Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

18 mar. 2016

Crisis refugiados UE: ¿Es Turquía un socio eficaz?

Las cifras por sí solas son suficientes para transmitir la cruda realidad de los refugiados sirios en Turquía: De los 4,3 millones de desplazados sirios que han sido registrados como personas de interés por ACNUR, 2,2 millones residen actualmente en Turquía. Ese número es mayor que toda la población de seis de los 28 estados miembros de la UE.

A pesar de la magnitud de esta crisis humanitaria, los desafíos sociales, económicos y de seguridad que están directamente relacionados con él no han recibido suficiente atención pública en Turquía.

Este hecho, junto con el déficit de gobernabilidad democrática de Turquía y la ausencia básica de los esfuerzos de creación de consenso nacionales, presentan riesgos sustanciales para la sostenibilidad a largo plazo de la política actual de refugiados de Ankara, así como la cooperación prevista con la UE.

En pocas palabras, una Turquía que continúa alejándose de los valores europeos y los criterios de Copenhague (criterios de adhesión) - las reglas que definen si un país es elegible para unirse a la UE - no puede ser un socio eficaz para los esfuerzos de la UE a la hora de hacer frente a la crisis de refugiados de Siria.

Para  el AKP de Turquía, que ha estado en el poder desde 2002, la crisis de los refugiados de Siria es un resultado inesperado y desafortunado de sus esfuerzos fallidos para rediseñar la política siria abogando por un cambio de régimen rápido (de un régimen de Bashar al-Assad a un gobierno dirigido por los Hermanos Musulmanes).

Aun cuando la crisis de Siria transmutó de una guerra civil a una guerra librada en un grado considerable por parte de extremistas violentos, Turquía fue incapaz de prever las potenciales consecuencias de su participación en Siria a través de su apoyo a los grupos islamistas armados.

Desde 2011, cuando Turquía comenzó a recibir un número considerable de sirios que huían de la guerra, Ankara ha mantenido una política de puertas abiertas y comprometido fondos y recursos generosos - una cantidad de 9 mil millones de dólares - para dar cabida a los sirios desplazados. Sin embargo, Turquía no concede el estatuto de refugiado a los sirios. Ankara aún conserva una reserva geográfica a la Convención de Ginebra de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados, en el sentido de que otorga la condición de refugiado sólo a los solicitantes de asilo que llegan de Europa. Turquía se ve a sí mismo sólo como un destino temporal de los refugiados que buscan un tercer país donde su estado se puede reconocer.

En consecuencia, el enfoque del gobierno turco sobre los inmigrantes sirios ha cambiado en los últimos cuatro años. En las primeras etapas, los desplazados sirios fueron vistos simplemente como huéspedes, con la expectativa de que esto era un arreglo a corto plazo. A medida que la crisis política y humanitaria se profundizó, fueron reclasificados como personas necesitadas de protección temporal. Cuando el gobierno finalmente perdió la esperanza del retorno de los sirios a su tierra natal, llegaron a ser vistos como algo similar a solicitantes de asilo procedentes de todo el mundo que pasan a través de Turquía en busca de un reasentamiento en terceros países esperando el reconocimiento de su condición de refugiados.

La experiencia de otras personas desplazadas en Turquía muestra que en última instancia, para la mayoría de los solicitantes de asilo - y esto podría ser el caso de los sirios - Turquía se convierte en una sala de espera permanente. El resultado neto es que las personas que no se reasientan en un tercer país a menudo, tienen dificultades para llegar a fin de mes y sin la oportunidad de incorporarse plenamente a la sociedad turca.

Con el fin de promover su visión del mundo religioso en el país y en el extranjero, el gobierno turco ha utilizado la simbología islámica para transmitir lo que cree son sus funciones relacionadas con la crisis de los refugiados de Siria. Esto eleva los esfuerzos públicos y privados para dar cabida a los refugiados sirios de una responsabilidad humanitaria a un deber religioso.

Pese a estos esfuerzos, la dirección del AKP es muy consciente de que el electorado turco podría ver la afluencia continua y la difícil situación de los refugiados sirios, como resultado de su política de Siria mal concebida y equivocada.

Para la oposición turca, el desplazamiento y el sufrimiento de los refugiados sirios se han convertido en un símbolo de los costos políticos y humanos de las políticas regionales fallidas del AKP - políticas caracterizadas por el sectarismo, la participación de guerra de poder, el apoyo a los extremistas violentos y en la violación del derecho internacional.

Frente a estas críticas, el AKP ha prohibido a los miembros del parlamento en la oposición visitar y hacer algún seguimiento de los campamentos.

Atrapado en el fuego cruzado de la propaganda del gobierno y de la polémica oposición, los refugiados sirios viven en condiciones precarias. No se ha podido regularizar su situación migratoria a través de los permisos de residencia o con un trabajo permanente, por lo que tienen que depender de la discreción del gobierno turco, así como de la hospitalidad y la tolerancia de la sociedad.

En la práctica, una existencia marginal a menudo termina traduciéndose en la mendicidad, la falta de vivienda, la explotación, el trabajo infantil, el matrimonio forzado, e incluso la venta de los individuos como siervos o esclavos.

Los sirios también tienen que hacer frente a una opinión pública que se está volviendo poco a poco, pero sin pausa contra ellos, a medida que los refugiados aumentan en número.

Aunque ninguno de los partidos políticos representados en el Parlamento turco aboga por una plataforma anti-inmigrante, las encuestas muestran que los ciudadanos turcos están cada vez más preocupados por la competencia económica y la delincuencia resultante de refugiados sirios.

El ochenta y cinco por ciento de la población turca está en contra de la concesión de la ciudadanía a los sirios desplazados. Esta existencia precaria es uno de los factores clave que conducen al éxodo sirio de Turquía a la UE y más allá.

Con el fin de sacar el máximo provecho de lo que parece ser una mala mano, el gobierno turco ve el ascenso de los partidos populistas en contra de los inmigrantes y las plataformas anti-islámicas en toda Europa como una oportunidad única en sus relaciones con la UE.

Ankara cree, con razón, que los partidos del sistema europeo necesitan un cambio de camino en la política de migración para sobrevivir a la próxima ronda de elecciones a los partidos anti-inmigrantes.

Turquía hace tiempo que se queja contra la UE sobre su estancado proceso de adhesión. Está utilizando con habilidad la crisis de refugiados de Siria como ventaja frente a la UE para revitalizar sus negociaciones de adhesión.

A pesar de la retórica de justicia propia de Turquía en la crisis de los refugiados de Siria, las negociaciones en curso del Gobierno con la UE por lo tanto tienen menos que ver con los migrantes que con las ganancias políticas en el frente interno e internacional. Erdogan es muy consciente de la desesperación de los líderes europeos. Ahora están dispuestos a alcanzar las relaciones transaccionales a expensas de políticas basadas en los valores.

Por desgracia, la cumbre de noviembre el año 2015 - en el que la UE trató de apaciguar a Turquía por el cumplimiento de su pliego de peticiones, mientras que hizo la vista gorda a su déficit democrático - ha enviado el mensaje opuesto. Se subrayó la medida en que los refugiados se pueden usar como ventaja frente a la UE.

Incluso dejando todo este juego político a un lado, incluso en el mejor de los mundos, es poco realista esperar que Turquía pueda tener éxito con una sola mano, donde los 28 estados miembros de la UE han fracasado.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, declaró en la cumbre de noviembre, "la UE no puede externalizar la obligación de proteger las fronteras exteriores de la Unión a un tercer país”. Es por ello que la UE ha optado por ignorar la represión de Turquía sobre las minorías (en particular los kurdos), las empresas de la oposición y los medios de comunicación independientes; actos en clara violación de los criterios de Copenhague antes mencionado.

De cara al futuro, dos consideraciones destacan: En primer lugar, en última instancia, la estrategia más eficaz y sostenible para evitar los desplazamientos en masa es la prevención de los regímenes autoritarios que llevan a cabo atrocidades hacia sus propios ciudadanos.

En segundo lugar (y completamente ignorado hasta el momento) es el punto de que una Turquía que desciende aún más en el autoritarismo bajo gobierno de mayoría del AKP es un candidato no para reducir la magnitud de la crisis de refugiados, sino para magnificarlo aún más.

La política de apaciguamiento de Turquía con la esperanza de transformarla en un protector eficaz de las fronteras no hará de Europa en una fortaleza inexpugnable - como algunos tienen la esperanza en la UE. Por el contrario, hará de Turquía una prisión de masas.

Siria a un lado, lo que es más frustrante para millones de ciudadanos turcos que han luchado mucho contra la falta de liberalismo y el autoritarismo y muestran su lealtad inquebrantable de valores de la UE es el grado en que la UE no ha demostrado ningún compromiso genuino, y la cooperación con sus hermanos turcos.

No se equivoque al respecto: Una Turquía autoritaria que deriva lejos de los valores europeos y la gobernabilidad democrática no puede ser un socio eficaz para los esfuerzos de la UE a la hora de hacer frente a la crisis de refugiados de Siria.

Fuente:  Aykan Erdemir

Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER