Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

24 ago. 2016

TTIP : Breve Historia de una Agenda para el Saqueo Corporativo

La jerga corporativa que rodea al acuerdo de Asociación Transatlántica para el Comercio e Inversiones (TTIP/ACTI) pregona que trata de "proteger" la  inversión, reduciendo las “innecesarias” barreras '' y armonizando las regulaciones que supuestamente impiden el libre comercio entre los EE.UU. y la UE.

En principio, el concepto de que el comercio sea libre y justo suena ideal. Pero, en todo el mundo, el paradigma ideológico dominante permite poco margen para ello. Los mercados están amañados [1], los precios de los productos son manipulados [2] y las naciones son coaccionadas [3], desestabilizadas [4] o atacadas [5] con el fin de que los potentes jugadores ganen el acceso a los recursos y mercados.

El 11 de octubre, más de 400 grupos de toda Europa se lanzaron a las calles para manifestarse en contra del TTIP, que acaba de terminar su séptima ronda de conversaciones en Washington. Mientras que algunos grupos son acusados ​​por los partidarios del TTIP de ser impulsados ideológicamente en su oposición, no es la ideología lo que impulsa esta oposición. Es el escepticismo y la desconfianza alimentada por las prácticas y acciones de las poderosas corporaciones que prevalecen así como su marca ideológica del neoliberalismo y la privatización desenfrenada.  Resulta sospechoso el secretismo y la falta de transparencia en torno a los combustibles dentro del TTIP. ¿Al público no se le ha permitido saber quién establece la agenda para las negociaciones o qué es lo que se está negociando supuestamente es nuestro nombre?

Se espera que el público aguante y calle y lo deje todo para los expertos: los funcionarios de la UE con sus profundos conflictos de interés [6,7,8] y las grandes empresas (léase lobbismo). Ha sido principalmente a través de documentos filtrados y el recurso a la libertad de información de cómo el público ha adquirido una idea de la naturaleza de las negociaciones.

Los orígenes de la TTIP y la falta de transparencia

El acuerdo fue planeado por el "Grupo de trabajo de alto nivel sobre Empleo y Crecimiento» (HLWG, High Level Working Group on Jobs and Growth), que fue creado en 2011 y presidido por el Comisario Europeo de Comercio, Karel De Gucht y el entonces representante comercial estadounidense, Ron Kirk [9]. Ensu informe final, el Grupo no sólo recomienda entrar en las negociaciones, sino que también entró en algunos detalles en cuanto a lo que se debe poner sobre la mesa, con el objetivo de largo alcance de avanzar hacia un "mercado transatlántico".

Cuando se le preguntó acerca de la naturaleza del grupo, la Comisión Europea (CE) dijo que no tenía miembros identificables y afirmó que "varios departamentos" han contribuido a la discusión y a los informes del grupo. Incluso afirmó que no había ningún documento que contuviera la lista de los autores de los informes. A la petición del Corporate Europe Observatory (CEO) para que revelara los miembros/autores del informe, recibió  la respuesta: " Lamentablemente (la CE) no estamos en condiciones de ofrecerle la información solicitada". [10]

El CEO argumentó que el grupo debe estar sujeto a los requisitos de transparencia establecidos en las normas de la CE sobre "grupos de expertos", incluida la transparencia de quienes participaron.

Cuando se le preguntó acerca de la “experiencia externa"(como la CE lo llamó) que habían influido en los informes elaborados por la HLWG, al CEO se le dijo que la evaluación del impacto del acuerdo comercial UE-EE.UU propuesto contenía un resumen de las pruebas periciales reunidas desde su inicios. El CEO también fue dirigido a la página de la Comisión para las consultas públicas, donde se afirma que más del 65 por ciento de la entrada a las dos primeras consultas sobre el proyecto de acuerdo UE-Estados Unidos provenía de empresas y asociaciones de la industria.

El Comisario Europeo De Gucht afirmó que "no hay nada secreto" sobre las conversaciones en curso. En diciembre de 2013, en una carta publicada en The Guardian [11], argumentó que "las negociaciones sobre la Asociación Transatlántica para el Comercio e Inversiones están completamente abiertas al escrutinio”.

Si ese era el caso, ¿por qué entonces fueron fuertemente censuradas las notas de las reuniones de la Comisión con los grupos de presión empresariales (lobbies) que le fueron entregadas al Corporate Europe Observatory (CEO) bajo ley de libertad de información de la UE? [12]

Al público no se le permite conocer las posiciones mantenidas por la UE (a diferencia de los intereses comerciales) en estas conversaciones, a quienes se le está dando acceso es a los que  están presionando en nombre de esos intereses comerciales. Perogrulladas altruistas que se refieren a la protección de la integridad de la industria y la naturaleza sensible de las negociaciones se han utilizado en un intento de subvertir la democracia, evitar el escrutinio público y asegurar las continuas posiciones privilegiadas y la influencia de las grandes empresas en las conversaciones que se han celebrado. Los argumentos que se utilizan para justificar el secreto fueron velados como sutiles disfraces para tratar de engañar a la opinión pública en la aceptación de la legitimidad de estas negociaciones sin preguntar.

Los documentos recibidos por el CEO mostraron que los funcionarios de De Gucht invitaron a la industria a presentar listas sobre “las barreras reguladoras que les gustaría que fueran retiradas durante las negociaciones”. Sin embargo, no hubo manera de que el público supiera cómo la UE incorpora esto en su posición de negociación ya que se habían eliminado todas las referencias.
El CEO recibió 44 documentos sobre las reuniones de la CE con los lobbies de la industria como parte de los preparativos para las negociaciones comerciales UE-Estados Unidos. La mayor parte de los documentos, publicados como resultado de una solicitud basada en la libertad de información (FOI), eran informes de la reunión elaborados por funcionarios de la Comisión.

Los documentos tardaron en llegar casi diez meses después de la solicitud presentada y 39 de los 44 documentos fueron fuertemente censurados. Los documentos cubren sólo una fracción de las más de 100 reuniones en las que los funcionarios de De Gucht tuvieron con los grupos de presión de la industria en el período previo al lanzamiento de las negociaciones con respecto al TTIP.

¿Por qué no había notas sobre las reuniones a puerta cerrada con los cabilderos corporativos de, por ejemplo, la Cámara de Comercio de EE.UU., la Federación de la Industria Alemana BDI, los lobbies químicos CEFIC y VCI, coalición de la industria farmacéutica EFPIA, DigitalEurope, el Consejo Empresarial Transatlántico, industria de armamentos ASD, la Asociación de Banqueros Británicos y corporaciones como Lilly, Citi y BMW?

En los 39 documentos que fueron "parcialmente liberados", grandes piezas de texto ("no liberables" o "no relevante") había sido ocultadas. En muchos casos, se han eliminado las partes del texto porque contenían las opiniones de los grupos de presión de la industria "en aspectos particulares de las negociaciones comerciales entre la UE / Estados Unidos”. "La liberación de esta información podría tener un impacto negativo en la posición de la industria", argumentó la comisión. No queda claro por qué las opiniones de los grupos de presión deben estar ocultos del escrutinio público.

La Comisión también había eliminado todos los nombres de los grupos de presión a partir de los 44 documentos argumentando que " su divulgación perjudica a la protección de [...] la privacidad y la integridad de la persona". Según el CEO, se trataba de una absurda línea de argumentación ya que eran cabilderos profesionales que no están actuando a título personal. 

 Lo que realmente quieren las empresas

A pesar de estar fuertemente censurados, los documentos muestran claramente que la eliminación de las diferencias en la normativa de la UE y de Estados Unidos es la cuestión clave en las conversaciones respecto al TTIP, que son las llamadas "barreras regulatorias", término que aparece en una gran mayoría de las reuniones. Por ejemplo, en una reunión con el Foro de Servicios Europeos en febrero de 2013, un grupo de presión dedicado a defender los servicios globales del Deutsche Bank, IBM y Vodafone, la Comisión propuso varias opciones para la cooperación regulatoria como 'compatibilidad', 'reconocimiento mutuo' y "equivalencia".

En otra reunión en febrero de 2013, BusinessEurope (el lobby empresarial más poderoso en Bruselas), ha destacado "su voluntad de desempeñar un papel activo en las próximas negociaciones, en particular en el frente normativo". La Comisión tomó nota de la importancia de la industria de la UE "presentando propuestas detalladas para hacer frente a las barreras regulatorias transatlánticas".

Un documento filtrado de la UE del invierno de 2013 mostró que la Comisión propuso un Consejo Regulador en la Cooperación UE-Estados Unidos [12], una estructura permanente que se creará como parte del acuerdo TTIP. El reglamento existente y futuro de la UE tendría que pasar por una serie de investigaciones,  diálogos y negociaciones en este Consejo. Esto haría que las decisiones sobre regulaciones se movieran en una esfera tecnocrática, lejos del escrutinio democrático. Las políticas podrían ser presentadas al público como tratos hechos, los cuales se han llevado a cabo a puertas cerradas entre funcionarios pro-negocios y líderes empresariales. También habría evaluaciones de impacto obligatorias para la regulación propuesta, que será verificado por su potencial impacto en el comercio. ¿Qué hay de la protección de la salud de las personas o si son buenos para el medio ambiente? Es un intento descarado de la introducción de los productos genéticamente modificados en el mercado europeo, por poner un ejemplo.

Esto sería ideal para grandes grupos de presión empresariales: la creación de un freno firme sobre cualquier nueva regulación progresiva en la primera etapa de la toma de decisiones.

Algunos de los principales jugadores que originalmente apoyaron el acuerdo incluía el sector de la biotecnología, Toyota, General Motors, la industria farmacéutica, IBM y la Cámara de Comercio de los EE.UU., una de las empresas más poderosas dentro de los grupos de presión en los EE.UU.. Business Europe, la principal organización que representa a los empleadores en Europa, puso en marcha su propia estrategia en la asociación económica y comercial entre la UE y los Estados Unidos a principios de 2012 [13]. Sus sugerencias fueron ampliamente incluidas en el proyecto de la UE.

En el último par de años más o menos, un número creciente de políticos y grupos de ciudadanos han exigido que las negociaciones se llevaran a cabo de una manera abierta, sobre todo porque existe la preocupación de que el acuerdo abrirá la puerta a los OMG (multinacionales de la alimentación, de la agricultura  y productores de semillas; que han tenido más contactos con el departamento comercial de la CE que los grupos de presión de la industria farmacéutica, química, financiera y coche juntos [14]) y el gas de esquisto (fracking) en Europa, amenazando los derechos digitales y de mano de obra y facultarán a las empresas a impugnar legalmente una amplia gama de normas que les desagradan.

Uno de los aspectos clave de las negociaciones es que tanto la UE como Estados Unidos deben reconocer sus respectivas normas y reglamentos, que en la práctica podrían reducir la regulación al mínimo común denominador: Las conversaciones oficiales sobre el "reconocimiento mutuo" de las normas o la llamada reducción de las barreras no arancelarias irían en detrimento de la regulación (más fuerte) en la UE. Para la UE, podría significar la aceptación de las normas de EE.UU. en muchas áreas, incluyendo la alimentación y la agricultura, que son más bajas que las de la UE.

Los EE.UU. quieren que todos los llamados obstáculos al comercio, incluyendo las regulaciones altamente controvertidas, como las que protegen la agricultura, la alimentación o la privacidad de los datos, sean eliminadas. Incluso los líderes del Comité de Finanzas del Senado, en una carta al representante comercial estadounidense Ron Kirk, dejaron en claro que cualquier acuerdo debe también reducir las restricciones de la UE sobre los cultivos modificados genéticamente, pollos clorados y la carne de vacuno tratada con hormonas [15].

Las demandas incluyen una "ambiciosa liberalización de las barreras comerciales agrícolas con el menor número posible de excepciones". Del mismo modo, el grupo de presión de los alimentos Food and Drink Europe, en representación de las mayores compañías de alimentos (Unilever, Kraft, Nestlé, etc), ha acogido con satisfacción las negociaciones, donde una de sus principales demandas es la facilitación de la presencia de niveles bajos de los cultivos genéticamente modificados no aprobados. Se trata de una agenda de la industria de larga data en la que también entran los grandes comercializadores de piensos y de granos, entre ellos Cargill, Bunge, ADM, y el lobby COPA-COGECA de los grandes agricultores. Mientras tanto, la industria de la biotecnología en ambos lados del Atlántico está ofreciendo su "apoyo y asistencia tanto a la UE y al gobierno de Estados Unidos para mejorar su relación comercial". [13]

También existe la modalidad de solución de las posibles controversias gobierno-empresa altamente contencioso. Ello permitiría a las empresas estadounidenses que invierten en Europa eludir los tribunales europeos y desafiar a los gobiernos de la UE en los tribunales internacionales cada vez que se encuentren con que las leyes en materia de salud pública, protección del medio ambiente o social interfieren con sus ganancias. Las empresas de la UE que invierten en el extranjero tendrían el mismo privilegio en los EE.UU..

En todo el mundo, las grandes empresas ya han utilizado dichas disposiciones en los acuerdos comerciales y de inversión para reclamar enormes sumas de dinero de los Estados soberanos en compensación. [16] Tribunales, que consta de grupos ad hoc de tres miembros a sueldo de un pequeño club de abogados privados plagados de conflictos de interés, que han concedido miles de millones de euros a las empresas, cortesía de los contribuyentes.

Las empresas de la UE y de Estados Unidos ya han utilizado estas demandas en todo el mundo para destruir cualquier competición o amenaza a sus beneficios, por ejemplo, el reto de la energía y la medicina sobre las políticas verdes, la legislación antitabaco, las prohibiciones de productos químicos nocivos, restricciones ambientales en la minería, las pólizas de seguro de salud y medidas para mejorar la situación económica de las minorías. 

Cualquier forma de intervención estatal vaya en contra del beneficio de las grandes empresas es considerado cada vez más como una "barrera" para el comercio, un freno potencial de ganancias.

El TTIP está, por tanto, también diseñado para socavar la prestación de servicios del sector público. Así es, el sector público se considera como una "barrera" también. Las empresas privadas podrían acceder al mercado de la contratación pública lucrativa bajo la bandera del libre comercio. Bien podríamos ver un festival de la privatización irreversible, como ofertar la  licitación para realizar servicios del Estado a intereses privados estadounidenses. [17]

Un informe publicado por el Seattle to Brussels Network (S2B) reveló los verdaderos costos humanos y ambientales del acuerdo propuesto. “A Brave New Transatlantic Partnership"[18] puso de relieve que las promesas de crecimiento del PIB de hasta el uno por ciento y la creación masiva de empleos como resultado de la operación comercial de la CE no fueron apoyadas incluso por sus propios estudios, que predicen una tasa de crecimiento de sólo el 0,01 % del PIB en los próximos diez años y la posible pérdida de puestos de trabajo en varios sectores económicos, como la agricultura.

El informe también explica cómo las empresas están presionando a los negociadores a utilizar el acuerdo para debilitar la seguridad alimentaria, el trabajo, la salud y medio ambiente; así como socavar los derechos digitales. Los intentos de fortalecer la regulación bancaria en el contexto de la crisis financiera también podrían verse en peligro ya que el lobby financiero utiliza las negociaciones comerciales secretas para deshacer las reformas financieras, como las restricciones sobre el valor total de las transacciones financieras o la forma jurídica de sus operaciones.

Cuando el informe fue publicado, Kim Bizzarri, el autor del informe, argumentó:

"Los grandes lobbies empresariales en ambos lados del Atlántico ven las negociaciones comerciales secretas como un arma para deshacerse de las políticas destinadas a proteger a los consumidores europeos y estadounidenses, los trabajadores y nuestro planeta. Si su lista de deseos corporativa se implementa, se concentrará aún más el poder económico y político en manos de una pequeña élite, dejando a todos sin protección contra las malas acciones corporativas".

TTIP en el contexto

A pesar de que los principales medios de comunicación corporativos presentan con soltura el TTIP como una receta bien pensada para el libre comercio, la creación de empleo y el crecimiento económico, aunque con algunos problemas técnicos de menor importancia, tales afirmaciones anteriormente descritas no se comentan. El TTIP es un mandato para el saqueo corporativo, la elusión de los procedimientos democráticos y la erosión de los derechos de la gente común y la soberanía nacional. Representa una agenda pro-privatización que consagra los privilegios de las corporaciones más poderosas del mundo a expensas de la gente común.

La gente común quiere que las poderosas corporaciones deban rendir cuentas. Quieren prácticas comerciales reguladas por representantes electos y funcionarios públicos con el fin de proteger el bien público. Sin embargo, el por qué tantas personas siguen colocando alegremente tal confianza en ciertas instituciones de la UE se extiende a la imaginación: la democracia en la UE se ha vendido al mejor postor; la CE es un criado en cautividad dispuesta de una agenda corporativa [8]. Y ahora el TTIP presenta una oportunidad ideal para que las empresas gobiernen a través de políticas totalmente impopulares.

En última instancia, el TTIP podría dibujar una Europa aún más cerca a los EE.UU. y consolidar el poder de los intereses financieros de unas mismas empresas anglo-estadounidenses que se centran en la City de Londres y Wall Street. Si los eventos que rodean Ucrania nos dicen algo, es que estos intereses han sido fundamentales para crear una separación entre Europa y Rusia para evitar una alineación económica más estrecha entre los dos. Mediante la colocación de las sanciones económicas en Rusia y, de acuerdo con el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, la UE está obligada a ir junto con ellos, el comercio de Europa con Rusia se verá afectado, un incentivo para que Europa “abrace” el el TTIP.

Es, pues, parte del plan de un juego geopolítico más amplio para debilitar Europa Occidental y dividir el continente europeo para marginar a Rusia. Mientras que el TTIP puede parecer que no tiene nada que ver con lo que está sucediendo en Ucrania o en Siria, debe ser considerado como una pieza más en la rueda para cimentar la hegemonía global y debilitar a Rusia [19].

Notas:

19] http://rt.com/op-edge/192204-usa-ttip-syria-ukraine-gas/
Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER