Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

19 sept. 2017

Petróleo, Gas y La Agenda Geopolítica de US los que Mueven la Crisis en Rohingya

shwe gas conjugando adjetivos
El conflicto interno, localizado apropiadamente, deletrea oportunidades geopolíticas. Con el aliado estadounidense Arabia Saudita financiando e impulsando las insurrecciones en Rohingya, Estados Unidos crea la oportunidad de bloquear el suministro de petróleo a China y proporcionar a Aung San Suu Kyi la cooperación militar necesaria para arrebatar a Myanmar de la influencia china. Por Whitney Webb.

En los últimos años, Myanmar (antes Birmania) apenas ha estado en las noticias. El trato silencioso se debió mucho al supuesto de que la naciente democracia del país estaba en "buenas manos" una vez que la ganadora del Premio Nobel de la Paz de 1991, Aung San Suu Kyi ganó renombre político después de las elecciones de 2015 y posteriormente asumiera el cargo de canciller. Sin embargo, la marea de la opinión pública internacional ha estado girando fuertemente contra Suu Kyi provenientes de activistas de derechos humanos, las Naciones Unidas y de otros premios Nobel que han criticado fuertemente su manejo de lo que ahora se conoce como la "crisis de Rohingya".

La crisis se centra en la difícil situación de los Rohingya, una minoría musulmana históricamente perseguida que vive en el estado costero de Rakhine (antes Estado de Arakan) en Myanmar. Los rohingya también son apátridas, ya que el gobierno de Myanmar se ha negado durante mucho tiempo a reconocer su reivindicación de siglos en la región y ha afirmado en varias ocasiones que los rohingya no son nativos de Myanmar sino "inmigrantes ilegales" del vecino Bangladesh. Privados de la ciudadanía y por lo tanto de los derechos básicos, su sufrimiento ha sido agravado por el gobierno de Myanmar, que ha utilizado a los militares para intimidar violentamente a los Rohingya y obligarlos a salir de sus tierras.

Este mes, en particular, los medios de comunicación corporativos, así como varias prominentes organizaciones de derechos humanos y organismos internacionales, como la ONU, han prestado una atención sin precedentes al conflicto. El lunes pasado, por ejemplo, Zeid Ra'ad al-Hussein, alto comisionado de las Naciones Unidas para los derechos humanos, acusó a Myanmar de "un ejemplo de libro sobre la limpieza étnica" y declaró que la campaña de Myanmar contra los rohingya violaba el derecho internacional. En las primeras dos semanas de septiembre, los medios de comunicación corporativos han informado ampliamente sobre la crisis. La semana pasada, CNN publicó 13 artículos diferentes sobre la difícil situación de los Rohingya. Las llamadas se han montado para que Suu Kyi, como líder de Myanmar, intervenga.

Dada la reciente oleada de cobertura de la prensa y el aumento de la preocupación entre organismos internacionales como las Naciones Unidas, se podría suponer que la limpieza étnica de los rohingya por el gobierno de Myanmar es un fenómeno reciente. Sin embargo, en realidad, el conflicto en sí tiene casi un siglo de antigüedad y su escalada actual no comenzó este año, sino más bien en 2011, y ha seguido empeorando desde entonces. Además, muchos otros casos de genocidio, como la destrucción de Yemen por parte de los saudíes y la limpieza étnica de Palestina por parte de Israel, apenas se ven afectados por los medios corporativos o mencionados en el discurso político dominante.

¿Por qué el repentino interés en Myanmar?

Petróleo y Gasoductos

Como tantos otros casos de limpieza étnica, el conflicto en Rohingya es esencialmente un conflicto sobre los recursos, a saber, el petróleo y el gas. En 2004, un enorme yacimiento de gas natural, llamado Shwe en honor del líder de la junta militar de Myanmar, fue descubierto en la costa de Myanmar en la Bahía de Bengala. En 2008, la Corporación Nacional de Petróleo de China (CNPC) garantizó los derechos sobre el gas natural y otorgó al campo su nombre honorífico. La construcción comenzó un año después con dos oleoductos terrestres de 1.200 km que cruzarían desde el estado de Rakhine de Myanmar - la casa de los Rohingya - hasta la provincia de Yunnan, en China.

Los oleoductos - uno que transportaba gas y el otro que transportaba petróleo de Oriente Medio Oriente y África, llevados a Myanmar en barco no cumplió su fecha de acabado. El gasoducto entró en funcionamiento en 2014 y transporta más de 12.000 millones de metros cúbicos de gas natural al año a China. El oleoducto ha demostrado ser más difícil de construir y está previsto que se complete a finales de este año. Una vez completado, permitirá a China un acceso más fácil al petróleo procedente de Oriente Medio y África y reducirá el tiempo de transporte de dicho petróleo hasta en un 30 por ciento.

Más allá de la bendición obvia de tener acceso creciente y más fácil al petróleo, el oleoducto Shwe es de importancia estratégica crítica para los intereses geopolíticos chinos. Actualmente, el 80 por ciento del petróleo importado de China pasa por los estrechos de Malaca y las disputadas zonas del Mar de China Meridional. Esta ruta actual dejaría a China vulnerable a un posible bloqueo energético impuesto por la 6ª Flota de la Armada de los Estados Unidos, y surgieron hostilidades entre las dos naciones rivales. Una vez que el oleoducto Shwe entrara en funcionamiento, los chinos ya no tendrían que preocuparse por la posibilidad de que Estados Unidos impusiera un bloqueo a la gran mayoría de las importaciones chinas de petróleo, una ventaja crítica para China durante un período de rápida desintegración de las relaciones chino-estadounidenses.

Desde que comenzó la construcción, las protestas contra los oleoductos en el estado de Rakhine y otras zonas de Myanmar han sido constantes . Los residentes del estado de Rakhine, en particular, se han quejado al gobierno y a la CNPC en numerosas ocasiones de que el proyecto había contaminado los ríos, destruido la propiedad privada y diezmado el sustento de los pescadores locales. Además, muchos de los propietarios de las propiedades expropiadas para el proyecto no fueron compensados ​​por la CNPC como se les prometió, lo que provocó manifestaciones y disturbios anti-tuberías. Los manifestantes también han pedido repetidamente a la CNPC que suministre electricidad a la zona circundante, una utilidad básica de la que todavía se carece allí, y ofrecer más oportunidades de empleo a los trabajadores locales.

El gobierno de Myanmar es una de las principales partes interesadas en el gasoducto, ya que posee una participación importante en la producción de gas natural del campo Shwe y está programado que gane 7 millones por año en derechos de paso para los gasoductos una vez que ambos se hayan completado. Dado que la oposición pública obligó a Myanmar a suspender el proyecto de la presa Myitsone de China en el estado de Kachin en 2011, el gobierno es muy consciente de que una resistencia local sin control a los oleoductos podría privarle de millones de dólares en ingresos anuales. Por lo tanto, los militares de Myanmar han perseguido ardientemente a los rohingya, clamando venganza por los ataques periódicos lanzados por insurgentes regionales como un pretexto para la violencia que ha forzado a cientos de miles a irse de sus hogares.

Una insurgencia manufacturada y financiada por Arabia Saudita

Ataullah abu Ammar conjugando adjetivos
Ataullah abu Ammar Junjun (centro)
La "insurrección rohingya" en el estado de Rakhine no es la respuesta orgánica local a la supresión de estado de larga data que se afirma que es . El grupo, ahora conocido como el Ejército de Salvación de Arakan Rohingya (ARSA) y anteriormente conocido como Harakah al-Yakin, está dirigido por Ataullah abu Ammar Junjuni, un nacional paquistaní que trabajó como imam Wahhabi en Arabia Saudita antes de llegar a Myanmar. Según un reporte de Reuters del año pasado, el grupo es financiado por Pakistán y Arabia Saudita - y "un comité de 20 ancianos emigrantes de Rohingya ", con sede en La Meca, "supervisa" al grupo.

ARSA es directamente responsable tanto de la represión actual contra los civiles y comunidades rohingyas como la del año pasado, ya que sus ataques contra las instalaciones y bases militares de Myanmar han precipitado la respuesta violenta del ejército. ARSA también ha atacado a civiles budistas en el estado de Rakhine, fomentando el apoyo entre los budistas extremistas en otras partes del país por la continua persecución de los Rohingya.

Es probable que ARSA no tenga escasez de reclutas, ya que Arabia Saudita está gastando más de mil millones de dólares para construir 560 mezquitas wahabitas en Bangladesh, la nación donde la mayoría de los rohingya huyeron para escapar de la violencia.

A pesar de ello, medios de comunicación corporativos internacionales como CNN y Al Jazeera han publicado interpretaciones simpatizantes hacia la insurgencia wahhabista, afirmando que el grupo "no es un grupo terrorista dirigido a golpear el corazón de la sociedad de Myanmar como el gobierno afirma que es" sino que es "un grupo de hombres sin esperanza" que trabajan para proteger a su pueblo. Sin embargo, las organizaciones musulmanas de Myanmar han condenado abrumadoramente a ARSA por sus tácticas y sus puntos de vista extremistas. Los paralelismos en la cobertura de medios corporativos con los "rebeldes" sirios financiados por Arabia Saudita son evidentes.

¿Qué es lo que Arabia Saudita puede obtener financiando y conduciendo el conflicto en Rohingya? Una gran crisis en el estado de Rakhine, particularmente la que ha atraído la atención de la ONU, tiene el potencial de descarrilar la terminación del oleoducto Shwe que llega a China, que comenzará a funcionar a finales de este año. La paralización de la construcción de este oleoducto podría beneficiar directamente a Arabia Saudita hasta cierto punto, pero sería mucho más beneficioso para un aliado importante de los saudíes, Estados Unidos. Otro aliado de Estados Unidos y Arabia Saudita, Israel, también se está benificiando como un importante proveedor de armas al régimen de Myanmar, un papel que ha continuado sin obstáculos a pesar del conflicto.

La evasiva respuesta de los Estados Unidos es producto de su juego cínico 

Si bien el apoyo tácito de China a la respuesta de Myanmar a la crisis de Rohingya debido a sus claros intereses económicos y estratégicos en la nación, algunos informes expresaron su sorpresa de que Estados Unidos -el reputado, aunque selectivo, "defensor" de los derechos humanos- fue “cauteloso en involucrarse” en el conflicto a pesar de la indignación expresada por la ONU y los medios corporativos. Según la Associated Press , Estados Unidos está preocupado de que su participación pueda "socavar al líder democrático del país asiático", Aung San Suu Kyi, cuyo gobierno es en gran medida un producto de la financiación occidental .

El interés de Estados Unidos en Myanmar no es nuevo, ya que el gobierno de Estados Unidos, junto con varias organizaciones no gubernamentales estadounidenses, ha gastado millones en "la promoción de la democracia", específicamente en financiar la Liga Nacional para la Democracia liderada por Suu Kyi. En 2003, un documento titulado “ Birmania: Tiempo de cambio ” realizado por el Consejo de Relaciones Exteriores (CFR) señaló que la LND, y su líder, “no pueden sobrevivir en Birmania [Myanmar] sin la ayuda de los Estados Unidos y la comunidad internacional".

En los años transcurridos desde entonces, el gobierno de Estados Unidos ha gastado cientos de millones de dólares para cultivar "las instituciones democráticas" y estimular el "desarrollo económico" para impulsar una nueva forma de gobierno en Myanmar. Entre 2012 y 2014, el gobierno de Obama dio 375 millones de dólares a Myanmar para tales esfuerzos.
Además, en 2015, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) fue el "principal donante" en las elecciones de Myanmar en 2015, en las que Suu Kyi y su partido consiguieron una victoria decisiva. También financió la creación de la base de datos de votantes completa de Myanmar ese año y el uso de toda la tecnología utilizada en la elección y las elecciones subsiguientes. En última instancia, más de 18 millones fueron gastados en las elecciones por la USAID.

Además, varias organizaciones no gubernamentales, a menudo financiadas por el controvertido multimillonario estadounidense-húngaro George Soros, han participado en Myanmar para "promocionar la democracia". Dos ejemplos son la Prospect Birmania y el grupo paraguas del CFR conocido como Burma Task Force , que ha asumido el problema de Rohingya como su buque insignia desde 2013 . La Fundación Open Society de Soros también ha estado involucrada en Myanmar por algún tiempo, específicamente en intentar presionar a los accionistas indios para que abandonen el proyecto del gasoducto Shwe.

La elección de Suu Kyi marcó una inversión para Myanmar de varias maneras, particularmente económica. Mientras que los predecesores de Suu Kyi habían favorecido las inversiones de China y Corea del Sur, el ascenso de Suu Kyi al poder ha aumentado la inversión de Estados Unidos en Myanmar, en parte porque Estados Unidos  retiró las sanciones contra el país cuando se convirtió en líder de la nación. Poco después de su elección, la inversión estadounidense aumentó abruptamente y se espera que se duplique su nivel actual en 2020. Hasta el mes pasado, las compañías estadounidenses han invertido 250 millones de dólares en Myanmar después de que Suu Kyi asumiera el poder.

Sin embargo, este nuevo aumento de la inversión no es tan nuevo para las compañías estadounidenses de petróleo y gas, a las que se les permitió invertir en Myanmar, a pesar de las sanciones de Estados Unidos, desde 2012 . El gobierno de Obama hizo la excepción debido al temor de que Estados Unidos "perdería a los competidores extranjeros" antes de que se levantaran las sanciones, una alusión clara a las compañías chinas y surcoreanas que habían demandado grandes extensiones del campo de gas Shwe un año antes. Sin embargo, la subida de Suu Kyi al poder condujo a contratos más lucrativos para las compañías occidentales y de los EEUU, particularmente Shell Oil y ConocoPhillips .

"Títeres" con ideas propias

Suu kyi Obama Clinton conjugandoadjetivos
El presidente estadounidense Barack Obama, a la derecha, observa a la activista por la democracia de Myanmar, Aung San Suu Kyi, en el centro, saludando a la secretaria de Estado estadounidense Hilary Rodham Clinton en su residencia en Yangon, Myanmar, lunes 19 de noviembre de 2012.
Aunque el alza de la inversión corporativa estadounidense y los lazos de Estados Unidos no es sorprendente, dada la masiva inversión realizada por los Estados Unidos en Suu Kyi y su partido político, que el gobierno estadounidense no esté satisfecho con el mandato de Suu Kyi hasta ahora. Como señaló recientemente The New York Times , Suu Kyi ha mantenido e incluso fortalecido los lazos de su nación con China, fallando en favorecer a los intereses de Estados Unidos responsables de su ascenso al poder.

Por ejemplo, Suu Kyi ha visitado Beijing dos veces desde que se convirtió en líder de Myanmar, pero rechazó una invitación a una conferencia organizada por el secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson. Ella ha expresado sus sentimientos de que China "hará todo lo posible para promover nuestro proceso de paz", refiriéndose al afán de China de poner fin a los enfrentamientos sectarios en el estado de Rakhine y en otras áreas de Birmania. También hay sugerencias de que los chinos están tratando de desarrollar una base naval en la ciudad portuaria de Kyaukpyu, algo que EE.UU. quiere evitar desesperadamente.

Min Zin, director ejecutivo del Instituto de Estrategia y Política de Myanmar, dijo al Times que "a medida que Estados Unidos retrocede, Aung San Suu Kyi está confiando cada vez más en China y en la escena internacional".

La decisión de Suu Kyi de mantener a China cerca es similar a la postura tomada por el presidente filipino Rodrigo Duterte, quien ha luchado para disminuir la influencia históricamente fuerte de Estados Unidos en su país y forjar lazos más estrechos con China y Rusia. Curiosamente, tras el fortalecimiento de los lazos entre estas dos naciones y China, Myanmar y Filipinas se convirtieron en las únicas naciones del sudeste asiático obligadas a luchar contra las insurgencias wahhabistas financiadas por Arabia Saudita - ARSA en Myanmar y Daesh (ISIS) en Filipinas. Duterte ha culpado implícitamente a los Estados Unidos por el ascenso de Daesh en su país.

El surgimiento de ambos grupos wahhabistas ha ofrecido una excusa conveniente para que Estados Unidos impulse su presencia militar en ambas naciones . En Myanmar, a finales de junio, el Departamento de Estado de los Estados Unidos retiró a Myanmar de su lista de naciones que utilizaban niños soldados, a pesar de que no tenía ninguna razón válida para hacerlo, ya que Myanmar continúa esa odiosa práctica. La medida, que terminó convenientemente con la prohibición estadounidense de proporcionar ayuda militar estadounidense, entrenamiento y armas fabricadas por Estados Unidos a Myanmar, se llevó a cabo por encima de las objeciones de expertos de la Oficina de Democracia, Derechos Humanos y Trabajo del Departamento de Estado que suele dar forma a la política estadounidense sobre el tema.

Estados Unidos está dispuesto a ampliar aún más sus vínculos militares directos con la nación a través de una enmienda oculta dentro de la Ley de Autorización de Defensa Nacional de 2017 (NDAA). Si se aprobara, la NDAA permitiría la plena normalización de los vínculos entre los militares de los Estados Unidos y Myanmar y permitiría a los Estados Unidos proporcionar el mismo nivel de asistencia técnica y logística, así como la capacitación que actualmente brinda en Filipinas. También abriría el camino para que los Estados Unidos establezcan una base militar, lo que terminaría definitivamente con las esperanzas chinas de su propia base naval en Myanmar. Mientras tanto, Israel, un fuerte aliado de Estados Unidos, ha estado vendiendo armas a los militares de Myanmar.

Jugando a ambos lados: una raqueta geopolítica de alto riesgo

En el contexto de la crisis de Rohingya, Estados Unidos está jugando a ambos lados del conflicto. Por un lado, su aliado Arabia Saudita está financiando y fomentando la insurgencia responsable de la peor escalada reciente de la crisis, mientras que los medios corporativos estadounidenses pintan esta insurgencia como "luchadores por la libertad" y centran la atención pública en el tema en un momento crítico. Por otro lado, Estados Unidos está ofreciendo a Myanmar una cooperación militar más profunda para ayudar a combatir el problema mismo de la insurgencia que está ayudando a crear, al mismo tiempo que ofrece una mayor inversión corporativa en la economía de Myanmar.

Con las llamadas a Suu Kyi a tomar medidas drásticas para hacer frente a la cuestión que va creciendo cada día, los EE.UU. tiene la capacidad de forzar su mano, tanto encubierta y abiertamente. Si la crisis continúa empeorando, crecerá la posibilidad de que Suu Kyi solicite ayuda militar estadounidense para combatir un brote de "terrorismo". Este resultado beneficiaría enormemente a Estados Unidos, que obtendría un nuevo punto de apoyo militar en otra nación fronteriza china y también aseguraría las riquezas de petróleo y gas de Myanmar por sí misma.

El interés estratégico de Estados Unidos en Myanmar apenas se limita a dominar la explotación de los lucrativos recursos de petróleo y gas de la nación. Una gran parte de la motivación estadounidense es arrebatar la influencia de los chinos que es crucial para su estrategia regional más amplia de "contención china", que busca crear un frente unido de la influencia estadounidense alrededor de China para reafirmar el dominio estadounidense en la región.

Esta meta fue notablemente expresada por la ex secretaria de Estado Hillary Clinton quien, en un discurso privado en 2013, declaró "vamos a dar un toque de atención a China con la defensa antimisiles. Vamos a aumentar nuestra flota en el área ". Esta política se puso en práctica en 2011 con el  “pivote hacia Asia” de Obama - lo que resultó en un aumento masivo de las ventas de armas a los países vecinos de China, así como la proliferación de insurgentes respaldados por Arabia Saudita en naciones que buscan fomentar lazos más estrechos con Beijing, a saber, Filipinas y Myanmar.

Vea el documental del periodista John Pilger, "La próxima guerra contra China", para un examen minucioso de la política de "contención" hacia China de los Estados Unidos:


Con tanta ganancia en la meta-realización geopolítica de un viraje favorable en la actual "crisis", los EE.UU. también es muy consciente de lo que puede perder si las fichas caen al revés. Una apertura del oleoducto Shwe a China eliminaría permanentemente la capacidad de los Estados Unidos de imponer un bloqueo al 80 por ciento del suministro de petróleo de China. La pérdida de esta gran ventaja estratégica sería desastrosa para los EE.UU. dentro de un importante conflicto geopolítico entre las dos potencias rivales que se puede desarrollar. Con los Estados Unidos amenazando con retirar China del sistema bancario SWIFT, las tensiones en la península coreana, y China alabando una alternativa petróleo / oro / yuan al petrodólar, este conflicto está lejos de ser una remota posibilidad.

Por lo tanto, el interés de Estados Unidos en Myanmar es multifacético -una siniestra unión de la creciente demanda de combustibles fósiles de Estados Unidos y su empuje despiadado para reafirmar el dominio político en Asia a expensas de China. Al igual que otros esfuerzos recientes dirigidos por Estados Unidos para controlar los flujos globales de hidrocarburos estratégicos, el telón es una insurgencia financiada por Arabia Saudita que ha provocado y sigue fomentando una brutal represión contra un grupo minoritario en desventaja. El objetivo es simple: obligar a Myanmar a elegir entre los Estados Unidos o China como un "socio estratégico".

En última instancia, los rohingya son los últimos peones de los desesperados intentos de los Estados Unidos de aferrarse al dominio global bajo el disfraz de "humanitarismo". Si los intereses estadounidenses tienen éxito y expulsan a los chinos, los rohingya seguirán sufriendo de todos modos. La única diferencia será que sus atormentadores responderán a diferentes amos.


Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER