Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

23 sept. 2015

El Poder de las dinastías familiares

El poder dinástico, incrustado en la institución de la "familia", ha estado siempre presente: en el antiguo Egipto, Grecia, Roma, China, los imperios europeos... Con el auge del capitalismo, las finanzas y las empresas, las dinastías políticas formales fueron perdiendo importancia para la expansión y el mantenimiento del poder y el imperio. En cambio, el poder dinástico fue y sigue siendo ampliamente ejercido en los sectores empresarial y financiero.

En Europa, la dinastía de la familia de banqueros Rothschild tuvo un poder sin precedentes en el siglo 19, y ha continuado como una gran influencia en Gran Bretaña, Francia y otros países  en los siglos 20 y 21. El Barón Benjamin de Rothschild, considerado como el "más rico del mundo de los  Rothschild hoy",  dijo a la publicación israelí Haaretz  en 2010: "Tenemos la obligación de continuar con la dinastía." Y de hecho, los bancos de los Rothschild  están haciendo muy bien su cometido. Se  decidió  reunir los activos de la banca francesa y británica bajo el mismo techo, y la dinastía incluso ha  ampliado su influencia  en la banca de negocios en Londres. El  ”banco Rothschild” también estaba tratando de  ampliar su presencia  en los Estados Unidos, "para aprovechar la creciente demanda de asesoramiento independiente de las empresas a nivel mundial."

En los Estados Unidos, en el siglo 19  vio el surgimiento  de múltiples dinastías corporativas y financieras, aunque el más duradero y siendo el más influyente es la familia Rockefeller. Inicialmente a través del imperio de la Standard Oil, que se dividió en las empresas que hoy conocemos como ExxonMobil, Chevron y otros; la influencia de Rockefeller era prominente en las universidades (en particular la Universidad de Chicago y Harvard), en las finanzas, con el Chase Manhattan Bank (ahora JPMorgan Chase ), en la creación y mantenimiento de las principales fundaciones (Fundación Rockefeller, Rockefeller Brothers Fund, Fondo de la Familia Rockefeller) y en el establecimiento y el liderazgo de los principales grupos de “reflexión” (Consejo de Relaciones Exteriores(CFR), la Comisión Trilateral, Bilderberg), todos los cuales crearon el acceso al poder político y social. El que haya tenido la oportunidad estos días de encontrarse con la noticia de que la familia Rockefeller deja el negocio del petróleo, que no se engañe, es sólo la punta del iceberg.

James Wolfensohn, un miembro del Consejo de Relaciones Exteriores, fue anteriormente presidente del Banco Mundial, por mucho tiempo miembro del Comité de Dirección del Grupo Bilderberg, y miembro del consejo de la Institución Brookings y la Fundación Rockefeller. El padre de Wolfensohn sirvió como asesor de los Rothschild y  enseñó al joven Wolfensohn  cómo "cultivar mentores, amigos y contactos de influencia”. En la celebración del 90 cumpleaños de David Rockefeller, que se celebró en el Consejo de Relaciones Exteriores en 2005, Wolfensohn describió al patriarca Rockefeller como "la persona que tuvo quizás la mayor influencia en mi vida profesional",  y agregó : "De hecho, es justo decir que no ha habido ninguna otra sola influencia mayor que la de la familia Rockefeller en todo el tema de la globalización."

En Canadá,  la familia Desmarais , propietaria de Power Corporation, existe como la dinastía más influyente del país, con importantes negocios y vínculos familiares con la élite política de Canadá. A través de su participación, la organización y el liderazgo en importantes think tanks y asociaciones de la industria, los Desmarais se han convertido en una poderosa influencia no sólo en Canadá, sino en el proceso mismo de globalización en las últimas décadas.

Hay, por supuesto, dinastías paralelas en países de todo el mundo, como los Agnelli en Italia, los Wallenberg de Suecia, y los monarcas aún existentes en Gran Bretaña, los Países Bajos, Bélgica y más, que siguen ejerciendo una influencia simbólica en la política, en las finanzas y en lo social. No debe ser ninguna sorpresa que estas poderosas dinastías financieras y empresariales tengan interacción e integración con otro sustancial, las familias reales. Las reuniones de Bilderberg actúan como un foro que muchas veces representa la influencia dinástica de la comunidad atlántica, incluyendo los Rockefellers, Rothschilds, Desmarais, Wallenberg, Agnelli y las monarquías holandesas, belgas y españolas, entre otras. También no debe ser ninguna sorpresa que las dos dinastías posiblemente más influyentes - Rothschild y Rockefeller - han ido aumentando constantemente sus conexiones, tanto formal como informal.

De hecho, el Financial Times informó en mayo de 2012, "Dos de las más conocidas dinastías empresariales de Europa y los EE.UU. se reunieron: Lord Jacob Rothschild y Rockefeller acordaron formar una alianza estratégica, Rothschild RIT Capital Partners compra una participación del 37% del "grupo de gestión de activos y asesoramiento" de la familia Rockefeller. Esta " unión transatlántica ", señaló el Financial Times," reúne a David Rockefeller, 96 años, y Lord Rothschild, de 76 años - dos patriarcas de la familia cuya relación personal se extiende por cinco décadas".

Para entender el tipo de influencia y poder del que estamos hablando, es útil examinar brevemente la biografía de uno de estos patriarcas, David Rockefeller. Rockefeller fue Presidente y CEO de Chase Manhattan Bank desde 1969 hasta 1980, tras lo cual se mantuvo como Presidente del Comité Consultivo Internacional del Chase Manhattan de 1981 a 1999 y, posteriormente, un miembro del Consejo Asesor Internacional (2000-2005), cuando el banco se fusionó pasando a ser el JPMorgan Chase.

Rockefeller fue miembro fundador de  las reuniones de Bilderberg  y que aún ocupa una posición exclusiva en el Grupo Asesor de Miembros del Comité de Dirección. Él era el presidente del Rockefeller Group, Inc., 1981-1995, y presidente de Rockefeller Center Properties, Inc. Fideicomiso 1996-2001. David Rockefeller fue también presidente de la Rockefeller Brothers Fund, donde permanece como asesor, Presidente honorífico del Museo de Arte Moderno, y   presidente del Consejo de Relaciones Exteriores, de 1970 hasta 1985, donde permanece como Presidente de Honor.

Y no se detiene aquí. El alto Rockefeller es el fundador del Fondo de David Rockefeller, presidente emérito de la Junta de Síndicos de la Universidad de Chicagol, ex presidente de la Junta de Supervisores de Harvard College, Presidente Honorario del Comité de Fomento de la Filantropía Corporativa (CECP), y fue co -fundador del Círculo filántropos Global. Rockefeller fue también el fundador y ex presidente de la Comisión Trilateral, desde 1973-1991, y sigue siendo presidente honorario. Fue el fundador de la Asociación para la ciudad de Nueva York, fundador y Presidente de Honor de la Sociedad de las Américas y el Consejo de las Américas, y actualmente se encuentra en calidad de Presidente Honorario y Administrador Vitalicio y Presidente Emérito del Consejo de la Universidad Rockefeller. Él es un director honorario del  Instituto Peterson de Economía Internacional .

Este individuo tiene una red de influencia que incluye: JPMorgan Chase, el Consejo de Relaciones Exteriores, la Comisión Trilateral, Bilderberg Group, Universidad de Chicago, la Universidad de Rockefeller, Harvard, y muchas otras instituciones destacadas. El hecho de que ha ocupado - o tiene actualmente - posiciones de liderazgo en estas instituciones, y con frecuencia desde hace varias décadas, es un ejemplo de las importantes redes de influencia que van mucho más allá de su identidad como "banquero" o "ex CEO de Chase Manhattan . "

Cuando ponemos a David Rockefeller en el contexto de una amplia gama de compromiso institucional y el poder que el pasado y el presente que los miembros de la familia ejercen, esta influencia se hace mucho mayor. El poder dinástico de nuevo, como el poder de clase, no debe confundirse con "teoría de la conspiración", ya que no funciona como una conspiración, sino más bien como una red de instituciones, corporaciones, bancos, think tanks y fundaciones con influencia política indirecta. Son más oportunistas que omnipotentes.

Al igual que no existe ética sin estética, no puede existir el capitalismo sin estas élites de poder y es por ello que nuestra sociedad se ha construido, formado, dirigido y organizado afín a esta máxima. Las ideas están arraigadas en las instituciones, las cuales establecen las ideologías, adoctrinan a las personas y ponen en práctica los objetivos. Pero no son omnipotentes, sino que deben responder a los cambios en la población, en la opinión pública y la voluntad, en la evolución cultural de la humanidad, en la resistencia a la guerra, la tiranía, la opresión y el empobrecimiento. Instituciones e ideologías deben adaptarse a las circunstancias cambiantes, a los avances tecnológicos y culturales, o se quedan obsoletas. Hay que reconocer que hasta ahora lo han hecho impecable.

La población, sin embargo, también tiene que adaptarse a un entorno cambiante, los avances tecnológicos, las actitudes culturales, los desastres económicos y sociales, y la participación política. La población - las personas, tanto a nivel nacional como a nivel mundial - debe trabajar para adaptar su forma de pensar, su perspectiva y su comprensión de la energía, las ideas y las instituciones, de la forma en que funciona la sociedad y las formas en que podría funcionar.
Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER