativa en ayudar a los kurdos iraquíes en su guerra contra los combatientes extremistas leales a ISIS. Como el presidente kurdo Massud Barzani explicó a finales de agosto, "La República Islámica de Irán fue el primer estado que nos ayudó ... y nos proporcionó armas y equipo”. Este hecho, unido a las denuncias plausibles, aunque sin confirmar, de la participación militar iraní sobre el terreno en Iraq kurdo, demuestra claramente la alta prioridad que Teherán le ha dado a la cooperación con el gobierno de Barzani y el pueblo kurdo en la lucha contra los militantes saudíes y qataríes que respaldan a ISIS. La pregunta es, ¿por qué? ¿Qué es lo que Irán espera obtener de su participación en esta lucha? ¿Quién pierde? Y ¿cómo podría cambiar la región?

La Ecuación de Irán

Mientras que muchas cejas se han levantado con la participación iraní en el lado de los kurdos en la lucha contra el ISIS, tal vez no debería ser una gran sorpresa. Teherán ha estado constantemente apuntalando sus relaciones con Erbil, tanto de un auténtico deseo de formar una alianza, como contramedida contra el derrocamiento de su aliado y socio, el ex primer ministro iraquí Nouri al-Maliki.

Desde que la guerra de EE.UU. contra Irak comenzara en 2003, y sobre todo después de que las tropas estadounidenses se retiraran en 2011, Irán se había posicionado como un actor clave, y en cierto modo dominante, en Irak. No sólo tuvo una influencia significativa con Maliki y su gobierno, sino que también vio en Irak una oportunidad para romper el aislamiento impuesto sobre él por los EE.UU., la UE e Israel a causa de su disputado programa nuclear. Para Irán, Irak bajo Maliki era un puente tanto físico (que vincularía a Irán con sus aliados en Siria y el sur de Líbano) y políticamente (que actuaba como intermediario con Occidente en las negociaciones). Además, el Irak de Maliki iba a ser la pieza clave de una nueva estrategia económica que incluía la propuesta del gasoducto Irán-Irak-Siria , un proyecto que habría proporcionado a Irán acceso por tierra al mercado energético europeo, permitiendo así que la República Islámica superara a Qatar como exportador dominante de gas de la región a Europa.

Además, Irak fue en muchos sentidos la línea del frente en la lucha continua de Irán contra los grupos terroristas apoyados por Occidente, el más infame de los cuales es el Mujahideen-e-Khalq (MEK). Fue el gobierno de Maliki que clausuró el campo de Ashraf , la notoria base de la que el MEK operaba en la realización de su continua guerra de terror contra Irán. Por supuesto, es un secreto que MEK es el niño mimado de creación neocon.

Visto de esta manera, Irak era a la vez una necesidad económica y política para Irán, que no podría ser simplemente dejada caer en la órbita de Washington. Y así, con la aparición de ISIS, y el posterior derrocamiento del gobierno de Maliki por presiones detrás de la escena y una amplia campaña de propaganda que lo retrató como un dictador brutal a la par con Saddam Hussein, Irán claramente vio necesario recalcular su estrategia. Sabiendo que no podía confiar en el nuevo gobierno en Bagdad, que fue más o menos elegido a dedo por los EE.UU., Teherán vio claramente una nueva oportunidad en el Kurdistán.

¿Por qué el Kurdistán?

Mientras que los imperativos de Irán a participar en Iraq son claros, la cuestión sigue siendo por qué específicamente Kurdistán ofrece tanto a Teherán en términos de necesidad estratégica y proyección de poder geopolítico. Para entender el motivo de Irán, hay que examinar cómo los kurdos y el Kurdistán encajan en las relaciones nacionales e internacionales de Irán.

En primer lugar está el hecho de que Irán, como Irak, Siria y Turquía, es el hogar de una considerable minoría kurda, que siempre ha sido manipulada por los EE.UU. e Israel, y se utiliza como un peón en el juego de ajedrez geopolítico con la República Islámica. Con el caos en Irak y Siria, y la continua opresión y la marginación de la minoría kurda en Turquía, parece que un Kurdistán independiente, uno que podría alterar fundamentalmente el mapa de la región, se está convirtiendo en una posibilidad cada vez más viable. Así, con el fin de evitar cualquier posible desestabilización de Irán y su gobierno de los kurdos, Teherán parece haber iniciado el proceso de aliarse con, en lugar de alinearse en contra de los intereses kurdos en Irak. Probablemente, Irán ve en esta alianza un tácito, si no abiertamente, acuerdo que cualquier independencia kurda no se utilizará como un arma contra Teherán.

En segundo lugar, al ponerse de parte del gobierno de Barzani  con el suministro de material y apoyo táctico, Irán está compitiendo con claridad la posición frente a sus rivales regionales. Por un lado, Irán reconoce la amenaza que representan los miembros de la OTAN (léase Turquía), cuyo gobierno, liderado por Erdogan y Davutoglu, ha estado íntimamente involucrado en la guerra contra Siria, el armamento y financiación de ISIS y los otros grupos terroristas en el interior del país. Mientras que Ankara ha proclamadopúblicamente su negativa a participar en una acción militar en Siria, sus acciones han demostrado lo contrario. De acoger terroristas a proporcionar un espacio para la CIA y otras agencias de inteligencia implicados en fomentar la guerra civil en Siria, Turquía ha demostrado ser esencial para el intento de Estados Unidos-OTAN-CCG para lograr un cambio de régimen.

Está, por supuesto, no hay que olvidarse lo que Turquía ha hecho y sigue haciendo a la etnia kurda. No sólo tiene emprendida una guerra que dura décadas contra el Partido de los Trabajadores Kurdos (PKK), sino que se ha tratado a su minoría kurda como ciudadanos de segunda clase. Y a día de hoy, el papel central que Erdogan, Davutoglu & Co. han desempeñado en el fomento de la guerra en Siria, permitiendo que los terroristas de ISIS masacren aún más kurdos. Por lo tanto, no debería ser ninguna sorpresa que muchos kurdos vean a Turquía y no a Siria o Irán, como la gran amenaza y enemigo de su pueblo. Y así, Irán entra en el vacío, ofreciendo a los kurdos no sólo materiales, sino apoyo político y diplomático.

Desde la perspectiva de Teherán, Turquía sigue siendo el representante de la agenda de Estados Unidos-OTAN-CCG; Ankara ha jugado un papel clave en el bloqueo de desarrollo económico de Irán, en particular en lo que respecta a las exportaciones de energía. Hay que recordar que Turquía es uno de los principales jugadores en la carrera energética del Caspio, que proporciona las rutas de los oleoductos necesarios tanto para el TANAP (Trans-Anatolian Pipeline) y el proyecto de gasoducto Nabucco West, entre otras. Estos proyectos son apoyados por los EE.UU. entrando en directa competencia tanto con el South Stream ruso (un gasoducto que llevaría gas ruso a Europa del Sur) como con el gasoducto Irán-Irak-Siria propuesto. Esencialmente, Turquía debe ser entendida como una pieza de ajedrez de gran alcance usada para bloquear movimientos iraníes hacia la independencia económica y la hegemonía regional.

Las aperturas iraníes hacia los kurdos y la participación en la lucha contra ISIS en general, también deben ser interpretados como un choque contra otros rivales regionales de Irán como Arabia Saudita y Qatar. Ambos países se han implicado en la organización y la financiación de muchos de los grupos terroristas y redes que ahora operan bajo la bandera de "ISIS", usándolos como proxies para romper el "Eje de Resistencia", que incluye a Hezbolá y el Partido Baath de Siria e Irán.

Los intereses económicos y políticos de Arabia Saudita y Qatar, más específicamente las familias gobernantes de esos países, son evidentes; para mantener su control del poder sólo es posible conservando el dominio sobre el comercio de energía. En Irán, las monarquías del golfo ven una nación poderosa, rica en recursos que, dada la oportunidad de desarrollarse económicamente, probablemente los desplacen como líderes regionales. Y por eso, naturalmente, deben activar sus redes yihadistas para privar a Irán de sus dos aliados estratégicos en Irak y Siria, cortando de este modo el vínculo con Hezbolá y romper el arco de dominación Shia. Es la política básica de poder, sólo que ahora los kurdos están pagando con sus vidas por las mezquinas aspiraciones de los monarcas del Golfo.

Por último, el interés iraní en el Kurdistán representa una nueva fase de la guerra de poder de larga data entre Irán e Israel. No es ningún secreto que, como se mencionó anteriormente, ciertas facciones y organizaciones kurdas estado durante mucho tiempo muy cerca de Tel Aviv. De hecho, la relación de décadas entre los dos es una de las razones principales del consentimiento kurdo a los diseños occidentales contra Irak e Irán. Como blogger pro-israelí y "savant prodigioso" autoproclamado Daniel Bart escribió :

Hubo una cooperación muy estrecha entre Israel y el KDP entre los años 1965-1975. Durante la mayor parte de ese tiempo,por lo general hubo unos 20 especialistas militares estacionados en un lugar secreto en el sur de Kurdistán. Rehavam Zeevi y Moshe Dayan se encontraban entre los generales israelíes que sirvieron en el Kurdistán ... Los israelíes entrenaron al gran ejército kurdo de Mustafa Barzani  e incluso llevaron tropas kurdas en batalla ... La cooperación "secreta" entre el Kurdistán e Israel está principalmente en dos campos. La primera, en la cooperación de inteligencia y esto es apenas notable poque la mitad del mundo, incluyendo muchos estados musulmanes, tienen este tipo de relaciones con Israel. La segunda es la influencia en Washington. 

Bart, basándose en el trabajo del autor e investigador israelí Shlomo Nakdimón, es bastante correcto en señalar los lazos que la inteligencia israelí, incluyendo algunos de los lazos (o infames, dependiendo de la perspectiva de cada uno) con líderes israelíes, han tenido con el liderazgo kurdo durante más de medio siglo. Aunque la evidencia documentada es escasa, los que siguen de cerca la relación en general creen que el nivel de cooperación entre Tel Aviv y Erbil se ha incrementado dramáticamente, especialmente desde la invasión estadounidense de Irak en 2003. De hecho, Israel probablemente tiene agentes secretos y agentes de inteligencia en suelo del Kurdistán. Esto seguramente no es secreto para los iraníes que están convencidos (y probablemente acertados) de que muchos de los asesinatos, atentados y otros actos terroristas perpetrados por Israel se han planificado y organizado desde el territorio kurdo.

Esa forma de pensar es respaldada por el periodismo de investigación del periodista ganador del premio Pulitzer Seymour Hersh, que señaló en 2004 :

"Los israelíes han tenido vínculos con los clanes Talibani y Barzani [en] Kurdistán y hay muchos Judios kurdos que emigraron a Israel y todavía hay un montón de conexión. Pero en algún momento antes del final del año [2004], y yo no tengo claro exactamente cuando, ciertamente yo diría que unos seis a ocho meses atrás, Israel comenzó a trabajar con algunos comandos kurdos entrenados, aparentemente la idea de los israelíes era –algunos comandantes de las unidades de élite israelíes, unidades contra-terroristas o terroristas, dependiendo de su punto de vista, comenzaron a trabajar - conseguir poner a los kurdos al día".
Los líderes de Irán han sido muy conscientes de la presencia de las Fuerzas Especiales israelíes y de inteligencia sobre el terreno en el Kurdistán, a sabiendas de que en última instancia es Teherán quien está en el punto de mira. Y así, Irán ha tomado claramente esta breve ventana como una oportunidad para afirmar su propia influencia en el Kurdistán, insertándose en lo que había sido, hasta ahora, dominio de los israelíes. Queda por ver cómo Tel Aviv responderá.

Mientras el mundo observa con terror el avance continuo de ISIS en Irak y Siria, hay otra historia en desarrollo. Es la historia de antiguos enemigos y de cómo han acercado cada vez más el terrorismo y la guerra de poder, mientras se expone ante el mundo la traición de los gobiernos, antaño vistos como aliados. Es la historia de alianzas cambiantes como las arenas del desierto. Pero en esta historia, el próximo capítulo aún no se ha escrito.

Artículo original de Eric Draitser
Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER