Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

6 may. 2013

Las políticas de austeridad aumentan las divisiones nacionales en toda Europa, conclusión: no hay UE


En las últimas semanas, el debate ha estado candente en los círculos políticos y los medios de comunicación sobre las ventajas de la aplicación de las medidas de austeridad en Europa. El trasfondo de la polémica es la crisis económica que empeora rápidamente en Europa y el surgimiento de una oposición masiva a las políticas de austeridad en Europa.

La elección italiana en febrero fue la expresión más reciente y más clara de la creciente hostilidad hacia la austeridad. El régimen tecnócrata no elegido de Mario Monti, que había llevado a cabo una serie de durísimos recortes del gasto, a instancias de la UE y los bancos, sufrió una derrota devastadora. La derecha populista del comediante Beppo Grillo fue el beneficiario inicial del amplio sentimiento anti-gobierno, que puso de manifiesto la alienación de millones de italianos a la política llevada a cabo por Monti.

La revuelta contra la austeridad en Italia, que no pudo encontrar la expresión progresiva debido a la quiebra de la llamada izquierda del país, se refleja en otros países europeos, en particular Grecia, España y Portugal, donde millones de personas han salido a las calles en los últimos meses a defender el empleo, los derechos fundamentales y las normas de vida.
Mirando el desastre económico a la cara, la élite política europea demuestra el aumento de la desorientación. Los conflictos entre las burguesías nacionales individuales están resultando cada vez más difícil de resolver y la crítica al gobierno alemán está creciendo, en particular, que ha desempeñado el papel principal en la elaboración de las políticas de austeridad desde el “accidente” 2008-09.

En un debate sobre las implicaciones de la política de austeridad de la UE en Bruselas el 22 de abril, el presidente de la (no elegida democráticamente) Comisión Europea Manuel Barroso admitió: "Estoy profundamente preocupado por las divisiones que vemos emergentes: extremos políticos y el populismo destrozando el apoyo político y el tejido social que tenemos que hacer frente a la crisis, la desunión que emerge entre el centro y la periferia de Europa, una renovada línea de demarcación que establece entre el Norte y el Sur de Europa; prejuicios re-emergentes y nuevamente la división de los ciudadanos ".

Comentarios de Barroso sobre las crecientes tensiones en Europa, provocados por las políticas de austeridad brutales constituyen una acusación devastadora de las políticas llevadas a cabo por la Comisión Europea, que él dirige.

Las advertencias de la división social y la agitación en Europa de Barroso se han hecho eco en toda la prensa europea. En un reciente análisis del desempleo masivo en Europa titulado "Y de repente hay una explosión", el Süddeutsche Zeitung citó a un sociólogo que declaró que el sur de Europa entrará "en llamas" cuando la gente se sienta lo suficientemente alejados de sus gobiernos.

Liderando los políticos europeos, cuyas políticas de austeridad han producido desempleo masivo en sus propios países y que ahora temen un estallido de protesta social, están tratando de distanciarse de la austeridad.

En su primer discurso ante el Parlamento italiano el lunes, el nuevo primer ministro italiano, Enrico Letta declaró: "Italia se está muriendo con la consolidación fiscal. Políticas de crecimiento no pueden esperar más. "Comentarios de la prensa italiana e internacional describieron sus comentarios como una llamada de reunión para un cambio de política y también contra Alemania, que ha sido la fuerza principal detrás de la unidad para imponer la austeridad en Europa.

Los comentarios de Letta no valieron para nada. Un día después de su discurso en el parlamento, viajó a Alemania para pedir a Merkel algún alivio en los objetivos de gasto establecidos por Berlín y la burocracia de la UE en Bruselas. Él recibió poca atención de la canciller alemana, quien insistió en que Italia tenía que sus deudas y que era el requisito previo necesario para el crecimiento. El miércoles, Letta repitió su mantra de crecimiento en París y Bruselas a la vez que tranquilizaba a sus anfitriones, Barroso, y el presidente francés, François Hollande, que Italia cumplirá su calendario de pago de la deuda.

Otros líderes políticos europeos criticaron el papel del gobierno alemán en la crisis europea más directamente.

Al comienzo de esta semana, Laszlo Andor pidió un replanteamiento de la estrategia de la UE y, en una entrevista con el diario Süddeutsche Zeitung, atacó directamente la política del gobierno alemán como "dumping salarial". Luego pasó a pedir la introducción de un salario mínimo en Alemania.

Advirtió que si Alemania y otros estados del norte ricos se niegan a cambiar sus políticas, "la unión monetaria se romperá. La cohesión ya está medio perdida ".

Y en un documento publicado el pasado viernes, el Partido Socialista francés atacó abiertamente la "intransigencia egoísta" de la canciller alemana, que, "en una alianza de conveniencia" con el actual primer ministro británico había "marcado" el proyecto de la UE. 

La crítica sobre Berlín cada vez se hace más pública por otros líderes europeos basada en las enormes y crecientes divisiones económicas en todo el continente. El período posterior a la crisis económica de 2008 ha sido testigo no sólo de altísimos niveles de desigualdad social en los países, sino también de una brecha económica creciente entre las economías europeas.

Con base en su enorme sector de bajos salarios creada por la ex coalición socialdemócrata-Partido Verde, hace diez años, la economía alemana y la élite financiera se ha beneficiado ampliamente de la crisis europea. La economía de Alemania en realidad ha ampliado su PIB en un tres por ciento desde el crash de 2008. La economía francesa no ha registrado ningún aumento durante el mismo período, y el resto de la zona euro registró una contracción del 5,3 por ciento.

La élite bancaria alemana también ha sido capaz de obtener grandes beneficios a partir de la crisis. Un comentario reciente en el alemán Handelsblatt (diario económico) señaló con entusiasmo: "Es como si el país fuera un fondo de cobertura gigante, capaz de sacar provecho de las reglas de euros en el juego que determinamos en el momento."

El artículo se refiere a la gran inundación de desplazamiento de capitales a Alemania que, junto con las tasas de interés de casi cero a disposición de los bancos alemanes, actúa como un "programa especial de crecimiento" para el país.

Las élites gobernantes de toda Europa tienen cada vez más reparos sobre las medidas de austeridad dictadas por Berlín, apuntando con sus críticas a la austeridad para frenar la ira de la clase obrera y de volver a dirigir el flujo de capital hacia sí mismos.

Sus objeciones a Berlín son totalmente cínicas. Votaron a favor del "freno a la deuda" defendida por Berlín, que establece límites estrictos a la deuda nacional y los objetivos de gasto.(ejemplo claro en España, cuando en verano de 2011 modificaron la Constitución para tal efecto). Todos ellos están unidos en su determinación de asegurar que la clase obrera europea paque el precio completo de la crisis. Al mismo tiempo que exigen medidas para revertir el flujo de fondos desde el sur de Europa a Alemania.

Esto está detrás de sus demandas de una unión bancaria europea global y la introducción de los eurobonos, que obligarían a Alemania a subsidiar  las economías europeas más débiles.
Por su parte, el Gobierno alemán y el ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, han dejado claro que no aceptarán ningún cambio fundamental en la política actual y pide más recortes presupuestarios con las demandas de reformas estructurales de gran alcance destinados a transformar Europa en una barata- economía del trabajo.

En cuanto a los llamados "enemigos" de la austeridad, son de pedal tan rápido como pueden. Un día después de su discurso en Bruselas, un portavoz de la Comisión Europea negó explícitamente que los comentarios de Barroso deberían interpretarse como el fin de la política de austeridad en Europa.

En Italia, la nominación de Letta del banquero central Fabrizio Saccomanni como su nuevo ministro de Finanzas era una señal clara a los mercados financieros que el asalto a los salarios, el empleo y los derechos de la clase obrera italiana en Italia continuará sin cesar.

En Alemania, el jefe de la fracción parlamentaria del Partido Socialdemócrata alemán, Frank-Walter Steinmeier, por un lado apoya  las críticas del Partido Socialista francés a la canciller conservadora alemana, Angela Merkel. Por otro lado, el SPD alemán ha apoyado sistemáticamente todas las medidas de austeridad implementadas por el gobierno alemán.
Ninguna de las fuerzas implicadas en el actual debate sobre la austeridad ofrece ninguna salida progresiva para la clase obrera. Los socialdemócratas y sus aliados en los sindicatos y los grupos pseudo- izquierdas están ofreciendo sus servicios a los bancos y la elite financiera para hacer cumplir los ataques más radicales de la clase obrera.

Al mismo tiempo, en un contexto de profundización de la recesión, la unidad de imponer austeridad en toda Europa está alimentando las explosivas divisiones nacionalistas. La única salida progresiva de la crisis es a través de la unificación de la población activa del continente bajo un nuevo liderazgo en la lucha para derrocar a la UE y sus instituciones y sustituirla por los Estados Unidos de Europa. Sea como fuere, el acercamiento a una unión global se hace cada vez más patente.
Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER