Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

14 oct. 2014

FMI y Banco Mundial : Nubes de Tormenta sobre la Economia Mundial

La reunión anual del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial concluyó en Washington el fin de semana en medio de una pronunciada crisis económica y financiera, sin perspectivas de una recuperación en la economía mundial.

La zona euro parece que va a entrar en su tercera recesión desde que estallara en 2008 la crisis financiera mundial y se teme que las políticas perseguidas por los principales bancos centrales del mundo están creando las condiciones para otro accidente.

La celebración de la reunión del FMI y del Banco Mundial vino después de haberse publicado los datos que muestran que Alemania podría estar entrando en una recesión. La producción industrial cayó un 4 por ciento a partir de julio, la mayor caída desde enero de 2009. Los nuevos pedidos de septiembre cayeron a su ritmo más rápido desde 2009, según una encuesta de gerentes de compras. La producción de bienes de inversión cayó un 8,8 por ciento en agosto, los bienes intermedios bajaron un 1,9 por ciento, los bienes de consumo cayeron un 0,4 por ciento, y la construcción se redujo en un 2 por ciento. Sólo la producción de energía aumentó, en un 0,3 por ciento.

El FMI redujo su pronóstico de crecimiento de Alemania para 2014 desde 1,9 hasta 1,4 por ciento y rebajó su pronóstico de 2015 1,7-1,5 por ciento. Incluso estas predicciones es probable que sean demasiado optimistas, ya que la economía de Alemania se contrajo en el segundo trimestre de este año. Alemania, que depende en gran medida de las exportaciones, está siendo golpeada por el estancamiento en Europa, así como la recesión en Brasil, otro mercado clave, y la marcada desaceleración del crecimiento chino.

La recesión mundial, junto con una creciente incertidumbre sobre la dirección de las políticas de los bancos centrales y el aumento de las tensiones geopolíticas en Ucrania y el Medio Oriente están creando condiciones de volatilidad en los mercados financieros.

Wall Street abrió esta semana con el índice S & P 500 experimentando su peor derrota de tres días desde 2011, liderado por las caídas en las acciones de las aerolíneas, como consecuencia de la crisis del Ébola y la disminución de las reservas de energía ya que el precio del petróleo llegó a su punto más bajo en cuatro años. Las pérdidas del lunes se produjeron después de una semana en la cual 1,5 billones de dólares fueron borrados del valor de la renta variable mundial.

Larry Elliott, corresponsal de economía de The  Guardián, resumió la atmósfera en la reunión del FMI:

"La reunión anual del Fondo era como una reunión de diplomáticos internacionales en la Sociedad de Naciones en 1930. Los asistentes estaban desesperados por evitar otra guerra, pero no estaban seguros de cómo hacerlo. Ellos ven a las fuerzas oscuras, pero carecen de las armas o la voluntad para hacerlas frente de manera efectiva ".

Elliott señaló que el FMI y los banqueros centrales son muy conscientes de que inyectar dinero en el sistema financiero ni ha impulsado la economía real a través de la inversión ni ampliado el aumento de la producción, sino que sólo condujo a un aumento en los riesgos financieros. Al mismo tiempo, temen que el levantamiento de las tasas de interés para frenar la especulación empujará sus economías en la recesión, por lo que "cruzar los dedos y esperar es lo mejor". El FMI, continuó, sabe que algo está pasando "muy malo en Europa , pero era incapaz de hacer nada al respecto ".

Una clara evidencia proporcionada en la reunión fue las fuertes caídas en los precios de las materias primas. Los precios del petróleo se informa que están en "caída libre", con referencia al crudo Brent, cayó un 24 por ciento desde mediados de año. La Agencia Internacional de la Energía dice que los precios del petróleo han sido "abrumados por la abundancia de suministros" y por el debilitamiento de la demanda.

El precio del mineral de hierro, un indicador clave de la inversión debido al papel del acero en la construcción, se ha reducido en un 41 por ciento este año a su nivel más bajo en cinco años. El índice Bloomberg de metales industriales ha bajado un 37 por ciento con respecto a su punto más alto después de la crisis financiera y el 50 por ciento con respecto a los niveles alcanzados en 2007.

Los precios de los productos agrícolas, otro indicador clave, están también muy por debajo. Los precios del maíz están un 22 por ciento más bajos que en junio, el trigo se ha reducido en un 16 por ciento durante el mismo período, y los precios de la soja han caído un 28 por ciento a su nivel más bajo en cuatro años.

La continua caída se ve agravada por la incertidumbre y la confusión en los mercados financieros. La semana pasada, la Junta de la Reserva Federal de Estados Unidos publicó las minutas de la reunión de septiembre de su comité de elaboración de políticas, que revela que "algunos participantes expresaron su preocupación por el persistente déficit de crecimiento económico y la inflación en la zona euro que podría llevar a una mayor apreciación del dólar y tener efectos adversos sobre el sector externo de Estados Unidos". El vice-presidente de la Fed, Stanley Fisher, ha dicho que el banco central vigilará el impacto de la fortaleza del dólar en el nivel de la demanda global de bienes y servicios estadounidenses.

El riesgo de que los resultados sean turbulentos viene del hecho de que mientras que la Fed está ostensiblemente, en un poco definido nuevo camino a tasas más altas, el Banco Central Europeo (BCE) y el Banco de Japón están presionando las tasas hacia abajo. Esto crea las condiciones para las llamadas operaciones de carry trade, donde los inversores se endeudan a tasas más bajas en los mercados internacionales y luego invierten en activos estadounidenses, elevando el valor del dólar y afectando las exportaciones estadounidenses.

La incertidumbre sobre la dirección de la política de la Fed ha contribuido a un fuerte aumento en el índice de volatilidad VIX, que mide los movimientos en los mercados de acciones de Estados Unidos. Se ha incrementado en un 21 por ciento durante la semana pasada, después de meses de lo que fue descrito como "extraña calma."

Los problemas en los mercados financieros se ven exacerbados por las diferencias en las políticas de las grandes potencias económicas, que surgieron a la luz pública en un seminario organizado durante la reunión del FMI. Centrando su fuego en Alemania, el ex secretario del Tesoro de Estados Unidos, Lawrence Summers, quien advirtió el año pasado de la perspectiva de "estancamiento secular" para la economía mundial, criticó el “triste” desempeño económico de Europa, comparándolo con las dos largas décadas de estancamiento en Japón y con la Gran Depresión de la década de 1930.

El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble contraatacó, desestimando la sugerencia de que la crisis fuera resultado de fallas en las políticas europeas. "América fue la causa de la crisis, para ser sincero", dijo.

Los EE.UU., así como el FMI y el BCE quieren extender su programa de compra de activos a la compra de bonos gubernamentales con el fin de aumentar el estímulo financiero. Pero el presidente del BCE, Mario Draghi, ha dicho que el BCE está cerca del límite de lo que puede hacer. En 2012, Draghi logró evitar una crisis financiera originada en España, Grecia, Portugal y otros países de la zona euro altamente endeudados, al declarar que el BCE haría "lo que fuera necesario."

Seis años de intervenciones de los bancos centrales han demostrado, sin embargo, que las inyecciones de dinero no pueden provocar un aumento de la inversión y la producción en la economía real, que es donde la crisis se centra ahora. Los únicos beneficiarios son los bancos, casas financieras y los especuladores ultra-ricos.

Por otra parte, existen profundas divisiones en el propio BCE. Representantes alemanes ya han votado en contra de la actual ronda de compras de activos y están determinados a oponerse a cualquier movimiento del banco central para comprar bonos del gobierno y ampliar la flexibilización cuantitativa.


Las discusiones del FMI presentaron un cuadro de una clase dominante en desorden. Dividido sobre qué hacer y no pudo avanzar un programa para promover algo remotamente parecido a una recuperación económica. Las élites gobernantes son muy conscientes de que están sentados sobre un barril de pólvora. Ellos están unidos sólo por el temor de que el empeoramiento de la desigualdad en las condiciones sociales y la profundización producida por la ruptura del orden económico pueden provocar una explosión de luchas sociales desde abajo.

Artículo original: Nick Beams
Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER