Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

25 may. 2016

Supremacía: un orden social para dividirnos a todos, para controlarnos a todos


"Parecía que la señora Elliott estaba intentando dividirnos”. Estas son las palabras de un estudiante de tercer grado de Riceville, Iowa. Su maestra de escuela, Jane Elliott, acababa de exponer a su clase a un experimento que mostró la crueldad y la injusticia de la supremacía blanca a finales de 1960. Jane Elliott ha repetido este ejercicio en innumerables ocasiones, pero su lección original, sigue siendo una visión innovadora sobre los mecanismos de la supremacía como se muestran en el documental A Class Divided . Al etiquetar a los alumnos de ojos azules en su clase como más inteligentes y mejores, y darles más privilegios que a los estudiantes de ojos marrones, Jane Elliott crea al instante la división y la hostilidad entre los dos grupos. Ella constantemente refuerza la superioridad de sus estudiantes de ojos azules que de repente se siente más seguro y realiza un mejor desempeño en las tareas que sus compañeros de clase de ojos marrones, ahora desmoralizados y abatidos. Esta división crea conflictos entre los estudiantes, lo que les molesta enormemente e incluso conduce a peleas físicas. Jane Elliott se sorprendió por los resultados de su ejercicio, diciendo: "He visto como lo que antes era cooperación, amistad y niños razonables se convierte en desagradable, vicioso,  y aparece la discriminación de pequeños alumnos de tercer grado en un espacio de quince minutos."

El ejercicio de Jane Elliott ilustra claramente lo fácil que es encender un conflicto entre la gente una vez que un grupo de individuos se eleva por encima de otro. También demuestra cómo la supremacía crea impotencia en el grupo "inferior" y que la pérdida de poder personal a la larga conduce a la hostilidad y la violencia. Este es el sistema en que vivimos hoy en día - una jerarquía que ocupa la gente en función de su "valor" y el estatus socio-económico.

Este documental trata de explicar las expectativas y etiquetas en educación, así como el efecto Pigmalión. La profesora Jane Elliot explica su ejercicio de los ojos azules vs. ojos marrones. Riceville, Iowa, 1970. Grabado 14 años después con los alumnos ya crecidos.



Jerarquía - Una herramienta de Supremacía

En diversos grados, la mayoría de los sistemas socio-económicos en el mundo de hoy son jerárquicos. En un sistema de jerarquía, los individuos ocupan rangos sociales en base a sus niveles de ingreso y la riqueza, que afectan significativamente su acceso a recursos vitales como la alimentación, vivienda, salud y educación. En todas las jerarquías hay una clase dominante en la parte superior que tiene el poder social, político y económico significativo y cuyos intereses están en oposición directa con las de las masas – y digo masas en términos de cantidad- menos pudientes. Una estructura jerárquica es, en esencia, el poder - la capacidad de controlar  los resultados de la forma que más favorezca los intereses de la clase dominante. Puesto que el dinero es el camino a una mayor libertad, la mayoría de las personas tienen la intención de ascender en la jerarquía y comprar su camino a una nueva realidad. Después de todo, los de arriba – la minoría elitista - tienen la libertad de actuar de maneras que la mayoría de la gente no puede: hacer las reglas y romperlas con la impunidad; tener acceso a los recursos, personas y capitales que les permite perpetuar fácilmente su riqueza; y sus ocupaciones, a menudo incluyen el tópico de "alta sociedad", "filántropo", y a algunos incluso se les paga para ir de fiesta – después, la masa, pierde gran parte del poco tiempo libre que tiene, entreteniéndose viendo lo bien que se lo pasan los que ha ido a la fiesta-.

Como sistema económico, una estructura jerárquica es ineficaz y crea escasez innecesaria, ya que permite a la clase dominante a acumular riquezas y recursos, mientras que la mayoría lo combate con las "sobras". Además, debido a que su estructura le otorga un poder desproporcionado y privilegios a los de arriba, se crea un sistema que sólo beneficia a una minoría rica. La desigualdad económica es particularmente insidiosa en un orden social jerárquico en el que la riqueza determina el estatus social. Estos sistemas generan la desigualdad extrema en la que la brecha entre ricos y pobres es grande y la movilidad social es particularmente difícil.

Supremacía es el sello distintivo de la jerarquía en la que ser un "ganador" depende de que otra persona sea un "perdedor" y donde se crea la riqueza a expensas de otras personas y el medio ambiente y sin preocupación por el bien colectivo. Las jerarquías son inherentemente coercitivas, ya que otorgan a los grupos dominantes de la autoridad para imponer sus reglas y la ideología de los de abajo. Por tanto, es un sistema de dominación, al mando de su poder, la autoridad y la naturaleza coercitiva contra los sujetos "más débiles" (es decir, el "que no tiene" o "inferior"). Sin embargo, no es en absoluto una disposición "natural" o, como muchos dirían, "sólo así son las cosas" – socialmente, la “teoría” evolutiva de Darwin es una muy buena excusa para explicar un sistema jerárquico -.  Un sistema social jerárquico está estrechamente ligado a la subyugación sistémica de las mujeres bajo el patriarcado, que surgió como una estructura dominante en los últimos 5.000 años de la historia humana moderna y ayudó a estimular la revolución agrícola.

El propósito de la jerarquía en un sistema socio-económico no es crear oportunidades sino para proteger la supremacía de la élite gobernante mediante el control de la autonomía de las personas y la división de la clase obrera, entre otros a través de la estratificación social y económica.

"Divide y vencerás"

Mientras que una estructura jerárquica coloca la clase dominante en la parte superior, también divide las personas que trabajan en los diferentes "niveles" de la situación socioeconómica. Debido a que hay varios "niveles" de la condición social con millones de personas que compiten por los pocos puestos en la parte superior – recordemos otra vez a Darwin -, la solidaridad y la cooperación entre las personas se convierte en prácticamente imposible. Como resultado de esta estratificación, las clases bajas compiten entre sí y llegan a ser divididas a lo largo de las líneas sociales, políticas y económicas. En otras palabras, una estructura jerárquica engendra la competencia, la división y hostilidad abierta entre los distintos miembros de la sociedad.

Conflicto social en la clase obrera

Además de fomentar la lucha de clases en general y la falta de poder en los grupos "inferiores", la supremacía también crea una jerarquía de mérito que está directamente relacionado con la forma que cada uno de nosotros se asemeja a la imagen '"suprema". Este ideal del "supremo" ha sido tradicionalmente blanco, rico y masculino. Si no cumplimos con ese perfil, a continuación, podemos al menos esforzarnos por comportarnos y hablar como ellos, pensar y creer lo que hacen, o dar forma a nuestros personajes en un sinnúmero de maneras de aparecer aceptable para ellos o lo más cercano a la imagen "suprema" como sea posible. Valor económico y, a su vez nuestra clasificación en la jerarquía, están directamente relacionados con la forma que nos parecemos a la imagen "suprema" del privilegio blanco, macho. Los que menos reflejan este ideal "supremo" se consideran "inferiores" y etiquetados como los "otros". Porque nos interiorizamos la imagen "suprema" desde el principio en nuestra vida, crecemos juzgarnos a nosotros mismos y a los demás sobre la base de esa norma. Nos oponemos eficazmente contra los “otros” y a través de nuestros juicios deshumanizamos, faltamos el respeto, marginamos y los consideramos individuos indignos que no cumplen con el estándar de "supremo" y que ocupan un peldaño inferior en la jerarquía. Esta deshumanización y la "otredad" de las personas que son diferentes a la norma "suprema" es inherente a una estructura jerárquica y está en la raíz del sexismo (machismo), racismo (supremacía blanca), el clasismo (supremacía de clase), la homofobia (supremacía heterosexual), el etnocentrismo (supremacía cultural), y todas las otras divisiones sociales y políticas que existen hoy en día bajo el sol. Culpar a la víctima y la hostilidad general hacia los que son "diferentes" o "inferiores" se convierte en un elemento básico de la sociedad jerárquica.

Por supuesto que hay excepciones y una educación privilegiada puede anular muchos rasgos "inferiores". Sin embargo, las excepciones son sólo eso: en raras ocasiones que no reflejan la norma y la realidad que sucede todos los días, todo el día, en todas partes. De hecho, las excepciones se utilizan a menudo para distraernos y falsamente convencernos de que la sociedad ha superado el clasismo, el racismo, el sexismo o la homofobia. En realidad, la sociedad ha mejorado mucho en ocultar sus injusticias mediante la comercialización, un fetiche, y la emergente culturulizing de las vidas de las personas que son objeto de discriminación cotidiana real. Es al privilegio y a la supremacía a los que debemos desafiar en todas sus formas, que siguen profundamente arraigados en blanco, masculino, privilegio y poder.


La jerarquía de mérito también juega un papel importante en nuestro sistema económico. En una estructura jerárquica económica, las clases bajas son la base sobre la que se construyen los éxitos de los demás. Por ejemplo, los profesionales, como médicos e ingenieros ocupan altas posiciones socio-económicas que los cajeros del Carrefour. Por supuesto, no todo el mundo posee las habilidades y talentos para ser médico o ingeniero, o para el caso, un cajero o conserje. Pero cuando los individuos más privilegiados culpan a otros por ser pobres, "sin éxito", o en paro,  no tienen en cuenta que la razón por la que están en una posición superior es porque alguien más está en una posición inferior. Así es como funciona la jerarquía - alguien tiene que clasificar en la parte inferior para que los de arriba puedan ser reconocidos como los "ganadores". Sin esa clasificación, todo el mundo sería igual. Por otra parte, la sociedad depende absolutamente de los trabajadores para limpiar, mantener, reparar y dar servicio a varios sectores de la sociedad, incluida la propiedad privada y bienes comunes. Estas personas ofrecen un servicio de gran valor que permite que la sociedad funcione, sin embargo, el sistema no les da crédito y, de hecho, los mira por encima del hombro y los culpa por estar en esa posición. Imagínense una sociedad sin trabajadores sanitarios para transportar la basura y mantener limpias las calles, o los trabajadores de mantenimiento para mantener sus edificios en perfecto estado o empleados de supermercados que almacenan su comida y el agua para que pueda convenientemente cogerla y alimentar a su familia. Sin ellos, los médicos, abogados, ingenieros y otros miembros de la clase profesional no podían dedicarse a sus actividades. Pero la sociedad tiene poco respeto por estas personas que se les paga el salario mínimo, sin beneficios; sin embargo, son las mismas personas que hacen funcionar la sociedad. Ese sociedad que solo unos poco viven BIEN.
Comparte:

2 comentarios :

  1. no se puede ver video ya que fue removido de you tuve si lo pueden poner en otra edición estaría mejor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he encontrado el documental en español. He puesto un vídeo donde se resume el experimento en cuestión.

      Eliminar

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER