Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

24 mar. 2017

El Término "Teoría de la Conspiración" Como Arma Contra el Análisis Crítico

CIA conjugando adjetivos
Publicado por primera vez por Global Research en 2013, este pionero análisis por el profesor James Tracy muestra cómo el término “teoría de la conspiración” se utiliza para etiquetar el análisis crítico y puntos de vista diferentes.

“Teoría de la conspiración” es un término que a la vez provoca temor y ansiedad en los corazones de la mayoría de cada figura pública, en particular de periodistas y académicos. Desde los años 1960 la etiqueta se ha convertido en un dispositivo disciplinario que ha sido abrumadoramente eficaz en la definición de los límites de ciertos eventos debatidos. Especialmente en los Estados Unidos plantea dudas legítimas sobre las dudosas narrativas oficiales destinadas a informar a la opinión pública (y por lo tanto la política pública) siendo un crimen importante al pensamiento que debe ser cauterizado de la psique pública a toda costa.

Las fuertes connotaciones negativas sobre la teoría de la conspiración se pueden remontar al conocido ametrallamiento del historiador liberal Richard Hofstadter hacia la “nueva derecha”. Sin embargo, fue la Agencia Central de Inteligencia la que probablemente jugó el papel más importante en la eficacia de la “militarización” del término. En la oleada de escepticismo público hacia las conclusiones de la Comisión Warren sobre el asesinato del presidente John F. Kennedy, la CIA envió una directiva detallada a todas sus oficinas. Titulado “ La lucha contra la crítica del informe de la Comisión Warren ”, este envío jugó un papel definitivo en la toma de la “teoría de la conspiración” como un arma para ser usada contra casi cualquier individuo o grupo que cuestionaba los programas y las actividades cada vez más clandestinos del gobierno.

Este importante memorando y sus amplias implicaciones para la política estadounidense y el discurso público se detallan en un libro de próxima publicación por el politólogo Lance de-Haven-Smith de la Universidad del Estado de Florida, Teoría de la conspiración en América . El Dr. de-Haven-Smith ideó los  crímenes de estado contra la democracia, concepto para interpretar y explicar la potencial complicidad del gobierno en eventos tales como el incidente del Golfo de Tonkin, los asesinatos de importantes políticos de la década de 1960, y el 9/11.

“El Documento de la CIA 1035-960 ” (publicado gracias a una petición de información del New York Times con respecto al reporte de la Comisión Warren, el polémico informe sobre el asesinato de John F. Kennedy) permite observar el nacimiento de una serie de técnicas empleadas por las agencias de gobierno y medios de comunicación para desacreditar sistemáticamente a sus críticos.

En este punto de la historia, un "teórico de la conspiración" es simplemente aquel que no ha sido convencido de la hipótesis del "tirador solitario" en el caso Kennedy, mucho antes de que la teoría de conspiración fuera una etiqueta aplicada a otro tipo de inconsistencias en el manejo de la información (especialmente la que involucra al gobierno en temas como vida extraterrestre o caídas en la bolsa de valores). La conspiración-en-sí, la madre de todas las conspiraciones, consiste en cualquier teoría que ligue al gobierno de Estados Unidos con el asesinato de JFK; de su carácter siempre inconcluso nace el apelativo "teoría" como término peyorativo, que resta seriedad a los críticos.

Las técnicas tienen la finalidad de "contrarrestar y desacreditar los alegatos de los teóricos de la conspiración, de manera que se inhiba la circulación de tales alegatos en otros países", y consisten en un básico y frontal juego de hipocresía legitimada institucionalmente, como acercarse a editores de periódicos y personas influyentes para recordarles la integridad de la Comisión Warren. También se detallan maneras de colocar argumentos que desprestigien a los críticos sugiriendo vínculos comunistas, algo así como el enemigo ideológico por excelencia a mediados del siglo XX (lo que serían los yihadistas hoy, tal vez.)

  • Ninguna evidencia significativa ha aparecido que la Comisión [Warren] no haya considerado.
  • Los críticos a menudo exageran el valor de elementos particulares, ignorando otros.
  • Una conspiración de la escala a menudo sugerida, sería imposible de mantener oculta en Estados Unidos.
  • Los críticos siempre han padecido de una especie de orgullo intelectual: se les ocurre alguna idea y se enamoran de ella.
  • [Lee Harvey] Oswald no hubiera sido un candidato a co-conspirador adecuado para ninguna persona sensible.
  • Acusaciones tan vagas como que "más de 10 personas han muerto de manera misteriosa" [durante la investigación de la Comisión Warren] siempre pueden explicarse de forma natural, por ejemplo: los individuos involucrados han muerto sobre todo por causas naturales.
Hoy más que nunca personalidades de los medios de comunicación y comentaristas ocupan posiciones de poder para iniciar las actividades de propaganda muy parecidas a las establecidas en el documento 1035-960 en contra de cualquier persona que pudiera cuestionar las narrativas autorizadas por el estado sobre controvertidos sucesos y mal entendidos. De hecho, los motivos y métodos englobados en el documento han sido adoptadas totalmente por los trabajadores intelectuales y su práctica mediante los medios de comunicación; la aceptación pública casi uniforme de las causas oficiales relativas a eventos no resueltos, como el atentado del edificio federal Murrahen en Oklahoma City, el 11-S, y más recientemente, la matanza de la Escuela Primaria de Sandy Hook, está en gran parte garantizada.

El efecto sobre la investigación académica y periodística, en situaciones ambiguas e inexplicables de una investigación pública, que pueden a su vez movilizar a una consulta pública, debate y tomar acciones podría ser de gran alcance. Basta con mirar a la policía estatal y el aumento de la evisceración de las libertades civiles y protecciones constitucionales como evidencia de cómo este conjunto de tácticas de intimidación sutiles y engañosas ha gravado profundamente el potencial para una futura autodeterminación independiente y autonomía ciudadana.

Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER