Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

12 ago. 2015

Manual del Derecho de la Guerra del Pentágono justifica crímenes de guerra y censura de prensa

El editorial principal del lunes en el New York Times ha puesto en conocimiento del público en general la emisión del Pentágono de un nuevo documento importante que define las reglas de conducta en el campo de batalla para el personal militar y sus comandantes. El  Manual del Derecho de la guerra – Law of War Manual , un masivo documento de 1.165 páginas, fue publicado en junio y discutido inicialmente exclusivamente en blogs especializados en derecho militar y de seguridad.

Los principales periódicos de Estados Unidos y las cadenas de televisión, que tienen corresponsales prácticamente a tiempo completo en el Pentágono y revisan regularmente los comunicados de prensa del Pentágono, optaron por no decir nada sobre el Manual del derecho de la guerra, por razones que se hacen evidentes cuando se explora el contenido del documento. Tampoco comentaron inicialmente las disposiciones que tiene manual para periodistas hasta que el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ) emitió un  comunicado  el 31 de julio bajo el título: "En tiempos de guerra, el Pentágono se reserva el derecho a tratar a los periodistas como espías”.

La declaración del CPJ señaló el creciente número de periodistas encarcelados o asesinados mientras cubrían las acciones de los grupos armados en Ucrania, Oriente Medio y África. Atacó el documento del Pentágono que justifica el tratamiento de los periodistas como beligerantes o simples espías, que pueden ser detenidos, encarcelados o incluso asesinados a criterio de los comandantes del campo de batalla, así como un respaldo a la censura de los militares a los informes de los periodistas.

El CPJ declaró,

"El Departamento de Defensa del gobierno de Obama parece haber continuado con las malas prácticas realizadas bajo la administración Bush durante la guerra contra el terrorismo y las codificó para regir formalmente la forma en que las fuerzas militares tratan a los periodistas que cubren conflictos”.

La continuidad entre las administraciones queda subrayada por la identidad  del autor principal del Manual, el asesor general Stephen W. Preston. Antes de pasar al Departamento de Defensa, Preston fue consejero general de la CIA desde 2009 hasta 2012, el período en que la agencia estaba resistiendo ferozmente una investigación del Comité de Inteligencia del Senado sobre la tortura en prisiones secretas “black site” de la CIA bajo la administración Bush.

El editorial  del Times se queja de las directrices para el tratamiento de los periodistas y le ruega a la Casa Blanca a tomar medidas para obligar a su derogación inmediata. Al mismo tiempo, señala que un portavoz del Consejo de Seguridad Nacional se negó incluso a decir si la Casa Blanca había firmado en el manual.

El  Times,  se opone a la afirmación del manual: " La presentación de informes sobre las operaciones militares puede ser muy similar a la recogida de inteligencia o incluso al espionaje", y su insistencia en que los periodistas deben "actuar de manera abierta y con el permiso de las autoridades competentes", una disposición que haría prácticamente imposible cualquier tipo de informe de guerra diferente a la propaganda estatal proporcionada por los notorios "periodistas incrustados" en la invasión de Irak en 2003.

Pero los editores no dan ninguna explicación de por qué las páginas de noticias del  Times,  nunca han mencionado el Manual del derecho de la guerra, o por qué su preocupación se limita a las dos páginas del manual que se aplican a los periodistas y no a la mayor parte del documento, que da luz verde para atrocidades militares, incluyendo asesinatos masivos.

El  World Socialist Web Site  examinará las 1,165 páginas del documento con más detalle en los próximos días, pero ciertos puntos preliminares se pueden recalcar. La Ley del Manual de Guerra:

* Declara legítimo el uso de armas nucleares, diciendo, "No hay una prohibición general de los tratados o el derecho consuetudinario internacional en el uso de las armas nucleares”. Tampoco es el uso de las armas nucleares considerado "intrínsecamente desproporcionado", incluso si el objetivo es un una fuerza militar que no posee armas nucleares.

 * Autoriza el uso de armas incendiarias, como el napalm, herbicidas (como el Agente Naranja en Vietnam), las armas láser y antidisturbios (gases lacrimógenos, gas pimienta, etc.), así como municiones de uranio empobrecido.

 * Autoriza las municiones de racimo, minas y armas trampa, y señaló que "los Estados Unidos no es Parte en la Convención sobre Municiones en Racimo”.

 * Autoriza el uso de balas de punta hueca, afirmando que el gobierno de Estados Unidos no era parte en la declaración de San Petersburgo de 1868 que prohíba su uso o la Declaración de 1899 sobre la ampliación de las balas.

 * Justifica ataques con misiles de aviones no tripulados tanto por las agencias del Pentágono como las de inteligencia de la CIA, declarando rotundamente: "No hay ninguna prohibición en el derecho de la guerra en el uso de aviones dirigidos por control remoto ..." 

* Declara que cuando los tratados de derechos humanos y de las leyes de guerra entran en conflicto, “estos conflictos aparentes pueden ser resueltos por el principio de que el derecho de la guerra ... es el órgano de control de la ley con respecto a la conducción de las hostilidades”.


Como se ha señalado en las discusiones en revistas especializadas, el nuevo Manual del derecho de la guerra redefine los principios establecidos en el anterior voluminoso Manual, emitido por el Pentágono en 1956, al declarar que "los principales objetivos del Manual del derecho de la guerra son: proteger a los combatientes, no combatientes y civiles de un sufrimiento innecesario".

El documento de 1956 no incluyó a los civiles en el concepto de "sufrimiento innecesario", no porque permitía una mayor violencia contra los civiles, sino porque se supone que cualquier tipo de violencia estaba prohibida, y que cualquier ataque deliberado de civiles es ilegal y un crimen de guerra.

El nuevo documento pretende distinguir entre actos de violencia militar "legítimos" e "ilegítimos" contra objetivos civiles, utilizando el criterio de la necesidad militar. Por lo tanto, los actos de masacre en masa de civiles podían justificarse si existen suficientes ventajas militares para  que las operaciones sean exitosas.

No es ninguna sorpresa que el  New York Times  y toda la prensa estadounidense han guardado silencio sobre la emisión del Manual del Derecho de la Guerra. Están siguiendo órdenes para ocultar al pueblo de Estados Unidos, y a la población mundial, los preparativos del Pentágono para nuevos y más masivos crímenes de guerra, además de la destrucción de los derechos democráticos enunciados en la Constitución de Estados Unidos.

La "incorporación" de los periodistas de guerra

Una nueva etapa se abrió en 1992. A partir de ese año, como todos han notado seguramente, Estados Unidos y la OTAN han estado constantemente en guerra en algún lugar del mundo. Y se creó un nuevo tipo de periodista para cubrir esos hechos. Un poco más de un centenar de ellos corrieron a Bosnia y, posteriormente, a Bagdad, Kabul o Trípoli, dando así la palabra a los adversarios de Occidente. Pero, no sólo algunos de ellos sino casi todos se convirtieron en colaboradores permanentes de los servicios secretos de la OTAN. Y cuando describen los resultados de los bombardeos de la OTAN sobre las poblaciones civiles, lo hacen únicamente como medio de proporcionar datos de inteligencia de carácter militar que permiten a la OTAN corregir el tiro. Ese tipo de periodistas debe calificarse como agentes.

Eso fue también lo que finalmente reconoció el teniente general Charles Bouchard al término de las operaciones. En declaraciones a Radio Canadá, el general Bouchard admitió que el cuartel general de la OTAN en Nápoles analizaba la situación gracias a “informaciones provenientes de muchas fuentes, entre ellas los medios [de prensa] que estaban en el terreno y que nos daban mucha información sobre las intenciones y la posición de las fuerzas terrestres”.

Para dar credibilidad al mito de la «revolución democrática», la OTAN montó en Siria, en 2012, una “aldea rebelde”. La oficina del entonces primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, organizaba desde Turquía el transporte de los periodistas que querían ver “una aldea rebelde”, que siempre era la misma. Allí podían filmar manifestaciones previamente organizadas y convencerse de que eso era lo que sucedía en toda Siria. Pero el Ejército Árabe Sirio también envió periodistas –que, por supuesto, no eran sirios– a ponerse en contacto con los «rebeldes» para recoger información sobre el apoyo que recibían de la OTAN.

La publicación del Manual del Derecho de la Guerra del Departamento de Defensa estadounidense expresa claramente la evolución de la guerra al afirmar que ciertos periodistas en realidad son combatientes.

Fuentes:



Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER