Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

22 sept. 2014

El mito de los rebeldes moderados sirios

El Islam político tiene una larga historia de cooperación con el imperialismo occidental en ciertos momentos y en ciertos lugares, y de volverse contra él en otros momentos y en otros lugares. Por ejemplo[*], Osama bin Laden cooperó con Estados Unidos para derrocar a un gobierno pro-soviético en alza en Afganistán, y luego lanzó una jihad contra la dominación del Medio Oriente de los Estados Unidos. Muchos palestinos fueron enviados a Afganistán en la década de 1980 por los Hermanos Musulmanes para luchar en contra de los ateos en Kabul (para el deleite de Israel) sólo para volver a unirse a una lucha de liberación nacional de los palestinos contra Israel en las filas de Hamas.

[*] La CIA tiene una sólida experiencia en la gestión de los grupos armados. Durante las Administraciones Carter y Reagan ella financió y entrenó, a través de los servicios secretos de Pakistán, a unos 100.000 muyahidines con el fin de combatir a las tropas soviéticas en Afganistán. En aquella operación participó un multimillonario saudí, Osama Ben Laden, que fue a Afganistán en 1980 con miles de combatientes reclutados en su país.
La guerra de 1989 finalizó con la retirada de las tropas soviéticas de Kabul en 1992 y la toma del poder de los muyahidines, cuyas facciones comenzaron luego a luchar entre ellas. De este modo, en 1994 aparecieron los talibanes adoctrinados, entrenados y armados por Pakistán para tomar el poder en Afganistán en una operación tácitamente aprobada por Washington.
En 1998, en una entrevista en Nouvel Observateur, Zbigniew Brzezinski, antiguo consejero de seguridad nacional de EEUU, explicó que el presidente Carter había firmado la directiva para la formación de los muyahidines no después sino antes de la invasión soviética de Afganistán para “atraer a los rusos a la trampa afgana”.
En esta entrevista, él afirmó que no había lamentado la utilización de grupos armados afganos y árabes y respondió: “¿Qué es más importante para la historia del mundo, los talibanes o el hundimiento del Imperio Soviético?
No cabe sorprenderse en estas circunstancias de que EEUU haya favorecido el nacimiento del EI en un terreno social “fértil” para hacer avanzar su estrategia, cuyo primer objetivo es la completa destrucción de Siria. Sólo el apoyo ruso e iraní impidió el año pasado a EEUU aprovechar una provocación química llevada a cabo por los grupos armados opositores sirios para agredir a ese país. El otro objetivo aparente de EEUU es la reocupación de Iraq que estaba en vías de desligarse de Washington y aproximarse a Pekín y Moscú.

El pacto de no agresión en Siria entre el EI y los llamados “rebeldes moderados” sirve a esta estrategia, como ilustra la visita del senador estadounidense John McCain a ese país, donde se entrevistó con los dirigentes del así llamado Ejército Sirio Libre y con el líder del EI, Abu Bakr el Bagdadi, en la misma reunión.

Lo que separa a los rebeldes en Siria que Estados Unidos y sus aliados arman y los que de los que se pretende degradar y destruir en última instancia, no es un laico versus orientación islamista. Incluso los llamados rebeldes "moderados" están bajo la influencia del pensamiento islámico. En cambio, la línea divisoria entre los buenos rebeldes "moderados" y los malos rebeldes “extremistas” radica en la voluntad de cooperar con los Estados Unidos y las antiguas potencias coloniales de la región. Los "buenos" están bajo el control de la CIA y otras agencias de inteligencia occidentales; y los que no lo están, trabajan en direcciones que son afines con los objetivos de la política exterior de Occidente. Mientras que los "malos" tienen líneas de actuación que frustran el logro de los objetivos de la política exterior de Occidente. En otras palabras, un grupo de rebeldes está cooperando con el imperialismo occidental, mientras que el otro lo frustra.

Los rebeldes sirios "moderados" que, según funcionarios estadounidenses nos cuentan, con que luchan contra el Estado islámico como parte del plan de la administración Obama para degradar y  destruir ISIS comprenden decenas de grupos que reportan directamente a la CIA [1] y que están bajo la influencia de islamista. [2] Según el general Abdul-Ilah al Bashir, quien dirigió el Ejército Libre de Siria antes de su colapso a finales del año pasado, la CIA se ha hecho cargo de la dirección de la fuerza rebelde y grupos de la FSA que ahora reportan directamente a la inteligencia estadounidense. [3]

Los grupos están a cargo de los centros de comando militar en Turquía y Jordania, atendidos por agentes de inteligencia de Estados Unidos y los Amigos de Siria, una colección de antiguas potencias coloniales y las monarquías dictatoriales sunitas. Los centros de mando proporcionan a los rebeldes con armas, entrenamiento y salarios. Los Estados Unidos proporcionan una orientación general, mientras que Turquía gestiona el flujo de los rebeldes en su frontera con Siria; y Arabia Saudita junto con otros estados del Golfo Pérsico proporcionan gran parte de la financiación. [4]

La pieza central de la agrupación rebelde dirigida por la CIA es el Movimiento Hazm, anteriormente conocido como Harakat Zaman Mohamed o  Movement of the Time of Muhammad. Fuertemente respaldado por los Hermanos Musulmanes, y por los principales partidarios de la Hermandad Musulmana, Qatar y Turquía. [5]

Los rebeldes apoyados por Estados Unidos cooperan con el Frente Nusra, una rama de al-Qaeda que opera en Siria, [6] que el Consejo de Seguridad de la ONU denunció este verano junto con ISIS por su "abuso grave, sistemático y generalizado de los derechos humanos" [7 ] pero que los Estados Unidos ha dejado fuera de su guerra contra el Estado islámico, a pesar de sus orígenes y métodos que son los mismos que los de ISIS así como sus objetivos son similares. En consecuencia, la franquicia de Al-Qaeda en Siria continuará coordinando las operaciones con los rebeldes dirigidos de la CIA, sin ser obstaculizados por ataques estadounidenses.

Aron Lund analista de Siria, que edita el blog Syria in Crisis para la Fundación Carnegie para la Paz Internacional, considera la idea del rebelde secular moderado un mito. "Usted no va a encontrar ningún grupo rebelde que respete los derechos humanos ... porque no existen". [8] Andrew J. Tabler, investigador principal en el Instituto Washington para Política del Cercano Oriente, que sigue los acontecimientos de Siria, señala que la mayoría de los rebeldes apoyados por los Estados Unidos provienen de "las zonas rurales, donde el pensamiento islamista sunita se ha sostenido durante mucho tiempo ". [9] No son combatientes moderados para los valores de libertad democráticos seculares. El veterano corresponsal extranjero Patrick Cockburn se hace eco de estos puntos de vista. En su nuevo libro The Jihadis Return: ISIS and the New Sunni Uprising (OR Books), Cockburn señala que no hay "ninguna pared divisoria" entre los "aliados de la oposición supuestamente moderados de Estados Unidos" e ISIS y el Frente Nusra. [10]

Mientras que los funcionarios de Estados Unidos y los medios de comunicación occidentales promueven una falsa narrativa de dos juegos de los rebeldes que ocupan  extremos opuestos de dos ejes –el islamista contra diferentes extremistas seculares moderados- la definición del eje más relevante sería la orientación de los grupos hacia el Oeste.

Como reflejo de la ideología de su progenitor al-Qaeda, el Frente Nusra y ISIS está procurando sacar a regiones históricamente islámicas bajo el control político islamista sunita, lo que significa la expulsión de los Estados Unidos y sus marionetas locales, la destrucción de los regímenes seculares, y la eliminación de las "herejías" locales, incluyendo el Islam chiíta y su rama heterodoxa Alawi, a la que pertenece el presidente sirio Bashar al-Assad.

Los rebeldes de la CIA dirigidos, por el contrario, parecen tener una actitud más moderada hacia los Estados Unidos, y estan abiertos a trabajar con Washington y sus aliados árabes y de la OTAN. Hassan al-Hamada, líder de uno de los grupos rebeldes dirigidos por la CIA dice: "Queremos estar a la par con Occidente, y que el futuro de Siria esté con el Occidente". [11]

La palabra "moderada", entonces, parece tener sino un solo significado -la voluntad de trabajar con los Estados Unidos, bajo la dirección de la CIA, y en colaboración con el imperialismo occidental ... al menos por ahora.

Comentario: En este contexto, una futura alarma sobre la penetración del EI en Filipinas, Indonesia, Malasia y algunos otros países en las fronteras de China, y dentro de las fronteras de ésta en Xinjiang, sirve también para justificar la estrategia de EEUU y sus aliados de despliegue de fuerzas militares en la región de Asia y el Pacífico. El Pentágono señaló en 2001 que “existe la posibilidad de que surja un rival militar con una formidable base de recursos y capacidad suficiente para amenazar la estabilidad de una región crucial para los intereses norteamericanos”.

La profecía se ha cumplido, pero con una variante. China se alza hoy no tanto como una gran potencia militar (aunque cuenta con un ejército poderoso) sino sobre todo como una gran potencia económica, a cuyo reforzamiento contribuyen las propias multinacionales estadounidenses que fabrican una gran parte de sus productos en el país asiático.

China se ha convertido en un adversario más temible para EEUU tras la serie de acuerdos económicos firmados con Rusia, que han convertido en inútiles las sanciones occidentales contra Moscú, y con Irán (siempre en la mira de Washington), que constituye el principal suministrador de petróleo a China. Existen también señales que indican que China e Irán apoyan el proyecto ruso de desdolarización de los intercambios comerciales y que supone un golpe mortal a la supremacía estadounidense.

¿Veremos ahora al EI convertirse en una fuerza hostil a China? De momento, diversos atentados, como los acontecidos en los últimos meses en la región autónoma china de Xinjiang, permiten suponer que esto será así.

Notas

1. Patrick Cockburn, “Syria and Iraq: Why US policy is fraught with danger,” The Independent, September 9, 2014.
2. Ben Hubbard, “U.S. goal is to make Syrian rebels viable,” The New York times, September 18, 2014.
3. Cockburn.
4. Hubbard.
5. Suhaib Anjarini, “Harakat Hazm: America’s new favourite jihadist group”, Al Akhbar English, May 22, 2014.
6. Hubbard.
7. UN Security Council Resolution 2170 (2014). http://www.un.org/News/Press/docs/2014/sc11520.doc.htm
8. Ben Hubbard, Eric Schmitt and Mark Mazzetti, “U.S. pins hope on Syrian rebels with loyalties all over the map”, The New York Times, September 11, 2014.
9. Hubbard.
10. Belen Fernandez, “Book review: The Jihadis Return: ISIS and the New Sunni Uprising,” The Middle East Eye, September 3, 2014.
11. Hubbard.


Basado en un artículo de: Stephen Gowans
Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER