Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

20 oct. 2015

¿Cómo puede un país que decapita y crucifica manifestantes tener un lugar en el Consejo de DD.HH. de la ONU?

Foto: Pierre Albouy/UN/Flickr and Facebook

El embajador saudí en las Naciones Unidas, Abdallah Y Al-Mouallimi, habló en el programa de  la BBC, Newsnight de esta semana en un intento de justificar el pésimo registro de derechos humanos del país.

La nación árabe tiene previsto decapitar y luego crucificar públicamente un manifestante de 21 años de edad, quien era un niño en el momento de su presunto "delito. Si eso fuera poco horrible, considera esta hipocresía: Arabia Saudita se sienta en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas - y, como la entrevista demuestra, muchos de los votos que permitieron que esto sucediera provinieron de sus "amigos de Occidente”.

Anchor Emily Maitland se le ve visiblemente enojada como ella le dice a Al-Mouallimi: " El mundo está mirando con indignación en este momento". Su entrevistado se niega a discutir el trágico caso en cuestión, en relación con un joven llamado Ali Mohammed Baqir al-Nimr que se enfrenta a una muerte cruel e inhumana. No tenía más que 17 años cuando fue detenido por participar en una manifestación. Ali fue presuntamente torturado para obtener una confesión, y condenado en un juicio injusto que terminó con una condena a muerte al estilo medieval. Cada apelación ha sido rechazada, y la campaña  de Amnistía Internacional para detener la ejecución ha sido hasta ahora infructuosa.

Entre agosto de 2014 y junio 2015, al menos 175 personas fueron ejecutadas en Arabia Saudita – una media de una persona cada dos días. Los jóvenes, los enfermos mentales y los drogadictos están entre los ejecutados de forma rutinaria. La mayoría de las ejecuciones en Arabia Saudita se llevan a cabo por decapitación, o en algunos casos por un pelotón de fusilamiento. En ciertos casos, las ejecuciones se llevan a cabo en público, y los cadáveres junto con sus cabezas cortadas que son exhibidas después. El gobierno está planeando crucificar a Ali públicamente, para que sirva como una advertencia a cualquier otra persona que pudiera pensar en luchar por la justicia.

Maitland recuerda a los espectadores que se espera que los miembros del Consejo de Derechos Humanos de la ONU  "mantengan los más altos estándares en la protección de los  derechoshumanos" e insinúa, con razón, que Arabia Saudita no tiene absolutamente ningún derecho a estar en el Consejo.

Al-Mouallimi se niega a hablar de casos individuales y defiende el derecho de su país a utilizar la ley Sharia. En cuanto a ganar un asiento en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU a pesar de no tener ningún respeto por los derechos humanos, el político le dice a Maitland que Arabia Saudita recibió "una abrumadora cantidad de votos" en lo que se refiere como un "acuerdo de apoyo recíproco”. Para mí y para ti, significa una práctica antidemocrática y totalmente corrupta de negociación dar votos por favores. Resulta escandaloso que Al-Mouallimi defienda este estado de cosas despreciables señalando que no es "nada inusual en las Naciones Unidas”.

Parece que de Pink Floyd Roger Waters tenía toda la razón cuando afirma que este "tira y afloja" (intercambio de votos para armas o préstamos, por ejemplo) está destruyendo la credibilidad de los Estados Naciones y hacer del mundo un lugar más peligroso.
Por favor únete a la campaña urgente para salvar la vida de Ali haciendo clic aquí.

Corrupción descarada, como de costumbre. Puedes ver el intento de este político de Arabia Saudita para defender el uso bárbaro de su país de la sharia y su función simultánea como embajador de los derechos humanos.


Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER