Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

22 jun. 2016

Origen del Salario Mínimo: La Peste de la Edad Media y el Vaticano.

La historia comienza en la Inglaterra medieval en el siglo 14. La vida, no especialmente fácil en este momento en la historia, había llegado a ser especialmente desagradable, brutal y corta. El año anterior, el de la "Gran Pestilencia", mejor conocida como la Muerte Negra, había llegado a Europa continental. La pandemia, como Rossemay Horrox  señaló , "se inició en la India y, transmitiéndose a Siria y Egipto", llegó a Inglaterra en 1349, "cuando la mortalidad destruyó más de un tercio de los hombres, mujeres y niños."

A causa de las masivas muertes, la sociedad feudal fue sacudida hasta sus cimientos por un acontecimiento sorprendente: a causa de la escasez de sirvientes, artesanos y obreros así como de granjeros;  un gran número de señores y nobles. se quedaron sin todo el servicio y asistencia." Los sobrevivientes pudieron ahora demandar una mayor compensación por su trabajo, y no fueron tímidos a la hora de pedir tal compensación.

En respuesta, el rey Eduardo III - un rico terrateniente que era tan dependiente de sus siervos como otros muchos señores - emitió la "Ordenanza de Braceros", que ponía un límite a la cantidad que  los trabajadores podrían cobrar por su trabajo. Las modificaciones posteriores de la ley - por ejemplo, el Estatuto de los Trabajadores en 1351 -ampliaban las penas si se pagaba por encima de las tasas establecidas.

Estas leyes establecen efectivamente lo que llamaríamos un salario máximo. Pero las implementación de estas medidas  encarnaron la idea ya en el medievo que las ganancias al realizar un trabajo deben ser acordes con el trabajo realizado. El teólogo católico Tomás de Aquino escribió que "las riquezas exteriores" de un hombre "debe ser acorde para poder vivir según su condición en la vida”; menos, era una tentación al pecado y una amenaza para el orden social.

Como el historiador Kevin Blackburn ha argumentado de forma convincente , mientras que las leyes que regían los salarios fijando inicialmente, un límite máximo, se utilizaron en última instancia, para establecer un salario digno y posiblemente vincularlo a los precios de los alimentos.

Con el paso de los siglos, los jueces de paz encargados de fijar los salarios máximos comenzaron también a fijar salarios mínimos formales , aunque la evidencia es fragmentaria. Sin embargo, la práctica, finalmente ganó el reconocimiento legal con la aprobación de una "Ley de fijación de un salario mínimo", emitida en 1604 durante el reinado de Jaime I y dirigido a los trabajadores de la industria textil.

La idea de gravar los salarios, ya sea con un límite superior o inferior caería pronto víctima de las tendencias liberalizadoras de una Inglaterra cada vez más capitalista. A principios del siglo 19, fueron derogados los Estatutos de Trabajadores. Pero la discusión sobre los salarios no desapareció. Como conflictividad laboral se extendió a muchos países industrializados en el siglo 19, el concepto de salario mínimo o salario digno resurgió en los lugares más inesperados.

El primero fue en el Vaticano. En 1891, el Papa León XIII ofreció tomar un marcado carácter medieval en la cuestión laboral. En su Rerum Novarum , el pontífice pidió la aprobación de leyes para eliminar "las causas que conducen a los conflictos entre empleadores y el empleado." La primera de esas causas, se afirmaba, era la insuficiencia de los salarios. "Y defraudar a cualquiera con su el salario que le corresponde, es un gran crimen que clama a la ira vengadora de los Cielos", declaró.

Pero había una manera más fácil de resolver el problema que implicar al  Todopoderoso. El Papa aconsejó la reactivación del salario digno medieval, con el argumento de que la compensación de un trabajador asalariado debería ser suficiente "para que un asalariado fuera frugal y de buen comportamiento."

La encíclica resonó en los países que tenían un gran número de católicos y trabajadores afectados. Entre ellos fue Australia, que junto con Nueva Zelanda se convirtió en la cuna del movimiento del salario mínimo actual. En la década de 1890, los católicos australianos comenzaron una campaña a favor de la implantación de un salario digno. El año de la encíclica, el cardenal australiano Patrick Francis Moran pidió salarios suficientes para "dar una competencia ... para el apoyo frugal de la esposa y la familia [de los trabajadores]."

Se establecieron las primeras leyes de salarios mínimos reales en los estados de Victoria (1894) y Nueva Gales del Sur (1895). Ellos determinaron que los trabajadores no calificados empleados por el gobierno al pago de un salario digno de siete chelines al día. Como un legislador declaró en 1894, "los trabajadores deben tener una tasa de pago que les permita mantener a sus familias en comodidad decente."

En los años siguientes, el apoyo a la legislación del salario mínimo creció. Reformadores católicos siguieron reviviendo la idea medieval de un salario digno. El exponente más importante fue Henry Bournes Higgins, el juez que presidió el Tribunal de Conciliación y Arbitraje de la Commonwealth.

En 1907, Higgins escuchó un caso de Sunshine Cosechadora Works, el mayor fabricante de implementos agrícolas en Australia. Bajo una ley recientemente aprobada, la empresa tendría que pagar un impuesto significativo a menos que pueda probar que pagó a sus trabajadores los salarios "justos y razonables". La ley no establecía los salarios, sino que correspondía al tribunal decidir si la empresa llegó a  ese umbral.

Higgins rechazó las alegaciones de la empresa. Más importante aún, Higgins declaró que el tribunal tienía derecho a imponer un salario mínimo nacional en el sector privado, y así lo hizo: siete chelines diarios para los trabajadores no calificados. Higgins declaró que un salario digno debe ser suficiente para proporcionar una "comodidad razonable y frugal." Como observó Blackburn, Higgins efectivamente "secularizó el salario digno", la reactivación de un concepto medieval a los tiempos modernos.


Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER