Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

6 nov. 2014

Vota lo que quieras. El gobierno secreto no va a cambiar.


Los votantes que pusieron a Barack Obama en la oficina esperaban grandes cambios. Desde las escuchas telefónicas sin orden judicial de la NSA pasando por la Bahía de Guantánamo y llegando a la Ley Patriota, el candidato Obama fue un defensor de las libertades civiles y la privacidad, con la promesa de un enfoque radicalmente diferente de su predecesor.

Pero seis años después de su administración, la versión de Obama de la seguridad nacional se ve casi indistinguible de la que él heredó. Guantánamo sigue abierto. La NSA ha, en todo caso, sido más agresiva en la vigilancia de los estadounidenses. Los ataques aéreos se han intensificado. Recientemente se informó de que el mismo presidente que ganó el Premio Nobel de la Paz, en parte por promover el desarme nuclear, se ha gastado hasta 1 billón de dólares para la modernización y revitalización de las armas nucleares de Estados Unidos.

¿Por qué la cara en la Oficina Oval cambia pero las políticas siguen siendo los mismas? Los críticos tienden a centrarse en el propio Obama, un líder que tal vez ha cambiado con la política y ha adoptado una línea más dura. Pero el politólogo Michael J. Glennon de la Universidad de Tufts tiene una respuesta más pesimista: Obama no podría haber cambiado las políticas aunque hubiera querido.

Aunque es un lecho el principio americano que los ciudadanos puedan elegir a su propio gobierno al elegir a los nuevos funcionarios, Glennon sugiere que, en la práctica, gran parte del gobierno ya no funciona de esa manera. En un nuevo libro, "Seguridad Nacional y de Gobierno Doble", cataloga las formas en que la defensa y el aparato de seguridad nacional se han vuelto autónomas, prácticamente sin rendición de cuentas, sin transparencia o pesos y contrapesos de ningún tipo. Utiliza el término "doble gobierno": Hay uno que elegimos y luego está el otro detrás de él, dirigiendo enormes franjas de la política casi sin control. Los funcionarios electos terminan sirviendo como mera tapadera para las decisiones reales hechas por la burocracia.

Glennon cita el ejemplo de Obama y su equipo que se sorprendió y enojó al descubrir cuando asumió el cargo que los militares les dieron sólo dos opciones para la guerra en Afganistán: Los Estados Unidos podrían añadir más tropas o los Estados Unidos podría añadir muchas más tropas. Rodeado, Obama añadió 30.000 soldados más.

La crítica de Glennon suena como la de un outsiders, aunque sea radical. De hecho, él es el iniciado por excelencia: Fue asesor legal de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado y consultor de diversas comisiones del Congreso, así como del Departamento de Estado. "Seguridad Nacional y el Gobierno Doble" sigue la misma linea que pregonan ex miembros del Departamento de Defensa, Departamento de Estado, la Casa Blanca e incluso la CIA. Y él no es un teórico de la conspiración: Más bien, él ve el problema como "gente inteligente, trabajadora y de espíritu cívico que actúan de buena fe, que están respondiendo a los incentivos del mismo sistema" -sin ninguna supervisión significativa.
¿Cómo exactamente ese doble gobierno ha tomado el poder? ¿Y qué se puede hacer al respecto? Glennon habló con Ideas en su oficina en la Escuela Fletcher de Derecho y Diplomacia de Tufts. Esta entrevista ha sido resumida y editada.

IDEAS: ¿De dónde viene el término "doble gobierno"?

GLENNON: Viene de la famosa teoría de Walter Bagehot que dio a conocer en la década de 1860. Bagehot fue el erudito que presidió el nacimiento de la revista The Economist, que todavía tienen una columna que lleva su nombre. Bagehot trató de explicar en su libro "La Constitución Inglesa" cómo el gobierno británico trabajaba. Él sugirió que hay dos conjuntos de instituciones. No son las "instituciones dignas", la monarquía y la Cámara de los Lores, que la gente cree erróneamente que gobernaba. Sugirió que había en realidad un segundo conjunto de instituciones, que se refirió a las "instituciones eficientes", que en realidad establecen la política gubernamental. Y esos eran la Cámara de los Comunes, el primer ministro y el gabinete británico.

IDEAS: ¿Qué evidencia existe para decir que Estados Unidos tiene un doble gobierno?

GLENNON: Tenía curiosidad por qué un presidente por qué Barack Obama abrazaría las mismas políticas de seguridad nacional y lucha contra el terrorismo contra las que hizo campaña con elocuencia. ¿Por qué sería que el presidente seguirá esas mismas políticas en caso tras caso tras caso? Yo inicialmente escribí basándome en mi propia experiencia y conocimientos personales y conversaciones con docenas de personas en las fuerzas armadas, la policía y las agencias de inteligencia de nuestro gobierno, así como, por supuesto, cargos públicos en el Congreso y en los tribunales. Y la documentada evidencia se encuentra en el libro - hay 800 notas al pie en el libro.

IDEAS: ¿Por qué los responsables políticos han dejado las llaves de seguridad nacional a los funcionarios no elegidos?

GLENNON: No ha sido una decisión consciente .... Los miembros del Congreso son generalistas y tienen la necesidad de emplazar a expertos en el ámbito de seguridad nacional, como en otros. Ellos están particularmente preocupados por ser atrapados en el limbo después de haber hecho un juicio equivocado sobre la seguridad nacional y tienden, por lo tanto, a apoyarse en los expertos, que tienden a exagerar las amenazas. Los tribunales tienden a diferir de manera similar a la experiencia de la red que define la política de seguridad nacional.

La Presidencia en sí no es una institución de arriba hacia abajo, como mucha gente cree, encabezado por un presidente que da órdenes y hace que la burocracia se mueva. La política nacional de seguridad en realidad brota desde dentro de la burocracia. Muchas de las políticas más controversiales, desde el minado de los puertos nicaragüenses en el programa de vigilancia de la NSA, se originó dentro de la burocracia. John Kerry no estaba exagerando cuando dijo que algunos de estos programas están "en piloto automático".

IDEAS: ¿No es ésta sólo otra forma de decir que las grandes burocracias son difíciles de cambiar?

GLENNON: Es mucho más serio que eso. Estas burocracias particulares no establecen el ancho de los camiones o determinar la carga del ferrocarril. Toman decisiones sobre el centro neurálgico de la seguridad que en una democracia puede ser irreversible, que puede cerrar el mercado de las ideas, y puede dar lugar a consecuencias muy graves.

IDEAS: ¿Podría ser que las decisiones sobre seguridad nacional de Obama son el resultado de la diferencia de punto de vista entre ser un activista y ser el comandante en jefe, responsable de 320 millones de vidas?

GLENNON:  No hay ni una sola explicación o una causa para la increíble continuidad de la política de seguridad nacional de Estados Unidos. Cuando política tras política tras política, siguen prácticamente las mismas formas que siguieron en el gobierno de George W. Bush, evidentemente, hay algo en juego.

IDEAS: No es así como se nos enseña a pensar sobre el sistema político estadounidense.

GLENNON: Creo que el pueblo estadounidense está engañado, como Bagehot explicó acerca de la población británica, que las instituciones que ofrecen la cara pública en realidad no establecen la política de seguridad nacional de Estados Unidos. Ellos creen que cuando votan por un presidente o un miembro del Congreso o hay éxito en llevar un caso ante los tribunales,  la política va a cambiar. Ahora, hay muchos contraejemplos en el que estas ramas no afectan a la política, como Bagehot predijo. Pero la imagen más grande sigue siendo que la política real en general en el ámbito de la seguridad nacional se hace por las instituciones ocultas.

IDEAS: ¿Tenemos alguna esperanza de solucionar el problema?


GLENNON: El problema principal es la ignorancia política generalizada por parte del pueblo estadounidense. Y la indiferencia ante la amenaza de que está saliendo de estas instituciones ocultas. Ahí es donde la energía debe concentrarse para que la reforma llegue: del pueblo estadounidense. No del gobierno. El gobierno es en gran medida el problema aquí. Las personas tienen que tomar el toro por los cuernos. Y eso es una cosa muy difícil de hacer, porque la ignorancia es en muchos sentidos racional. 

Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER