Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

6 may. 2016

La mentalidad de la brutalidad

Sarcófago de Ludovisi
En Persia hace casi cinco mil años, Zoroastro dividió a los dioses en dos grupos opuestos. Ahura Mazda u Ormuz (Sabiduría o Sofía) y Angra Mainyu (Espíritu Destructivo) – una dualidad dentro de una misma unidad-, eran personificaciones del bien y del mal que, según él, estaban en conflicto, y la Tierra se puede describir como su campo de batalla. Muchos otros han descrito la Tierra de manera similar. Que la Tierra es un campo de batalla es obvio. Gente de todo el mundo han estado matándose entre sí por diversas razones desde los albores de la historia humana. Que esta batalla es entre las fuerzas del bien y las fuerzas del mal es dudoso.

La violencia bárbara de los yihadistas islámicos es innegable. Independientemente de las cualesquiera razones que tengan para atacar a los occidentales, ninguna justifica su voluntad de matar brutalmente a grupos enteros de personas. Nada puede justificar empalar a un niño. Así que pensar que los yihadistas promueven el mal es una suposición reconocida. Pero la matanza llevada a cabo por los occidentales es igualmente repugnante.

Cuando dos periodistas estadounidenses fueron decapitados por los yihadistas, la prensa occidental convirtió estos asesinatos en una causa suprema. Según esa prensa, fueron los asesinatos más horribles jamás cometidos. Los Jingos golpeaban los tambores de guerra. Pero la misma semana, otros dos estadounidenses que se habían unido a los yihadistas fueron asesinados por las fuerzas de oposición en Siria (o quizás Irak), pero sus muertes apenas recibieron un aviso. La madre de uno de los periodistas abiertamente clamó por la vida de su hijo; nadie lloró por la vida de los yihadistas. ¿No tenían madres que lloran?

Pero algunos dirán, ¡los periodistas fueron decapitados! Ah, sí, lo fueron. Todos estamos de acuerdo que la decapitación es un crimen horrible. No hay duda sobre ello. Pero recordemos nuestra historia. En el siglo XVI, hubo un rey inglés que tuvo seis esposas. Dos de ellas fueron decapitadas. Que yo sepa, no se le conoce generalmente como un hombre bárbaro. En el siglo XVIII, los franceses tuvieron una revolución en la que decapitaron a numerosos miembros de la aristocracia y traidores a la causa, e incluso inventaron una máquina para hacer la decapitación más humana. ¿Fueron horribles bárbaros? ¿Cuándo una nación cuyo pueblo mata a otros indiscriminadamente deja de ser bárbaro? ¿Y los alemanes? Carecen de una historia de decapitación de personas, pero, de acuerdo con los sionistas, asesinaron a seis millones de Judios en un intento genocida. Pero nunca son llamados bárbaros. Irremediablemente mundo árabe, yihadismo y bárbaro son tres conceptos que para la mente occidental están estrechamente unidos.

Los franceses decapitaron a Luis XVI, María Antonieta, y otros aristócratas mediante la guillotina. ¿Eso fue menos brutal que decapitar gente con la espada? El zar Nicolás II y su familia fueron ejecutados a balazos durante la Revolución Rusa. Eso también fue brutal, pero ¿fue menos brutal que una decapitación? Y ni hablar del colonialismo. Resulta que los españoles introducimos a media América al cultismo y a lo civilizado. Educar en el civismo de una forma bárbara te hace honorable.

ISIS utiliza espadas para decapitar brutalmente personas. Y es horrible; no hay duda en ello. Los estadounidenses usan misiles Hellfire lanzados desde aviones no tripulados para desmembrar a la gente. ¿No es también horrible? ¿Desmembrar a una persona por medio de un misil es menos brutal que decapitar a una persona con la espada? Si crees que es así, hay algo que no funciona bien en ti.

En Estados Unidos, un criminal condenado a muerte fue ejecutado en un procedimiento fallido que llevó dos horas. En un eficiente y no frustrado procedimiento habría tomado sólo unos minutos. Pero ¿habría sido menos brutal que la ejecución que duró dos horas? De acuerdo con los Convenios de Ginebra,  está bien hacer estallar la gente en pedazos con una  bomba y misiles, pero no es lícito usar gas. ¿Crees de verdad que a los moribundos les importa el cómo morir?  No hay maneras de matar que son menos brutales que otras. Distinguir entre asesinatos por diversos medios es en sí misma es una barbarie.

Los Estados Unidos pusieron en marcha una misión humanitaria para ayudar a unos cristianos que quedaron  “atrapados” en una montaña perdida en Irak que resultó no ser necesario. Pero ninguna misión humanitaria fue contemplada para ayudar a los niños de Gaza que estaban siendo asesinados por bombas israelíes en sus propios dormitorios. Al parecer, los niños de Gaza no eran dignos de la ayuda humanitaria. Si la gente puede escoger y elegir a quién dará la ayuda, la ayuda no es humanitaria, es una barbarie.

Los occidentales parecen creer que cuando uno de ellos mata a un enemigo, algo honorable ha sucedido, y que cuando uno es asesinado por un enemigo, ha ocurrido un crimen cobarde y bárbaro. ¿No es esto hipocresía fuera de control? No es de extrañar que una nación que mata sin motivo a la gente en el extranjero tenga una policía que disparan a adolescentes desarmados en sus calles. Ningún pueblo puede ser violento en el extranjero y vivir en paz en su casa. La brutalidad es un rasgo del carácter, no un accidente. La brutalidad expulsa a la compasión y la bondad; brutalidad y compasión no pueden existir juntos.

La guerra del mundo no enfrenta bien contra el mal. No hay ningún ejército del bien en la lucha. La batalla enfrenta a un grupo del mal contra otro del mismo carácter. No importa en lado, nada bueno puede salir de eso. Las madres seguirán enviando a sus hijos e hijas fuera a combatir con los adversarios y que regresen en cajas. Llenarán tumbas sagradas en los cementerios para que la gente vaya a visitarlos en los días señalados. Ellos habrán muerto en vano al igual que todos los guerreros de todas nuestras generaciones pasadas. La humanidad. ¿El legado de una mentalidad de la brutalidad? : Una guerra para terminar con todas las guerras es una guerra sin fin. 
Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER