Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

22 ago. 2017

Cómo el Estado Profundo Estadounidense Ha Forjado Accidentalmente un Orden Mundial Multipolar

Estado profundo nuevo orden multipolar conjugandoadjetivos
En cada nación hay conglomerados de poder que determinan e influyen en las opciones de política interna y externa de sus naciones. En los Estados Unidos, es importante destacar el concepto conocido como excepcionalismo americano que acompaña a estos centros de poder, a menudo llamado el estado profundo. Según este principio, sólo los Estados Unidos han sido elegidos por Dios para guiar a la humanidad.

Después de la Segunda Guerra Mundial, nació una noción muy similar a la de la supremacía racial aria nazi, la del pueblo elegido. En este caso, sin embargo, los elegidos eran estadounidenses, que salieron victoriosos al final de la Segunda Guerra  Mundial , dispuestos a afrontar el «peligro existencial» de la URSS, una sociedad y una cultura diferentes de las de Estados Unidos. Con tal impronta mental, la tendencia en las décadas siguientes era predecible. Lo que siguió fue la guerra después de la guerra, el sistema económico capitalista sostenido por la máquina de guerra estadounidense que amplía su esfera en todo el globo, llegando al sudeste asiático, pero siendo obligado a retroceder por el fracaso de la guerra de Vietnam, señalando el primer signo del fin de la guerra. Omnipotencia americana.

Al caer el muro de Berlín y eliminarse la “amenaza” del Soviet , la expansión estadounidense casi había llegado a su límite existencial. Lo que ha sido un elemento constante durante todas estas presidencias de Estados Unidos, durante varias guerras y crecimiento económico gracias a un capitalismo en ascenso, ha sido la presencia del estado profundo, un conjunto de centros neuronales que conforman el poder real de Estados Unidos. Para comprender el fracaso del estado profundo en lograr sus objetivos de ejercer un control del espectro total sobre el globo, es crucial rastrear las conexiones entre las presidencias pasadas y las actuales desde la caída del Muro de Berlín.

Cuando se piensa en el estado profundo, es fácil identificar a los principales actores: los principales medios de comunicación, grupos de reflexión (think tanks), bancos centrales y privados, grupos de presión de los Estados extranjeros, políticos, agencias de inteligencia, grandes grupos industriales y el complejo militar-industrial (MIC). Estos son los círculos interiores que mantienen las verdaderas palancas de poder en los Estados Unidos. A menudo, al analizar sucesos pasados ​​durante un largo período de tiempo, se hace más fácil identificar las motivaciones y objetivos detrás de acciones específicas, y la forma en que los diversos miembros del estado profundo han acompañado, influenciado y algunas veces saboteado varias administraciones - como es actualmente el caso con la actual administración de Trump - con el único propósito de promover sus intereses económicos.

Durante los gobiernos de Clinton y Bush, el estado profundo pudo mantener un frente unido y compacto, contando con el poder económico y militar de lo que todavía era una potencia mundial en ascenso. Los principales medios de comunicación, los organismos de inteligencia, los militares y los centros financieros y políticos apoyaron a ambos presidentes en sus ambiciosos planes para expandir la hegemonía estadounidense. Desde la intervención en Yugoslavia hasta el bombardeo en Afganistán, hasta la guerra en Irak, el estribillo ha sido un conflicto y una devastación a cambio de imposiciones financieras que se centraron en mantener el dólar como reserva o moneda de cambio para activos tales como el petróleo. En Yugoslavia, la estrategia también tenía como objetivo el desmantelamiento del último bloque ligado a la antigua Unión Soviética, el último acto del final de la Guerra Fría.

La guerra en Irak, producida por tres elementos fundamentales del estado profundo (servicios de inteligencia mintiendo, periodistas con una agenda específica y militares que se esfuerzan por atacar a una nación hostil), ha producido una serie de consecuencias, principalmente la desintegración del país, dejando la puerta abierta a la influencia iraní. A lo largo de 15 años, la influencia de Teherán creció hasta tal punto que comprometió a Irak en un arco chiíta que comienza en Irán, pasa a través de Irak y termina en Siria, llegando al Mediterráneo. En cuanto al efecto pretendido y al resultado obtenido, la guerra de Irak puede considerarse el mayor fracaso estratégico del estado de los EE.UU. desde Vietnam.

Además de la pérdida de influencia estadounidense con las petro-monarquías, Irak ha puesto de manifiesto la incapacidad de Estados Unidos para conquistar y mantener un territorio cuando la población es hostil. Frente a las milicias locales y chiíes, Estados Unidos pagó una pesada carga humana, sorprendiendo a la población estadounidense durante la guerra de diez años con aviones regresando a casa para entregar ataúdes con bandera. Sin mencionar la creación de cientos de miles de millones de dólares de deuda por las guerras afganas e iraquíes, todas colocadas sobre los hombros del contribuyente estadounidense.

En cierto sentido, Obama debió gran parte de su victoria en 2008 a la crisis financiera y la derrota estadounidense en Irak. Aún hoy, el debate sobre el papel del estado profundo en la elección de Obama está abierto. La explicación más plausible se basa en la apelación telegénica de Obama sobre el senador McCain, probablemente un factor decisivo para los estadounidenses. Como muchos estadounidenses no admitieron, la elección de Obama, después de ocho años de Bush, fue una ruptura con el pasado, un claro mensaje a la élite, especialmente después de la victoria de Obama sobre Clinton durante las primarias demócratas.

La victoria de Obama fue inmediatamente acompañada por un recálculo estratégico por el estado profundo, que percibió la nueva oportunidad vinculada a la naturaleza de Obama, así como los cambios en curso. No habría guerras más explícitas del tipo que involucren divisiones de tanques. Después del desastre en Irak, incluso el estado profundo entendió cómo el poder militar estadounidense no pudo prevalecer sobre una población local hostil. Por esta razón, los neoconservadores fueron desplazados progresivamente por la brigada liberal de derechos humanos. Su nuevo enfoque convirtió a Oriente Medio en la primavera árabe, creando un nuevo equilibrio en la región y degenerando la situación en Egipto, desestabilizando a los países vecinos, acabando con las distopías de derechos humanos en lugares como Libia y Siria.

En este escenario, los componentes más importantes del estado profundo fueron los medios de comunicación que, al difundir información falsa de inteligencia mediante manipulación y desinformación con el fin de justificar la agresión militar, condicionaron a las poblaciones de Europa y Estados Unidos a atacar a países soberanos como Libia. Durante el gobierno de Obama, el estado profundo rara vez se enfrentó a una presidencia hostil, demostrada por el rescate bancario durante la crisis de 2008. Unos meses después de la elección, se hizo evidente cuán vacías habían sido las promesas electorales de Obama, representando el triunfo de la comercialización sobre la sustancia. Al imprimir dinero sin interés, Obama permitió a la Fed donar casi 800.000 millones de dólares a los bancos, evitando que se derrumbaran y postergaran las consecuencias de la próxima crisis financiera, que probablemente será irreparable.

Los errores subyacentes de los últimos meses del gobierno de Obama siguen afectando la nueva presidencia de Trump. El intento de Obama de aplacar el estado profundo armando a los terroristas en Oriente Medio, poner a los neonazis en Ucrania, bombardear Libia y rescatar los bancos sólo ha aumentado el apetito del estado profundo, que ha progresado a demandas más explícitas como un ataque sobre Irán e intervención directa en Siria. A partir de este momento, después de haber concedido virtualmente todos los deseos del estado profundo, Obama sacó el freno de mano y activó un par de contramedidas para reequilibrar el legado de su presidencia. Se opuso a una intervención directa en Siria después de los ataques químicos de bandera falsa, firmando e implementando el acuerdo nuclear con Irán y restaurando las relaciones con Cuba.

Fue en este mismo momento cuando el estado profundo declaró la guerra a Obama, apoyándose en el indispensable apoyo de las agencias de inteligencia, los principales medios de comunicación y el ala más conservadora del establishment estadounidense. Los ataques contra las supuestas debilidades de Obama como presidente, su incapacidad para defender los intereses estadounidenses y su falta de valor caracterizaron los dos últimos años de su presidencia.

Fue este perenne estado de sitio durante la presidencia de Obama el que creó las condiciones para el ascenso electoral de Trump. El estado profundo ha insistido durante años en la necesidad de un líder fuerte y decidido que represente el espíritu del excepcionalismo norteamericano. Inicialmente, el estado profundo se centró en Hillary Clinton, pero Trump tuvo la intuición de enfatizar los aspectos militares e industriales del país, apelando al anhelo de la población para la reconstrucción de la industria nacional y abriendo nuevas oportunidades para el estado profundo. Esto sirvió para impulsar una división dentro de las agencias de inteligencia, los principales medios de comunicación y una buena parte de la clase política interna, dejándolos en una guerra abierta. Los asuntos de Rusia y las supuestas conexiones de Trump con Putin son falsas noticias, creadas para sabotear la presidencia de Trump.

En las primarias republicanas de 2016, los estadounidenses votaron por un líder que prometió mejorar sus medios de vida al impulsar la economía nacional y poner los intereses de su país en primer lugar. Esta promesa captó casi inmediatamente el componente de trabajo de la población y los grandes conglomerados industriales. Trump ganó posteriormente el apoyo de otro componente fundamental del estado profundo, el ala militar, gracias a la proclamación de que los Estados Unidos serán devueltos al papel que merecen en el mundo, rescatando la idea perversa del excepcionalismo estadounidense.

La decisión de Trump de adoptar el MIC es particularmente polémica y representa el comienzo de una facción de estado profundo construida sobre la presidencia de Trump. El ruido diario que rodeaba su presidencia, con constantes ataques de la facción opuesta del estado profundo, se intensificó con noticias falsas alegando los vínculos de Trump con Rusia. Con el nombramiento de generales que se suscriben a la idea del excepcionalismo americano, se puede debatir si Trump intencionalmente quería dar un papel de liderazgo a sus propios generales o si no tenía otra opción, tener que asociarse con algunos de estos miembros del estado profundo para defenderse de los asaltos de las facciones opositoras del estado profundo.

Los recientes acontecimientos relacionados con Trump se basan en estos factores, a saber, un estado profundo impulsado por la facción neoliberal que nunca ha dejado de atacar a Trump, y una facción neoconservadora del estado profundo que ha estado apretando el lazo alrededor de Trump.

Los resultados inmediatos han sido un nivel de caos sin precedentes en una administración de Estados Unidos, con nombramientos continuos y despidos, el último de Steve Bannon, sin mencionar la imposibilidad de abolir el Obamacare con todas las fuerzas alineadas contra la agenda legislativa de Trump. Trump ha tenido que ceder progresivamente más poder y autoridad a sus generales, accediendo a bombardear Siria y sanciones que empeoran las relaciones entre Moscú y Washington. Una espiral autodestructiva comenzó con la concesión de un papel primordial a los nominados a puestos clave.

El efecto final de este sabotaje continuo desde la presidencia de Obama es una política exterior en bancarrota de Estados Unidos y una lucha fratricida continua dentro del estado profundo. Los aliados europeos de Estados Unidos se rebelan por las sanciones contra Rusia, que es su principal aportador de fuente de energía. Países como Rusia, China e Irán están comenzando a experimentar una revolución económica a medida que abandonan progresivamente el dólar; y estos países van asumiendo el control de un Oriente Medio devastado por años de guerras americanas, Moscú gana influencia significativa en la región. La crisis envuelve al Consejo de Cooperación del Golfo, cada vez más acosado por fracturas entre Riyadh y Doha.

Una de las consecuencias de dos décadas de la descarada política exterior de Estados Unidos ha sido el nacimiento de un orden mundial multipolar, con el estatus de superpotencia estadounidense siendo desafiado por potencias competidoras como China y Rusia. De hecho, los aliados históricos de Washington en Oriente Medio, Israel y Arabia Saudita han soportado las consecuencias de las políticas desastrosas de Estados Unidos, con Irán convirtiéndose en uno de los centros de poder de la región destinados a dominar el Oriente Medio militar e incluso económicamente.

La increíble paradoja del fracaso del estado profundo está representada por el surgimiento de dos polos alternativos al americano, cada vez más aliados entre sí para contrarrestar el retiro caótico de un orden mundial unipolar. En este escenario, Washington y todos sus centros de poder se encuentran en una situación sin precedentes, donde su deseo no coincide con sus capacidades. Un sentimiento de frustración es cada vez más evidente, a partir de las increíbles declaraciones de muchos representantes políticos estadounidenses sobre la influencia de Rusia en las elecciones de EE.UU., las amenazas de agresión contra Corea del Norte o el juego de la gallina ciega con las potencias nucleares de Rusia y China.

Si el estado profundo continúa estancando la presidencia, y el ala militar logra presionar a Trump, es probable que haya una serie de efectos indirectamente vinculados. Habrá un aumento exponencial de las sinergias entre las naciones no alineadas con los intereses estadounidenses. En términos económicos, hay sistemas alternativos a los centrados en el dólar; en términos de energía, hay una serie de nuevos acuerdos con socios europeos, turcos o rusos; y en términos políticos, existe una alianza más o menos explícita entre Rusia y China, con una fuerte contribución de Irán, que pronto será más evidente con la entrada de Teherán en la Organización de Cooperación de Shanghai (SCO).

A finales de la década de los ochenta, Estados Unidos era la única potencia mundial destinada a un futuro de hegemonía global indiscutible. La codicia del estado profundo, así como el deseo utópico de controlar cada decisión en cada rincón del mundo, ha terminado por consumir la capacidad de los Estados Unidos de influir en los acontecimientos, sirviendo únicamente para acercar a Rusia y China junto los cuáles tienen un interés compartido de detener el despreocupado avance de Estados Unidos. Es gracias al estado profundo que Moscú y Pekín están ahora coordinando juntos con el fin de poner fin al momento unipolar de los Estados Unidos tan pronto como sea posible.


No está totalmente equivocado decir que el momento unipolar estadounidense está llegando a su fin, con los ataques del estado profundo contra la presidencia de Trump impidiendo cualquier acercamiento con Moscú. Cuanto más fuerte sea la presión del estado profundo sobre las potencias, mayor será la velocidad con la que el avance del mundo multipolar reemplazará al unipolar. Los primeros efectos aparecerán en la esfera económica, particularmente en relación con el movimiento hacia la desdolarización, que puede marcar el comienzo de un cambio tan esperado.

Fuente: Federico Pieraccini, Strategic-Culture
Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER