Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

26 ago. 2015

Anarquía Financiera

La mayoría de la gente no entiende la diferencia entre la anarquía y el caos; La anarquía es la condición de vivir sin gobierno - ningún gobierno - y el caos es un estado de la existencia humana, donde no existe la estructura social. La anarquía es un estado perfectamente natural de la existencia en el que una estructura social propia emerge para favorecer y reforzar los ideales y  apoyar a los más altos valores del hombre, incluyendo la vida, la propiedad y la felicidad. La superstición de que el gobierno es necesario para el hombre, para sobrevivir y prosperar y evolucionar de una manera consistente y poder maximizar la paz y la felicidad humana como razón principal es lo que sigue haciendo al ser humano un esclavo hoy.

La humanidad ha sido una especie de esclavos durante miles de años, basada en la esclavitud a las supersticiones de gobierno y de religión y otros paradigmas que controlan la mente que reducen a los individuos a nada más que un medio para los fines de otros. En otro mundo, el hombre podría ser un medio para sus propios fines, independiente del control y los caprichos de los demás - que viven de acuerdo a la ley natural; cualquier acción legal que no perjudique a otro.

Si cambiamos la entidad para cuyo último fin se enmarca las directrices propias que definen la anarquía – el hombre, y cambiamos por entidad financiera, resulta que lo que podemos definir como anarquía financiera es lo que estamos viviendo estos días – otros lo llaman neoliberalismo.

Como ejemplo, echemos un pequeño vistazo – ya que se cumplen 6 años de la quiebra de Lehman que desató la mayor crisis financiera desde la Gran Depresión de la década de 1930- a la economía mundial de hoy en día.

Seis años después, la economía mundial no sólo no ha logrado recuperarse sino que está experimentando un estancamiento continuado, con la creciente amenaza de una nueva crisis financiera – quizás para el año que viene, sino antes. En la zona euro, la producción económica aún no ha alcanzado los niveles que alcanzó en 2007; Japón se encuentra una vez más al borde de la recesión; y la expansión económica de China se tambalea. La tasa de crecimiento de la economía estadounidense está ahora un 16 por ciento por debajo del de 2005 a 2007, con pérdidas de producción acumuladas por un total de alrededor del 80 por ciento del producto interno bruto.

Pero a pesar del estancamiento de la economía real, los mercados de valores han alcanzado niveles récord, impulsado por el suministro de efectivo ultra-barato de la Reserva Federal de Estados Unidos y otros bancos centrales a las instituciones financieras y –como no- a los bancos responsables de la crisis.

Para la clase obrera de todo el mundo, en los últimos seis años han traído salarios más bajos, aumento de la desigualdad social y el empobrecimiento absoluto. En Estados Unidos, los ingresos familiares medios cayeron un 5 por ciento en términos reales entre 2010 y 2013, supuestamente en los años de "recuperación".

La crisis financiera ha revelado un nivel de anarquía en una escala sin precedentes, como las principales casas financieras y los bancos venden complejos productos financieros que sabían estaban condenados al fracaso y luego se beneficiaron de los resultados. Cifras y hechos producidos en un informe del Senado de EE.UU. en 2011 revelaron que se trataba nada menos que de operaciones criminales. Pero ni un solo alto ejecutivo de un importante banco estadounidense o internacional ha sido procesado, y mucho menos encarcelado. El procurador general de la administración de Obama, Eric Holder, ha excluido expresamente cualquier acusación sobre la base de que podría poner en peligro a los EE.UU. y, posiblemente, el sistema bancario mundial.

En otras palabras, el capital financiero y sus actividades especulativas y parasitarias son ley en sí mismos y para sí mismos- recuerden, anarquía. Esta cultura de la criminalidad y la ilegalidad en las finanzas encuentra su expresión en la política: las operaciones con aviones no tripulados ilegales y asesinatos llevados a cabo por el gobierno de Obama, incluyendo a ciudadanos estadounidenses; el espionaje masivo por la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) y sus equivalentes en el mundo; y el fortalecimiento del aparato de un estado policial.

La composición actual de la economía mundial se basa en el crecimiento del militarismo, que está creando las condiciones para el estallido de una nueva guerra mundial. Aquí el primer lugar es ocupado por los Estados Unidos. Los problemas económicos y las contradicciones del capitalismo estadounidense, tan gráficamente revelado en el colapso de 2008, sólo se han incrementado desde entonces. Este es el impulso económico para la guerra, como el imperialismo norteamericano busca usar su poderío militar para revertir su declive económico y afirmar su hegemonía global.

Aunque las conexiones entre las tendencias económicas y los acontecimientos políticos nunca son directos e inmediatos, pero siempre complejos, hay sin embargo una profunda significación al hecho de que este año la profundización de malestar económico, tanto en los gobiernos de Alemania y Japón han roto con el marco geopolítico de la post- Segunda Guerra Mundial. La élite alemana gobernante, poderosos sectores de los medios de comunicación, y el establecimiento de la política exterior están llevando a cabo una campaña para reivindicar el papel de Alemania no sólo como potencia dominante en Europa, sino como una potencia mundial-un retorno a la agenda de Hitler de la década de 1930. Del mismo modo, el gobierno derechista nacionalista de Shinzo Abe en Japón ha "reinterpretado" la Constitución del país para permitir que Japón desempeñe un papel militar internacional. La importancia de estos eventos, en los que tres de los principales combatientes imperialistas de la Segunda Guerra Mundial están afirmando su papel global, es inconfundible.

Seis años después de la desintegración de la economía mundial, las grandes potencias la clase elitista, frente a los mercados de contratación y crecimiento estancado o negativo, están decididos a luchar por sus intereses por medios militares: anarquía financiera. Las clases dominantes de todo el mundo saben que no tienen solución económica a la crisis en el sistema de ganancias que está en curso.

Un informe del Banco Mundial, la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos y la Organización Internacional del Trabajo para la próxima cumbre del G-20 dice que, el crecimiento económico se "queda  por debajo de la tendencia con riesgos negativos significativos en el futuro previsiblemente", mientras que "no hay fórmula universal para la creación de empleos de calidad y productivos ".

Viviendo con el miedo de una posible explosión social, las clases dominantes de todo el mundo están organizando sus aparatos represivos. La operación policial-militar en Ferguson, Missouri no fue de ninguna manera un fenómeno puramente americano, refleja los preparativos que se están realizando en todos los países para hacer frente a las consecuencias sociales de una nueva crisis financiera.

El Banco de Pagos Internacionales (BIS), a veces conocido como el banco de los banqueros centrales, advirtió hace un año que la falta de volatilidad en los mercados financieros globales no era un signo de fortaleza, sino un heraldo de nuevos peligros.

Como dijo el economista jefe del BIS Claudio Borio a periodistas en una sesión informativa: "Todo parece bastante familiar. El baile continúa hasta que la música se detiene. Y cuanto más tiempo suene la música y  más fuerte se ponga, será más ensordecedor el silencio que le siga”.

Una mente preclara sabría que:

Todo el sistema financiero debe ser sacado de las manos privadas ... y subordinada a las necesidades sociales de las personas y dedicada al desarrollo y la expansión de las fuerzas productivas con el fin de eliminar la pobreza y el desempleo y mejorar enormemente la calidad de vida y el nivel cultural de la totalidad población ". Totalmente lo contrario de lo que se está haciendo: anarquía financiera.

Seis años después, la lucha por esta perspectiva se ha vuelto aún más urgente a medida que grandes sectores de la clase obrera, en los EE.UU. y alrededor del mundo, o bien han sido empobrecidos o visto su nivel de vida recortados, y una generación de trabajadores, estudiantes y jóvenes que ha alcanzado la mayoría de edad desde entonces se enfrentan a un futuro en el capitalismo la anarquía financiera de  pobreza y de posible guerra.


Uno de los grandes secretos protegidos por los sumos sacerdotes de la religión y el gobierno desde hace miles de años – que el hombre puede vivir sin el control de las autoridades y la manipulación del rebaño de un control mental basado en el miedo- se le ha dado la vuelta y, ahora, al igual que antaño somos esclavos de unos pocos, los cuáles han ido perfeccionando con el paso del tiempo su propia anarquía. Vivimos en un mundo donde el crecimiento sostenido de las personas auto-responsables pertenece sólo a unos pocos que viven en un  SU estado de Derecho Natural, maximizando SU propiedad privada y SU libertad personal. 
Comparte:

2 comentarios :

  1. perdón, que torpe, acabo de ver que sim muy bueno

    ResponderEliminar

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER