Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

30 mar. 2017

Reunión entre Rouhani y Putin: Un Paso Para Un Mundo Multipolar

Rouhani y Putin conjugandoadjetivos

La importancia de la visita del presidente de Irán, Hassan Rouhani a Rusia los días 27 y 28 de marzo va más allá de la relación bilateral. Irán es uno de los principales actores en Siria e Irak. Tiene un lugar importante en los planes geopolíticos del presidente de Estados Unidos Donald Trump. Su relación con Rusia es un factor importante de la política internacional. El futuro de todo el Oriente Medio depende en gran medida de lo que Rusia e Irán hagan y la eficacia con que coordinan sus actividades.

A menos de dos meses que quedan para las elecciones presidenciales en Irán, la carrera presidencial comienza formalmente el 17 de abril, y Rouhani tiene una buena oportunidad de ganar. Es cierto que la política exterior del país a nivel estratégico se define por el líder supremo de Irán, Ayatollah Ali Jamenei, pero la rama ejecutiva del gobierno encabezado por el presidente la implementa. El líder espiritual no visita otros países, pero el presidente ruso Vladimir Putin se reunió con él en Teherán el año pasado - la segunda vez en los últimos 17 años.

Esta fue la primera visita oficial de Rouhani a Rusia y la primera vez que él y Putin se reunieron en un marco bilateral. El viaje tuvo lugar en un contexto de  creciente asociación ya que ambos países se han convertido en fuerzas principales del proceso de Astaná que hizo a Irán, Rusia y Turquía garantes del cese del fuego en Siria.

Es cierto que la cooperación en Siria es de suma importancia, pero no es el único motivo, Rusia e Irán tendrán que unirse en un intento de resolver el conflicto en Afganistán. Como una superpotencia regional, Irán va a ganar mucho mediante la coordinación de actividades con Rusia en este país después de la retirada de Estados Unidos que parece ser inevitable. Dicha cooperación se convertiría en un factor que cambia el juego con consecuencias de largo alcance para la región desde el Mediterráneo hasta Pakistán.

El triángulo emergente, Rusia, Irán y Turquía, si se convierte en una alianza, podría cambiar la región. Se alcanzó un alto el fuego en Siria como resultado del proceso de Astaná dirigido por los «tres grandes» reduciendo la influencia de los EE.UU., el Reino Unido y Francia. Los estados vecinos van a ver que el progreso puede lograrse sin los jugadores «tradicionales» que representa Occidente.

Rusia es el país que puede desacreditar el mito de que el Oriente Medio se ve amenazado por una «amenaza chiíta» que emana de Teherán. Puede utilizar sus relaciones estrechas y amistosas con estados sunitas - Egipto, Jordania, los EAU y, tal vez, Arabia Saudí - para jugar el papel estabilizador de mediador entre los chiítas y sunitas. Rusia tiene una posición única para actuar como intermediario entre Irán e Israel - algo que nadie más puede hacer.

Que va a tomar años para curar las heridas y mitigar las contradicciones entre chiíes y suníes en el Líbano, Siria e Irak es indudable. Hoy en día, Occidente no goza de la influencia que tuvo una vez allí. Las fronteras trazadas por los países occidentales han provocado numerosos conflictos; las intervenciones militares directas les ha hecho perder la confianza y el apoyo. Dadas las circunstancias, Rusia no es exactamente un actor exterior. Moscú necesita la paz y la estabilidad en la región. Este objetivo se puede lograr en conjunto con Turquía e Irán. Irak y Siria pueden unirse al trío después de superar los resultados devastadores de las guerras. Esto hace que la cooperación con Teherán un tema de suma importancia para Rusia.

La relación bilateral va a ser reforzada por los proyectos económicos a gran escala.
A pesar de la importancia de las cuestiones de política exterior, sobre todo las conversaciones  se centraron  en las perspectivas para profundizar el comercio, la cooperación económica y la inversión, incluyendo grandes proyectos conjuntos de infraestructura de energía y transporte. Se firmaron más de diez importantes acuerdos comerciales y económicos durante la visita.

Las exportaciones a Irán se sitúan en sólo alrededor del 1 por ciento del comercio exterior de Rusia, pero un superávit comercial y la existencia de un gran mercado para los productos manufacturados rusos hacen a Irán un socio importante. El comercio bilateral creció un 60 por ciento de 1.2 mil millones de dólares en 2015 a casi 2 mil millones en 2016.

La  reanudación de las entregas de armas  y participación en proyectos de infraestructura financiados por préstamos rusos han dado lugar a la duplicación de las exportaciones de productos no energéticos de Rusia a Irán. El primer lote de sistemas de defensa aérea S-300  fue entregado  en abril el 2016.

Rusia ha acordado proveer a Irán con un préstamo de 2.2 mil millones para proyectos de infraestructura que involucran a compañías rusas. Está prevista la construcción de una planta de energía y reformar otra en Irán en un contrato por valor de varios miles de millones. En virtud de un acuerdo firmado entre las dos partes, los rusos mejorarán la eficiencia de la central de la provincia de Juzestán Ramin a 50-55% desde el 36% actual. Otra empresa rusa va a construir una planta de energía de 1.400 megavatios en la ciudad iraní de Bandar Abbas, en la provincia de Hormuzgan. El fabricante de camiones ruso Kamaz planea exportar 300 camiones en 2017, GAZ  firmó  un memorando con las autoridades iraníes para el suministro de 900 autobuses.

El papel de Rusia en el acuerdo nuclear de Irán, la cooperación en Siria y la lealtad a la política de acercamiento declarada por el presidente Putin proporcionan una amplia evidencia del deseo de Moscú de impulsar las relaciones bilaterales.

Un importante evento que tendrá lugar este año va a dar un impulso al desarrollo de las relaciones Rusia-Irán. Se espera que Teherán se converta en un miembro de pleno derecho de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS) este mes de junio. Irán también tiene interés expresado en la firma de un acuerdo comercial con la Unión Euroasiática.

Rusia e Irán están unidos por objetivos e intereses comunes. El desarrollo de las relaciones entre las dos grandes potencias es una contribución importante en la creación de polos alternativos de poder que podría cambiar el mundo para mejor.
Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER