Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

2 mar. 2017

EE.UU., Criema y los peligros de la hipocresía

ee.uu crimea y la hipocresia conjugando adjetivos
La administración Trump sigue la política de su predecesor respecto a la cuestión de Crimea. El embajador de Estados Unidos Nikki Haley es el último que lo ha confirmado oficialmente. En un discurso pronunciado el 2 de febrero, Haley hizo hincapié en que Estados Unidos pretende mantener las sanciones económicas contra Rusia hasta que Moscú devuelva la península a Ucrania. "Crimea es una parte de Ucrania", afirmó sin rodeos. Asimismo, reiteró la firme posición de Washington en declaraciones al Consejo de Seguridad de la ONU el 21 de febrero.

Esa postura es casi idéntica a la política de la administración Obama. El ex secretario de Estado, John Kerry, criticó la acción de Rusia desde el principio . "No se puede tener un mismo comportamiento en el siglo XXI  de uno del siglo XIX invadiendo otro país con pretextos completamente inventados. "Rusia está violando la soberanía de Ucrania. Rusia está violando sus obligaciones internacionales".

Numerosos funcionarios de Estados Unidos durante décadas han insistido en que los cambios territoriales logrados mediante la fuerza militar son ilegítimos, y que Washington no va a tolerar este tipo de comportamiento. Crimea es simplemente la última aplicación de esa política. George HW Bush tomó una postura inflexible con respecto a la invasión y ocupación de Kuwait por Irak, y al contrario que las administraciones de Obama y Trump, incluso libró una guerra para revertir el resultado. Al hablar en una sesión conjunta del Congreso para justificar la entrada de EE.UU en la guerra del Golfo Pérsico, afirmó : "Un régimen títere impuesto desde el exterior es inaceptable. La adquisición de territorio por la fuerza es inaceptable".

Sin embargo, la posición de Washington en relación con comportamientos similares de aliados de Estados Unidos es muy diferente. Uno se podría preguntar, por ejemplo, cuándo Estados Unidos va a exigir que Israel devuelva los Altos del Golán a Siria. Israel tomó esa zona durante la Guerra de los Seis Días en 1967, un conflicto que Israel inició como una medida preventiva porque Siria y Egipto parecían estar haciendo los preparativos para un ataque contra el estado judío. Tel Aviv tiene razones de seguridad sólidas para desear conservar los Altos del Golán. Emplazamientos de artillería sirios han amenazado repetidamente las comunidades israelíes del valle limítrofe.

Sin embargo, es un caso indiscutible de un ajuste territorial logrado a través de la fuerza militar, y más tarde la anexión del territorio de Tel Aviv confirma que nunca será devuelto a Siria. Sin embargo, en marcado contraste con la política estadounidense con respecto a Crimea, Washington nunca impuso sanciones a Israel. Por el contrario, las relaciones bilaterales se han vuelto extremadamente más estrecha en los años intermedios.

De igual forma, existe una doble vara de medir por parte de los Estados Unidos con respecto a la invasión de Turquía y la incautación del norte de Chipre en 1974. En ese episodio, incluso una fuerte justificación de seguridad era deficiente. Ankara utilizó incidentes aislados de violencia grecochipriota contra turcochipriotas como pretexto para ocupar un 37 por ciento del país. Aunque inicialmente Washington impuso sanciones leves a Turquía por su agresión, esas medidas fueron rápidamente anuladas y olvidadas. Turquía procedió a establecer la, títere, República Turca del Norte de Chipre. La falta de soberanía significativa de esa entidad se puso de relieve cuando Ankara orquestó el éxodo de más de cien mil colonos de la parte continental de Turquía para consolidar la ocupación.

Uno podría preguntarse por qué las acciones de Rusia en Crimea han sido mucho peores que los episodios anteriores que justifiquen la imposición de duras sanciones. A pesar de la seguridad lógica de Moscú para la anexión no fue tan fuerte como la situación de Israel con respecto a los Altos del Golán, estaba lejos de ser insignificante. Con el surgimiento de un régimen anti-ruso firmemente en Ucrania, el Kremlin tenía razones para temer por el futuro de su base naval en Sebastopol. Por otra parte, las autoridades rusas estaban muy molestas con el apoyo sin matices de Estados Unidos y Europa hacia los manifestantes en Kiev que habían derrocado al elegido democráticamente, presidente pro-ruso Viktor Yanukovich dos años antes de la expiración de su mandato.

Por otra parte, los rusos señalan que Crimea fue parte de Rusia desde la década de 1780 hasta 1954 , cuando el líder soviético Nikita Khrushchev transfirió el control a Ucrania. Ucrania y Rusia eran parte de la Unión Soviética, por lo que la decisión no importó mucho en aquel tiempo, pero con la desintegración de la URSS, que tiene una base militar vital en un país extranjero se convirtió en una preocupación para Rusia. 

Por último, los Estados Unidos y sus aliados de la OTAN han participado en ajustes terriotriales por la fuerza. La OTAN llevó a cabo una guerra aérea de setenta días contra Serbia en 1999 para separar la inquieta provincia de ese país de Kosovo de la jurisdicción de Belgrado. Posteriormente, en 2008, Washington y sus aliados del Consejo de Seguridad de la ONU (y un cierto veto ruso) para apoyar la declaración unilateral de independencia de Kosovo. Eso estableció un precedente importante , que Moscú aprovechó ese mismo año en una guerra contra la República de Georgia. Asistió a los secesionistas en dos regiones, Osetia del Sur y Abjasia, para liberarse del control de Tiflis.

Dados los múltiples casos de un doble flagrante doble rasero, el fundamento moral de la política de Washington con respecto a los ajustes territoriales forzosos es extremadamente débil. Y la postura rígida vigente en materia de Crimea no tiene sentido desde un punto de vista práctico. Los líderes estadounidenses tienen que aceptar la realidad de que Rusia no renunciará a Crimea. Tampoco Serbia podrá reclamar Kosovo o Siria recuperar los Altos del Golán de las manos de Israel. A pesar de la última ronda de negociaciones periódicas que dura décadas, también es poco probable que el gobierno chipriota recupere la soberanía sobre sus territorios del norte.

No beneficia a Estados Unidos persistir en una terca demanda, es inútil que Rusia Crimea volva a Ucrania. La hipocresía de Washington sobre esta cuestión a la luz de las posiciones que ha adoptado hacia convulsiones territoriales similares por parte de las potencias occidentales (incluyendo los propios Estados Unidos) hace que la postura sea aún más repelente. O pero aún, una excusa.

Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER