Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

23 nov. 2017

USAID y Wall Street: Conflictos, Golpes y Conquista

En 1928, cuando United Fruit Company, ahora conocida como Chiquita Brands International, enfrentaba problemas laborales en Colombia, tuvo a su disposición tropas colombianas que asesinaron a centenares de huelguistas para mantener la producción y las ganancias. 

Para asegurar que Columbia protegiera los "intereses estadounidenses" fue el Departamento de Estado de EE. UU. quien recibió a los representantes de la compañía en la embajada de los EE. UU. en Bogotá, que a su vez estuba en contacto con Washington.

Las acciones de la United Fruit Company en Colombia estavieron lejos de ser un incidente aislado. El general del Cuerpo de Marines de los EE. UU., Smedley Butler, escribiría un libro sobre su experiencia personal de primera mano, en su lucha contra las guerras en varios continentes para compañías petroleras, banqueros y compañías fruteras. 

Hace casi un siglo, los grandes intereses corporativos ya tenían pleno control sobre los mecanismos de gobierno de los Estados Unidos, determinaban su política interna y externa, y usaban fácilmente el poder militar de la nación para su propio beneficio en todo el mundo.




El arreglo no ha desaparecido con el tiempo. Simplemente ha evolucionado. 

Cámara de Comercio de EE. UU. y USAID 

La Cámara de Comercio de los EE. UU. En su propio sitio web admite que es una organización de cabildeo y, aunque afirma que representa a millones de empresas, grandes y pequeñas, es una organización dominada por sus miembros más grandes. 

Estos incluyen Chevron, Citi, Coco-Cola, Chevrolet, McDonald's, Ford, Dow, Exxon, Honeywell, Procter & Gamble, Visa, Yum, Monsanto y muchos más.

Y aunque no hay nada inherentemente malo en una organización de cabildeo, o en las compañías estadounidenses que hacen negocios en el exterior, es lo que hace esta organización de cabildeo en particular con su inmensa influencia. 





El Departamento de Estado de Estados Unidos hoy, tal como lo hizo en Bogotá en 1928, representa los "intereses estadounidenses", entendidos como sinónimos de intereses corporativos. Es a través del Departamento de Estado de los Estados Unidos que organizaciones como la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y la Fundación Nacional para la Democracia (NED) reciben sus fondos y directivas.

Estas organizaciones están presididas o asociadas directamente con representantes que no pertenecen a la ayuda humanitaria ni a los círculos de promoción de la democracia, sino que desde las mismas corporaciones realmente sirven simplemente bajo la apariencia de "desarrollo" y "democracia". 

USAID, por ejemplo, se jacta abiertamente de su asociación conjunta con el miembro de la Cámara de Comercio de Estados Unidos y el gigante agrícola Monsanto. Con los recursos del Departamento de Estado de los EE. UU. y el dinero de los impuestos, Monsanto ha utilizado el manto de la ayuda al desarrollo para extenderse a las naciones en desarrollo de todo el mundo, desde África hasta Asia pasando por Sudamérica.

NED, por otro lado, está presidido directamente por representantes de algunas de las corporaciones más grandes de Wall Street, incluyendo Exxon, Goldman Sachs, Boeing, Ford, Citigroup y Visa. Mientras que muchos de los beneficiarios de NED se hacen pasar por activistas liberales de izquierda que luchan contra intereses corruptos y abusivos en sus respectivas naciones, de hecho están permitiendo que los intereses  más corruptos y abusivos en la Tierra (Wall Street) simplemente eliminen obstáculos para que puedan dominar los mercados y recursos. 

Y juntos, abiertamente -como lo discutió el administrador de USAID en una reciente conferencia de la Fundación de la Cámara de Comercio de los Estados Unidos- eso es lo que hacen USAID, NED y sus numerosas subsidiarias. 


Conflictos, golpes y conquista 

Hacer negocios en el extranjero no es algo necesariamente malo en sí mismo. Sin embargo, las corporaciones estadounidenses a través de USAID, NED y sus subsidiarias hacen más que negocios. 

Por lo general, las naciones envían representantes al exterior para encontrar puntos en común, intereses mutuos y negociar posibles acuerdos. Estados Unidos, en cambio, coacciona a las naciones a través del "poder blando" y diferentes grados de fuerza militar encubierta y más abierta.




A través de sus programas de "desarrollo" y "democracia", toman sistemáticamente la infraestructura, los medios y el orden político de las naciones objetivo, y finalmente instalan obedientes regímenes clientelares en el poder, ya sea mediante elecciones amañadas, revoluciones de color o cambios de régimen dirigidos por operaciones militares estadounidenses. Estos regímenes clientelares sirven a los "intereses estadounidenses" tal como lo hizo el gobierno colombiano en 1928 cuando los "intereses estadounidenses" requerían que los huelguistas fueran fusilados en masa.

Fueron los grupos financiados por USAID y NED los que ayudaron a llenar las calles de las naciones árabes en 2011, propiciando años de guerra, la destrucción de naciones enteras, y el avance de toda la región hacia un conflicto aún más amplio. En el Medio Oriente, Wall Street busca eliminar a sus competidores, impulsar su inmensa industria de armamentos y otorgarles a sus empresas de energía, financieros y al petrodólar, ambos pendientes de un hilo hacia colapso inevitable.

Hoy en día, naciones como Tailandia se enfrentan a una "oposición" creada y perpetuada por completo por las embajadas de EE. UU. y Europa y de los cofres de la USAID y de la NED. Los llamados "activistas" encuentran que sus redes sociales se llenan exclusivamente con contenido producido por donatarios del Departamento de Estado de EE. UU. Durante décadas, los intereses especiales de Estados Unidos han buscado dominar a Tailandia económica y geopolíticamente. Con el ascenso de China, Wall Street ve una oportunidad de cierre para usar a Tailandia y otras naciones a lo largo de las periferias de China para boxear con este creciente competidor y usurpador potencial de la hegemonía estadounidense en Asia del Pacífico.

Mientras que muchos imaginan grandes conspiraciones hacia la dominación mundial impulsada por ideologías políticas complejas, en realidad la hegemonía estadounidense está impulsada por el mismo tropismo de avaricia humana colectiva que ha alimentado el imperio a lo largo de la historia humana.


USAID y NED a menudo se utilizan para provocar conflictos e incluso guerras, incluidos los conflictos actuales que EE. UU. Libra en Medio Oriente y el norte de África. Ambas organizaciones también desempeñan su papel después de los conflictos y guerras como en Afganistán, donde ayudan a “sobreescribir” industrias, instituciones e infraestructuras destruidas con un sistema dirigido directamente por Wall Street y Washington.

Comprender por qué y en nombre de quién se dirige la política exterior de EE. UU. ayuda a los responsables políticos y a las personas a mirar por encima de las muchas distracciones políticas que se ofrecen para ocupar la atención mundial mientras Estados Unidos expande su control. 



Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER