Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

27 oct. 2015

¿Necesitamos otra Conferencia de Yalta?

Hace setenta años, en el Palacio de Livadia, en Crimea (que casualidad), la famosa Conferencia de Yalta de las Potencias Aliadas se llevó a cabo (4 a 11 febrero 1945), donde los líderes de los tres países más poderosos - la URSS, los EE.UU., y la Reino Unido, a pesar de sus diferencias ideológicas, acordaron establecer el orden de la posguerra. Esta conferencia fue de gran importancia, siendo no sólo una de las mayores reuniones internacionales en tiempos de guerra, sino también de confirmar la posibilidad de cooperación entre Estados con diferentes concepciones políticas en la lucha contra una amenaza común.

Dada la inestabilidad en la Europa de la posguerra, los acuerdos durante la Conferencia y la herramienta desarrollada para acordar las políticas, tanto entre los gobiernos de los tres países participantes de la conferencia de Yalta y en el plano internacional, desde hace casi medio siglo ayudaron a evitar un nuevo conflicto militar a gran escala en el continente europeo y en el mundo, mientras que al mismo tiempo se construyó una “seguridad internacional”. Este éxito sin precedentes –que muchos podrán calificar de eufemismo- fue posible gracias a la decisión conjunta sobre el establecimiento, con la participación activa de los aliados de la coalición antihitleriana, de una organización internacional para mantener la paz y la seguridad, cuyos cimientos fueron colocados en la Conferencia de Yalta, y en abril, 1945, en San Francisco, donde se redactó la Carta de la ONU. Como se indica en la decisión de la Conferencia de Yalta, esta medida era "un hito importante para el mantenimiento de la paz y la seguridad, así como para la prevención de la agresión y la eliminación de las causas políticas, económicas y sociales de la guerra a través de la estrecha y continuada colaboración de todas las naciones amantes de la paz ".

Y hoy, la relevancia e importancia para la comunidad internacional de las decisiones adoptadas en la Conferencia de Yalta se confirman por la disposición siguiente:

... Sólo con la continua y creciente cooperación y entendimiento entre nuestros tres países y todos los pueblos amantes de la paz se puede lograr la máxima aspiración de la humanidad - una paz duradera, que debe, como se explica en la Carta del Atlántico "proporcionar una situación en la que todas las personas en todos los países puedan vivir toda su vida sin conocer el miedo o la necesidad ... "

Ahora, 70 años han pasado desde este importante evento en la historia del mundo. El mundo ha cambiado drásticamente en estos años, el bloque de países que se oponen a la forma de vida capitalista y que se esfuerzan por construir el socialismo en su propio suelo ha desaparecido. El Pacto de Varsovia y la Unión Soviética se han disuelto, se han producido cambios radicales en la estructura de los países europeos: algunos de ellos se han separado (a veces no sin influencia externa), se han producido procesos de unificación dentro de la UE. Las fuerzas políticas de varios países europeos, que actúan en el principio de "unidad en torno a la fuerza", tomaron un curso de sumisión incondicional a Washington, dejando de lado sus propios intereses nacionales, no sólo en materia de política, sino también en la economía y los programas sociales de apoyo a su población, lo que provocó naturalmente, una reacción negativa y la actividad anti-gobierno entre la población de muchos países europeos.

Sin embargo, los resultados de todos estos cambios en el continente europeo no se decidieron por la retórica y discursos de algunos políticos, sino por la historia, por acontecimientos actuales, que a veces dejan heridas muy importantes en su cara.

Por supuesto, estas lesiones deben incluir los intentos de ciertas fuerzas políticas y sus patrocinadores a mover el bote de la seguridad europea, fomentando el renacimiento de sentimientos nazis en Ucrania y otros países. Algunos ejemplos son la procesión de antorchas que se llevó a cabo sin ningún tipo de reacción en Occidente el 1 de enero en Kiev para conmemorar el cumpleaños del colaborador nazi Stepan Bandera, la glorificación de los criminales de guerra nazis en Ucrania y algunos países bálticos y el empoderamiento del Primer Ministro Yatsenyuk, con el apoyo explícito de Washington y Europa. Lo más sorprendente de esto es que estos hechos pasan desapercibidos por la "Unión Europea democrática", que sólo recientemente se curó de las heridas de la agresión nazi y entre los líderes de la "nueva Europa", con la única excepción, quizá, de El presidente checo, Milos Zeman y el primer ministro húngaro, Viktor Orban, no había nadie capaz de enfrentarse abiertamente a la oposición ideológica renovada. Particularmente sorprendente es la posición de silencio de la canciller alemana, Angela Merkel en esta cuestión, que no sólo apoyó activamente la nueva directiva de Kiev, sino que también tiene contactos personales con Yatsenyuk, y después de su "visita triunfal" a Alemania, incluso ha aprobado la entrega de una nueva "ayuda" a Kiev, en la cantidad de 500 millones de euros. - ¿Será para fortalecer la " componente ideológica cercana a Bandera de los gobernantes de Kiev"?

Otros factores desestabilizadores muy importantes hoy en día son también las manifestaciones de terrorismo, el extremismo religioso, el racismo y el flagrante desprecio de la ley internacional. Como resultado de los intentos de los gobiernos individuales y, sobre todo, los Estados Unidos, que se arrogan el derecho exclusivo a disponer de la vida y el destino de personas en el planeta. La agresión militar abierta se convirtió en una posibilidad, a veces basada en razones fabricadas artificialmente (tal ha sido en particular, el caso de Irak, Libia, y muchos otros países). Tal desprecio por el derecho internacional, los muchos años de derramamiento de sangre de civiles inocentes en el Medio Oriente, Afganistán y otras partes del mundo, invoca una respuesta natural y una nueva iniquidad, que se manifiesta en particular en las actividades del "Estado islámico / ISIS", cuyas ideas eran muy populares entre los adversarios de la política occidental, que viven no sólo en Oriente, sino también en la propia Europa y Estados Unidos. En estas circunstancias y debido a la incapacidad de la influencia internacional independiente de Washington para detener la agresión militar de Estados fuertes, se ha producido un crecimiento de la actividad terrorista, agarrando con más fuerza a Europa, según lo confirmado por los recientes acontecimientos en Francia.

El ritmo acelerado de la vida en las últimas décadas, el desarrollo de las tecnologías, especialmente las militares, también tienen un impacto en los acontecimientos que ahora se desarrollan rápidamente en muchos países. Hay una creciente oposición no sólo en cada país, sino también en los conflictos regionales, en los que terceros países se están involucrando cada vez con mayor frecuencia. Las crisis económicas están teniendo una mayor influencia en la vida social y la política de los estados a veces empujados al uso inadecuado de las armas, de la que civiles inocentes sufren y mueren.

Parece que en su complejidad, el mundo de hoy no puede considerarse más simple y mejor que en la época de 1945, cuando verdaderamente las grandes potencias y sus gobernantes tomaron la decisión de celebrar la Conferencia de Yalta para combatir la amenaza común que se cernía sobre el mundo y desarrollar una acción concertada para superar la crisis.

En 1945, los líderes políticos del mundo fueron lo suficientemente inteligentes y tenían el deseo de celebrar una conferencia. Pero ¿ahora qué? - ¿No hay tales políticos, o los actuales problemas del mundo son poca cosa? Después de todo, el Palacio de Livadia en Yalta sigue estando libre para celebrar tal reunión con el presidente ruso, Vladimir Putin, que ha invitado repetidamente a sus colegas de los EE.UU. y Europa para sentarse para una discusión detallada de todos los problemas urgentes. ¿Presenciaremos pronto esa reunión o es que realmente quieren que el mundo se vaya al traste  y todos los problemas actuales que adolece nuestro mundo han sido perfectamente planificados por los mismos que portan la bandera de la democracia, la libre expresión y la libertad?

Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER