Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

17 ene. 2017

Goldman Sachs: El verdadero "hacker" de las elecciones estadounidenses

Cuando los medios de comunicación siguen repitiendo las afirmaciones sin fundamento de las agencias de inteligencia estadounidenses de que Rusia hackeó el proceso electoral en Estados Unidos, hay muchas más pruebas para implicar a un infiltrado igualmente peligroso: Goldman Sachs.

La infame entidad bancaria, ampliamente implicada en la crisis económica de 2008, parece haber llegado a la cima en la última elección presidencial en Estados Unidos.
Por un lado, Goldman Sachs fue cubriéndose las espaldas en una victoria de Hillary Clinton, teniendo en cuenta que el monolito bancario fue uno de sus principales donantes - y que recibió duras críticas por aceptar cientos de miles de dólares  -. Está claro que los poderosos financistas han hecho (como siempre) todo intento posible de influir en la elección y en la política en general.

Cuando Clinton perdió, muchos estadounidenses celebraron el reproche electoral de las políticas anteriores. En contraste con muchos políticos, Trump criticó agresivamente a Goldman Sachs en la campaña electoral, regañando a Clinton por sus vínculos con la empresa. También criticó a Ted Cruz porque su esposa trabajó para Goldman Sachs y porque recibió préstamos del banco. La elección de Trump, según algunos relatos , fue porque el pueblo rechazó a los candidatos financiados por intereses especiales y quisieron desafiar al orden establecido.

"Sé sobre los chicos de Goldman Sachs ,"  dijo Trump en febrero pasado. " Ellos tienen el control total, total sobre [Cruz]. Al igual que ellos tienen el control total sobre Hillary Clinton ", afirmó, refiriéndose a la financiación que recibieron Clinton y Cruz.

Pero por más que la retórica de Trump refleje los sentimientos de millones de estadounidenses - y aunque se negó a las donaciones de los banqueros - sus acciones parecen haber traicionado su posición inicial. De hecho, incluso antes de que ganara la presidencia, Trump  empleó Steven Mnunchin, un ex ejecutivo de Goldman Sachs, como su presidente de finanzas de campaña.

Trump ha recompensado a Mnunchin por sus esfuerzos en la campaña  nominándolo para el cargo de secretario del Tesoro. Pero una relación con un ex empleado de Goldman Sachs ciertamente no significa que Trump esté del lado de los intereses de la banca corporativa.

Sin embargo, si nombra a varios empleados de Goldman Sachs, se puede comienzar a dudar de sus prioridades. Esta semana, el presidente electo añadió dos antiguos empleados más de Goldman Sachs a su administración. Su principal donante, Anthony Scaramucci, es un ex empleado de Goldman que ahora trabajará como un alto asesor de la Casa Blanca. Dina Habib Powell, que dirige las "obras de caridad" para la empresa, será un " asesor principal para las iniciativas económicas “. Anteriormente trabajó en la administración Bush.


Pero hay más. Como el  New York Daily News resumió :

Ellos se han juntado en la Casa Blanca, el jefe de estrategias Steve Bannon ... El Presidente-designado por el Consejo Nacional Económico Gary Cohn y el presidente de la Comisión de Bolsa Jay Clayton, como los mejores nombramientos de Trump que ocupaban puestos de responsabilidad en Goldman”.

Cohn, un demócrata afiliado, es especialmente preocupante teniendo en cuenta que todavía trabaja como COO de Goldman Sachs COO (Director de Operaciones.

Independientemente de quién ganara la elección de 2016, al parecer, Goldman Sachs ha conservado su influencia - tal como lo hizo durante todo el gobierno de Obama, lo que demuestra que el gigante financiero no solo ha 'hackeado'  la elección de 2016, sino también las elecciones de 2012 y 2008, así como otras antes.

Empleados de Goldman Sachs fueron los principales donantes de Barack Obama en 2008 y también contribuyeron a su campaña en 2012 . John McCain y Mitt Romney también recibieron fondos de la compañía.

Una vez elegido en 2008, Obama alineó su gabinete con ex empleados de las grandes empresas de la banca, que sacaron provecho de los rescates del gobierno y donaron a su campaña. Por ejemplo, Rahm Emanuel, que sirvió como su jefe de personal desde 2008 hasta 2010 antes de conseguir con éxito la alcaldía de Chicago, previamente había estado en la nómina de Goldman Sachs, durante su tiempo en la administración Clinton y cuando él fue elegido como miembro del Congreso elegido.

Aunque algunos partidarios de Trump pueden abrazar el argumento de que Trump necesita expertos en los negocios y la industria para llevar a cabo realmente el cambio y hacer retroceder a la corrupción del gobierno, Barack Obama ya procedió de este modo y fracasó.

Goldman Sachs no deja nada al azar. Sus empleados y comité de acción política donan no sólo a los candidatos presidenciales, sino también a los legisladores individuales y a los comités nacionales tanto republicanos como demócratas. Los ex empleados de Goldman Sachs conforman cuatro de los doce presidentes de la Reserva Federal.


Fuente: Antimedia
Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER