Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

7 may. 2015

Disminución hielo marino del Ártico: ¿una nueva "pausa"?

La disminución de hielo marino del Ártico se ha convertido en un icono del calentamiento global. No tienes que buscar mucho en Internet para encontrar las predicciones de los científicos, activistas y comentaristas acerca de qué tan pronto la región estará libre de hielo en verano. Desafortunadamente para esas predicciones, el hielo del Ártico no ha estado escuchando. El hielo marino del Ártico probablemente ha alcanzado su máxima extensión para este año. Por lo general se produce a finales de marzo - el año pasado fue el 21 de marzo. Ha habido algunos informes de que alcance máximo de este año fue el más bajo desde que empezara la vigilancia por satélite en 1979, y desde luego se ve bajo cierne alrededor de los 13 millones de km2 durante más de un mes, véase la figura 1. Pero mirando hacia atrás sobre el comportamiento pasado, su máxima extensión fue similar el año pasado y en 2011 y 2005-7 (figura 2). De ahí que la medida de este año no es tan inusual, ¡es similar a la observada hace diez años!




La extensión del mínimo de hielo marino también está haciendo algo muy interesante - hay indicios de una "pausa".

Cuando las observaciones por satélite de la extensión del hielo ártico se iniciaron en 1979 era obvio que una disminución a largo plazo ya estaba en marcha. Esa disminución parecía ser monótona hasta mediados de la década de 2000 cuando, por un tiempo al menos, parecía haberse acelerado. La extensión del hielo en el verano de 2007 fue un récord, y fue acompañado por los gritos de algunos sectores de un inminente colapso .

Lo mismo se dijo en 2012, cuando se observó otra baja. Sin embargo 2012 fue un año inusual a causa de una intensa tormenta ocurrida en agosto y sus efectos sobre la concentración de la capa de hielo puede verse claramente en los datos. Del mismo modo que 2007 también fue un año excepcional.

Ahora sabemos que el año tuvo lo que más tarde se llamó un "patrón atmosférico inusual", un cielo despejado con altas presiones que promovieron una fuerte fusión y al mismo tiempo trajo vientos de aire caliente a la región.

Estos años excepcionales se fueron estadísticamente importantes porque se pueden utilizar para trazar una línea recta con mayor pendiente en la caída de hielo del Ártico.

¿Una nueva "pausa”?

Examinando los datos de extensión del hielo marino en los últimos ocho años, es evidente que no ha habido ninguna tendencia descendente estadísticamente significativa, a pesar de que hay más ruido (variabilidad interanual) en los datos. Hay variaciones interanuales pero no forman una tendencia. Para el período 2002 - 2006, las diferencias anuales son en su mayoría en la extensión de la cobertura de hielo en el máximo pero no en el mínimo. El período 1990 - 1996 se muestra mucho más variabilidad interanual. La principal diferencia entre las curvas de hielo es que en los últimos años ha habido un aumento en el gradiente a principios de junio.

De la bajada general y la variabilidad interanual, ¿cuánto se debe a fuerzas externas y cuánto a la variabilidad interna? La estimación de los modelos climáticos dan casi igual medida tanto a una causa como a la otra, Kay etal (2011) , Stroeve etal (2012) . Ese 50% la variabilidad interna casi nunca se ilustra gráficamente en la presentación de los datos de hielo del Ártico.

Que la medida mínima del hielo del Ártico se haya "detenido" es admitido por Swartet al (2015)

"... El período 2007-2013 hubo una casi nula tendencia observada en la extensión del hielo marino en el Ártico de septiembre, en gran parte  debido a un fuerte repunte de la bolsa de hielo en 2013, que ha continuado en 2014”.

Swart etal (2015) sostienen que este "cherry-picking" a la hora de elegir tales períodos cortos puede ser "engañosa sobre los cambios a largo plazo, porque tales tendencias muestran la pérdida ya sea rápida o lenta de hielo”.

¿La historia se repite?

La situación con esta "pausa" en el hielo ártico me recuerda a la primera vez que la temperatura superficial promedio anual también tuvo una "pausa". Cuando se planteó por primera vez, en torno a 2007, entonces se estimó que la duración estaría en 5 años. En 2008 la Oficina Meteorológica del Reino Unido dijo que los modelos climáticos mostraban regularmente pausas de ocho años, pero menos de diez años. Y cuando la pausa llegó a diez años, por supuesto, los modelos fueron capaces de explicarla después de todo, y así sucesivamente, incluso hasta vio la "pausa", como cada vez más problemática. El enfoque analítico de la "pausa" en el hielo del Ártico se está repitiendo como con la “pausa” de la temperatura de la superficie.


El descenso que ya estaba en marcha cuando se iniciaron las observaciones por satélite en 1979 muestran que el hielo del Ártico se estaba reduciendo, incluso antes de que los efectos humanos feran fuertes (figura 3), aunque ¡el descenso entre 1979 y alrededor de la década de 1990 no es tan importante! El grado de fusión mínimo del  Ártico puede haber tenido una pausa en los últimos ocho años. Será interesante ver si continúa en el futuro. Pero pase lo que pase la gran pregunta seguirá siendo. ¿Se debe a la variabilidad interna continuamente enmascarada como una pérdida de hielo marino inducida por el ser humano; o ¿la variabilidad interna en periodos de diez años desde 1979 se ha malinterpretado como un descenso inducido por el hombre?


Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER