Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

1 jun. 2014

La Seguridad Energética, el talón de Aquiles de Asia ( y del Mundo)


Asia meridional y oriental se han convertido en los principales consumidores de petróleo del mundo, pero carecen de la oferta. Así la seguridad energética constituye el núcleo de la transformación económica, la prosperidad y el desarrollo de Asia. Jean-Pierre Lehmann y Suddha Chakravartti explican como China, India y las economías vecinas más pequeñas están luchando para encontrar formas de asegurar y entregar suficiente petróleo desde los proveedores hasta los consumidores.

Mientras que Asia occidental y central producen petróleo, del Sur y el Este de Asia se han convertido en los principales consumidores del mundo.

Las élites asiáticas ven como, después de 200 años de dominación de Europa (occidental), Asia es el nuevo: no "emergente", sino "re-emergente".
Es, por supuesto, mucho más fácil ser europeo que ser un asiático. Esto es en parte porque hay muchos menos europeos que asiáticos.
En 1900, había 2,3 veces más los asiáticos (947 millones) que los europeos (408 millones). En 2000, había cinco veces más los asiáticos (3,6 mil millones) que los europeos (729 millones).
El patrón continuará. Según estimaciones de la ONU, en 2050 la población de Asia habrá aumentado a 5,3 mil millones y Europa habrá disminuido a 628 millones (8,4 veces).
También es más fácil de ser europeo ahora debido a las distancias geográficas y culturales. Helsinki puede aparecer lejos de Roma, en ambos sentidos (la geografía y la cultural). Pero mucho más  distante está  de Seúl de  Kabul.
El amplio contraste  y la heterogeneidad de Asia contrasta con la relativa compacidad y homogeneidad de Europa. Sin embargo, Asia no existe como una entidad geopolítica y geoeconómica.

La seguridad energética constituye el núcleo de la transformación económica, la prosperidad y el desarrollo de Asia.
Mientras que el alcance global de China se está expandiendo a los proverbiales cuatro esquinas del planeta, en Asia se ha intensificado la interconexión y la interdependencia.
Dentro de Asia hoy en día, como fue el caso en Europa en 1913, hay dos fuerzas: centrípetas, integradoras y centrífugas, desintegradoras.
Estas últimas se reflejan en las numerosas disputas territoriales y el aumento del nacionalismo, tanto en Europa 1913 y Asia 2014.
Energía en general y de los hidrocarburos, en particular, se destacan como factores clave de la interconexión y la interdependencia. Mientras que Asia occidental y central (Arabia Saudita, Iraq, Irán, etc) producen petróleo, el Sur y el Este de Asia se han convertido en los principales consumidores del mundo del mismo.
Esto se aplica no sólo a los gigantes de Japón, China y la India, sino  también a otros países como Indonesia, Malasia, Tailandia y Vietnam. Ellos competirán por la influencia y el suministro de energía.
Eso se refleja en parte en las disputas territoriales que actualmente amenazan la seguridad de la China Oriental y del Sur de China mares.
Los países en desarrollo de Asia entran ahora en su fase más intensiva en energía de desarrollo. En consonancia con el aumento de los niveles de vida, aumentan su consumo para la industrialización, la infraestructura, el transporte y el desarrollo.
Se estima que en 2030, la mitad de la demanda futura vendrá de China e India. Ambos países son hoy importadores netos de energía.(suponiendo que el nivel de producción se mantenga… para echarse a temblar)
Por lo tanto, China, India y otros países asiáticos tendrán que garantizar el acceso a las fuentes de energía disponibles a precios asequibles en el futuro.
Estimaciones de Shell , tan pronto como en el 2015, el petróleo de fácil acceso y el gas no coincidirá con la demanda.
De lo contrario, no podrán satisfacer las aspiraciones y demandas de su población floreciente y especialmente de su creciente fuente de ingresos.
Ellos están buscando alimentos más ricos, mejores automóviles, más viajes al exterior, etc.)
El Océano Índico se extiende desde el Medio Oriente hasta el Pacífico. Constituye el 90% del comercio intercontinental, el 70% del comercio de petróleo, el 60% de los negociados de gas natural licuado (GNL) y el 70% del carbón en el mercado.
Cualquier interrupción en los suministros y/o aumento de precios pueden descarrilar y estancar el progreso económico de estos países. Por lo tanto, la seguridad energética constituye el núcleo de la transformación económica, la prosperidad y el desarrollo de Asia.
En sus escenarios para 2015 a 2050, según estimaciones de Shell, los suministros de fuentes fácilmente accesibles de energía, como el petróleo y el gas no coincidirán con la demanda.  Shell describe que habrá una "lucha" de los recursos (energía, agua y alimentos).
En ausencia de un marco asiático ( global) institucional, este problema pone potencialmente en peligro el destino de Asia.
Esta lucha sin límites y de los conflictos que pudieran surgir podrían tener enormes repercusiones negativas no sólo en la seguridad de Asia sino en la seguridad mundial - dado que Asia ha vuelto a ser el centro del universo.
Este potencial para el desastre global es aún mayor a la luz de lo que puede llamarse la "fragilidad de los mercados energéticos."
Surge de la inestabilidad de la región Oeste / Asia Central y de la agitación que afecta a un número de países productores de energía primaria.
La profunda divergencia entre China y Estados Unidos en relación con el conflicto sirio surge en buena parte debido a la necesidad percibida de Beijing para las importaciones de gas desde Irán ( uno de los principales proveedores de China).
A medida que Estados Unidos despliega tropas, China despliega  las instalaciones portuarias en todo el mundo.
La necesidad de una región segura productora de petróleo también tiene consecuencias diplomáticas.
Esto provocó que el presidente de China, Xi Jinping, invitara en mayo 2013 a Pekín tanto el presidente Mahmoud Abbas de la Autoridad Palestina y al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.
Este fue concebido como un paso en el desarrollo de la participación de China en el proceso de paz en Oriente Medio.
La seguridad energética de China también está muy afectada por el "dilema de Malaca."
Petróleo procedente de Oriente Medio se abre camino a China a través del comercio marítimo en el Océano Índico. Se pasa por el estrecho estratégico Estrecho de Malaca. Este volumen es de unos 15 millones de barriles por día, lo que representa una sexta parte de la oferta global.
Esta es una de las muchas razones por las que China está invirtiendo estratégicamente en lo que se llama la "cadena de perlas".
Esta estrategia consiste en la construcción de relaciones más estrechas y ayudar a los países en el Océano Índico (Birmania, Sri Lanka, Pakistán y Kenia) para desarrollar el estado de las instalaciones portuarias, aportando miles de millones de dólares (puertos comerciales civiles, pero podrían ser utilizados como militares).
A medida que Estados Unidos está ocupado desplegando tropas, China despliega “hacia delante” las instalaciones portuarias en todo el mundo.
Estas iniciativas garantizan dos resultados: en primer lugar, la seguridad de las rutas comerciales de China en el Océano Índico (plagado de inestabilidad en la región, la piratería, etc), con especial atención a los tres principales cuellos de botella - el golfo de Ormuz, el estrecho de Bab-el Mandeb y el Estrecho de Malaca.
En segundo lugar, China logra contener su mayor competidor futuro, la India, en su propia esfera de influencia. Como reacción a la estrategia de los chinos, "String of Pearls," India tiene la intención de gastar más que China en un futuro cercano para actualizar y desarrollar su marina de guerra del agua azul.
La AIE ha estimado que Asia debe invertir hasta $ 10 billones de dólares durante 20 años en los sectores de petróleo, gas y energía.
Se requiere esta inversión para asegurar sus líneas de comercio de energía en el Océano Índico y para que coincida con la creciente influencia de los chinos en el Océano Índico.
India también está tratando de coincidir con la influencia de China en Teherán, ayudando a Irán a construir un puerto estratégico en el Golfo de Ormuz (Chah Bahar).
Aunque Asia meridional y oriental dependen considerablemente de las importaciones de petróleo y gas, tienen importantes reservas de carbón. Por una combinación de razones económicas y de seguridad, las estimaciones de Shell de que el retorno de energía del carbón será sustituir al petróleo como fuente de energía primaria.
China ya es el mayor productor y consumidor de carbón. Aunque es barato y disponible, el carbón tiene enormes efectos negativos ambientales (supuesta y oficialmente). 
 Las ciudades chinas están cubiertas por la contaminación que causa enfermedades terminales, una situación que está dando lugar a un gran malestar social. La situación energética de China es un asunto de gran preocupación tanto para la estabilidad interna y la seguridad externa.
Si Asia sigue creciendo, tiene que satisfacer sus necesidades energéticas. Los estudios realizados por la Agencia Internacional de Energía (AIE) indican que es necesaria una inversión de hasta 10 billones de dólares en los próximos 20 años en los sectores de petróleo, gas y energía en Asia.
Al mismo tiempo, la demanda de energía crea tensiones geopolíticas, mientras que el consumo de energía crea riesgos ambientales alarmantes.
Por supuesto, hay escenarios alternativos que no se han tratado aquí.
Los ejemplos incluyen el posible impacto de los descubrimientos de gas de esquisto y las tecnologías y la inversión en energías renovables no fósiles, la energía solar en particular. Estos fenómenos también pueden aliviar el actual dilema. Eso llevará tiempo, sin embargo.
Queda mucho por hacer para garantizar que Asia 2014 no se combierta en una  Europa 1914. La energía es el talón de Aquiles de Asia.
Mientras tanto, los problemas surgen en parte de las situaciones explosivas que están implicados en la búsqueda de Asia para la seguridad energética.
Más aún, lo que puede llegar a rondar Asia es la ausencia de un marco institucional adecuado para la resolución de problemas y la creación de confianza.
Queda mucho por hacer para tratar de asegurar que Asia 2014 no será una repetición de Europa 1914. La energía es el talón de Aquiles de Asia y al igual que en 1914 desembocar en un conflicto armado de dimensiones mundiales.


Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER