Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

23 dic. 2014

La Ciberguerra con Corea del Norte, USA Productions

Como se ha informado, Corea del Norte tiene un pequeño ejército de hackers que están acosando continuamente el mundo occidental conocido como "Unidad 121" – un ejército de jóvenes genios, seleccionados y entrenados para convertirse en reclutas en un selecto grupo de hackers. Pero esta no es la película que me interesa.

Contemos el guion de la verdadera película: Próximamente en los cines de tu ciudad, una superproducción estadounidense de la propaganda imperialista, la última producción de la CIA, con la participación del Pentágono Entertainment en el manejo de la fotografía y con la colaboración de American Media Partners: “La ciberguerra con Corea del Norte”

Tal anuncio habría sido útil la semana pasada, para alertar a la opinión pública estadounidense de la avalancha inminente de afirmaciones totalmente infundadas por parte de funcionarios del gobierno de EE.UU., retransmitida acríticamente por los principales periódicos y cadenas de televisión. El objetivo del bombardeo era Corea del Norte, culpado por el ataque informático a Sony Pictures Entertainment, que condujo al estudio a la cancelación del estreno de  “La Entrevista”  y retirar la película de la circulación.

El régimen estalinista aislado era ciertamente hostil a la película, una comedia basada en la premisa de que la CIA contrata a dos periodistas estadounidenses (interpretado por James Franco y Seth Rogen), para asesinar al líder norcoreano, Kim Jong-un, después de que él acepte a ser entrevistado por ellos.

Pero Pyongyang ha negado a gritos algún papel en el ataque a Sony, y propuso el sábado para unirse al gobierno de Estados Unidos en una investigación sobre el origen del ataque, declarando: "Quien acuse a  nuestro país de un delito debe presentar pruebas concretas". Esta oferta fue rechazada rápidamente por Washington, que no ha presentado ninguna prueba en absoluto.

El FBI emitió un comunicado el viernes donde declaraba que no tenía suficiente información para concluir que Corea del Norte fue responsable del ataque informático, pero no dio detalles. El Presidente Obama culpó a Corea del Norte en su conferencia de prensa más tarde ese mismo día, pero sólo citó la declaración del FBI.

Desde entonces, los medios de comunicación de Estados Unidos, con muy pocas excepciones, ha descrito de forma rutinaria el evento como "los primeros ataques importantes, patrocinados por el estado destructivo a las redes informáticas en suelo americano" ( New York Times ) y "ataque cibernético de Corea del Norte sobre Sony Pictures" ( Wall Street Journal ). La responsabilidad de Corea del Norte por el ataque de Sony es reportado por las cadenas de televisión como un hecho incuestionable.

Fue el  ChristianScience Monitor el que citó las declaraciones de advertencia de los expertos en seguridad en Silicon Valley, en el sentido de que la presencia de un código de idioma coreano en el malware y el uso de los servidores en China y Taiwán no son inusuales para los hackers, quienes agarran bits de código a partir de múltiples fuentes, en muchos idiomas, así como el uso de servidores vulnerables donde quiera que se puedan encontrar. Así como que las investigaciones sobre este tipo de acciones suelen alargarse durante meses para obtener algún tipo de resultado. O, Reuters poniendo a China como el único y estimable aliado de Corea del norte al “condenar cualquier tipo de ciberterrorismo pero que no había pruebas de que hubiera sido Corea del norte”. Los responsables estadounidenses recordaron también que la única conexión internacional a Internet de Corea del Norte es a través de China, un indicio de que Washington podría aprovechar el tema de Sony para acusar a China de tener un papel de apoyo en esta acción y otras de las que acuse a Corea del Norte en el futuro. Cabe señalar en este sentido que la compañía que está realizando la investigación sobre el ataque a Sony, junto con el FBI, es FireEye Inc. Ésta es la misma empresa que fue la fuente de una serie de informes, publicados en el New York Times, en los que alegaba la existencia de una unidad del Ejército chino que estaría especializada en atacar sistemas del gobierno de EEUU y de las compañías norteamericanas.

Pyongyang denunció la película de Sony como una provocación por encargo de Washington con el propósito de desestabilizar el gobierno de Corea del Norte, una afirmación que es sustancialmente cierta. En una entrevista  con el New York Times , dada justo antes de la retirada de la película de la circulación, el co-director Seth Rogen confirmó que hizo la película en colaboración con el aparato de inteligencia militar. "A lo largo de este proceso, nos hemos relacionado con ciertas personas que trabajan en el gobierno como consultores, que estoy convencido son de la CIA", dijo Rogen.

Cabe señalar también que Sony Pictures tiene una larga y estrecha relación con la CIA. Su película Zero Dark Thirty (2012) fue realizada en colaboración con la agencia y presentaba la tortura a prisioneros por parte de la CIA como vital para luchar contra el terrorismo y la red de Osama bin Laden.

Patrick Martin escribió en un artículo del sitio World Socialist Web Site que, según el diario The Daily Beast, el co-presidente de Sony, Michael Lynton, es miembro del Consejo de Administración de la Rand Corporation, una importante compañía privada de inteligencia, que realiza informes y estudios para la CIA y el Pentágono. Según el diario, fue el especialista de la Rand Corporation en temas de Corea del Norte, Bruce Bennett, el que presionó para que la película de Sony se centrara en el asesinato del líder norcoreano.

En base a los emails publicados por The Daily Beast, Seth Rogen, el codirector de la película, quería que ésta se ocupara de un líder no especificado de un país sin nombrar, pero fue el propio Lynton el que le dijo “que no usara un nombre ficticio sino que la película se dirigiera contra Kim Jong-un”. En un mensaje escrito por Marisa Liston, vicepresidenta de Sony, se dice que Rogen y el otro codirector, Evan Goldberg, “mencionaron que un antiguo agente de la CIA y alguien que trabajó para Hillary Clinton habían revisado el guión”.

Martin añade que un email de Bennett, el analista de la Rand, a Lynton, sugiere que la película podría “ayudar a derrocar al régimen norcoreano”. “Creo que el asesinato de Kim Jong-un sería el camino más probable que conduciría a un colapso del régimen norcoreano”, escribió Bennett. “Creo que esta historia que habla de la eliminación del régimen de la familia Kim y la creación de un nuevo gobierno...  llevará a una consideración real en Corea del Sur, y creo que en la del Norte una vez que el DVD se infiltre en allí, de este tema”.

Lynton respondió: “Bruce, he hablado con un alto representante del Estado y él se muestra de acuerdo con todo lo que has dicho. Con todo. Te informaré en detalle cuando hablemos”.


Otros emails nombran a dos responsables del Departamento de Estado -el secretario adjunto Daniel Russel y el embajador Robert King, enviado especial de EEUU para temas de los derechos humanos en Corea del Norte- como aquellos que proporcionaron también ideas para el guión de la película.

El asunto de Corea del Norte y Sony es sólo el último ejemplo del tipo de provocación regularmente empleado por el imperialismo estadounidense para manipular la opinión pública, ya sea en apoyo de los militares estadounidenses y su política exterior, o como parece probable en el caso actual, cuando la inteligencia del aparato-militar quiere distraer la atención pública de la exposición de sus propios crímenes (informe de la semana pasada por el Comité de Inteligencia del Senado sobre las torturas de la CIA).

Hace cinco meses, el gobierno de Estados Unidos y los medios de comunicación estadounidenses declararon con una sola voz que el gobierno ruso o los separatistas armados por ellos, derribaron el vuelo 17 de Malaysian Airlines  en el este de Ucrania, matando a 298 personas. La afirmación de que el presidente ruso, Vladimir Putin, fue el autor moral del asesinato en masa se convirtió en la base para una campaña de propaganda. Pero la investigación oficial sobre el desastre del MH-17 llevada a cabo por los Países Bajos, el hogar de la mayor parte de las víctimas, no otorga ninguna evidencia de la participación de Rusia en el derribo del avión.

Un año antes, el gobierno de Estados Unidos y los medios de comunicación estadounidenses emprendieron una campaña similar contra Siria, acusando al gobierno del presidente Bashar al-Assad, responsable de un presunto ataque con gas nervioso a las fuerzas "rebeldes" apoyados por Estados Unidos fuera de Damasco. El gobierno de Obama declaró que Assad había cruzado una "línea roja" y ordenó ataques aéreos contra Siria, pero tuvo que retractarse debido a las divisiones entre sus aliados, sobre todo en Gran Bretaña, donde el Parlamento votó por no respaldar tal ataque. Meses después, el periodista de investigación Seymour Hersh reveló evidencia de que el ataque con gas fue realizado por los propios "rebeldes" para proporcionar un pretexto para la intervención de Estados Unidos.

Estas superproducciones de películas propagandísticas van de administración en administración: Clinton utilizó supuestas atrocidades en Kosovo como pretexto para bombardear Serbia en 1999; Bush utilizó afirmaciones falsas sobre la existencia de "armas de destrucción masiva" y vínculos con Al Qaeda como el pretexto para la invasión de Irak en 2003; Obama citó la inminente masacre en Bengasi como pretexto para el bombardeo de Estados Unidos y la OTAN de Libia en 2011 y un levantamiento islamista apoyado por la CIA, que culminó en el asesinato de Muammar Gaddafi.

Hay una claro  modus operandi en el trabajo. En cada una de estas campañas, el gobierno de Estados Unidos cuenta con los medios de comunicación estadounidenses como un socio dispuesto y totalmente acrítico, bombeando propaganda para engañar a la población estadounidense. La técnica consiste en demonizar a los líderes de los países de destino, y Kim Jong-un, sólo es el último de una larga lista de actores principales desde Slobodan Milosevic a Saddam Hussein, Gadafi, Assad y Putin.


Que cada cual saque sus propias conclusiones sobre la peli. Pero nadie debe creer todo lo que sale de Washington, un pozo negro de la mentira oficial y la provocación y el principal organizador de la violencia militar en todo el mundo. Y nadie debería creer algo simplemente porque toda la prensa estadounidense lo repite, ya que no hay medios de comunicación tan desvergonzadamente acríticos de las mentiras oficiales como en los Estados Unidos.
Comparte:

1 comentarios :

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER