Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

28 dic. 2013

Pornoescándalo

Entre veinte y treinta mil hogares en Alemania han tenido demandas de € 250 a través de sus buzones de correo electrónico. Las demandas, que son susceptibles de generar algunas conversaciones familiares difíciles, se refieren a ver películas con derechos de autor por streaming desde el sitio web de la pornografía en línea RedTube, que funciona muy parecido a YouTube , a excepción de las funciones de contenido mucho más subidas de tono.

En concreto, las demandas se refieren a una serie de películas como Viaje ideal, Historias calientes, Secretos de Amanda, aventuras de Miriam y Glamour Showgirls cuyo copyright es propiedad de la empresa de medios suizos The Archive AG y fueron enviados por la firma abogados alemana U & C que representan.

En el pasado, las personas han sido víctimas de la descarga de películas porno con copyright usando BitTorrent y métodos similares, pero esta es la primera vez que los trolls de derechos de autor han tratado de extorsionar dinero simplemente por el contenido streaming, y si U & C tiene éxito se podría sentar un precedente preocupante.

Pero se trata tan solo del principio. Thomas Urmann, representante de la firma suiza, comunicóal diario Die Welt que los alemanes no deben pensar que se trata una “acción de una sola vez”. El año que viene serán más aún las notificaciones de multas, dijo. Los suizos son un pueblo muy escrupuloso, de modo que los alemanes tienen garantizada la continuación del “pornoescándalo”.

Afortunadamente para los acusados, la opinión jurídica general parece ser que Archive AG y U & C tienen las de perder. Alex Taylor de RedTube describió la acción como un chantaje y una violación de la privacidad, 'RedTube mantiene su firme opinión de que estas cartas son totalmente infundadas y que violan los derechos de quienes la recibieron de una manera muy seria ", mientras  que el experto legal de derechos de autor Cristiano Solmeckedijo a The Guardian que "no sólo no tiene base legal para las multas, sino que es posible que la firma de abogados detrás de estas multas puede haber violado la ley. Es difícil imaginar que las direcciones IP de los usuarios hayan podido obtenerse de forma legal. "

Si bien los suizos actúan exclusivamente en defensa de los derechos de autor, los activistas de la lucha contra la pornografía dicen que semejante tipo de acciones ayudan más que nada a bajar la ola de difusión de productos pornográficos, bajarla, porque erradicar la pornografía es imposible incluso teóricamente mientras exista la humanidad. Y esto se lo puede decir cualquier experto.

Hoy la desgracia más grande es que la pornografía se vuelve cada vez más sucia, constata Hamza Usuf, doctor en Psiquiatría del Zaytuna College, Berkeley, California. Y esta pornografía deja un rastro pesado en la psique humana:

La pornografía, digamos de los años 60 o 70, las fotos en la revista Playboy, son para los jóvenes de nuestros días algo así como obras del arte clásico, en comparación con lo que se puede ver en Internet. No pienso que la mayoría de la gente normal sepa cuán repugnante y abominable es la pornografía de nuestros días.

Nadie puede decir exactamente cuántas páginas pornográficas existen en el mundo y cuánta gente es atraída diariamente a ellas. Y cuánto embolsan por tales entradas los barones mundiales del porno. Todos los datos son muy relativos.

La revista Rolling Stone, por ejemplo, afirma que cada día en la “ventanilla porno” de Internet hay unas treinta millones de personas. El anuario de la CIA asegura de que cada segundo treinta mil usuarios de Internet miran materiales pornográficos. Y las ganancias netas que reporta la pornografía de Internet en EEUU, que es el líder en la producción de películas pornográficas, se acerca a los tres mil millones de dólares. Por todo el mundo el negocio de la pornografía en Internet embolsa cuatro mil millones de dólares anuales. Otras fuentes afirman que los ingresos ya alcanzaron los diez mil millones. Y la cantidad de páginas pornográficas supera no se sabe si los siete, los diez o los quince millones. Desde luego que no estará mal monitorear la principal agencia norteamericana de espionaje electrónico (NSA, en inglés). Pero, tal como afirma Edward Snowden, la agencia en cuestión se ocupa de asuntos totalmente diferentes.

Los hombres “se enganchan” más fuerte a la pornografía, así está estructurado su cerebro y nada se puede hacer en tal sentido, dice el doctor en Psiquiatría, William Struhers del Wheaton College, Illinois:

La pornografía es una señal y el cerebro - el receptor. Algunos receptores funcionan mejor que otros. No es de sorprender que los hombres sean los principales consumidores de pornografía. Y todo porque, desde el punto de la neurología, sus “receptores” están mejor adaptados a la captación de tales señales.

La lucha contra el mal de la pornografía grosso modo es muy parecida a la lucha contra la narcomafia y todos sus derivados, solo que por la pornografía (a excepción de casos muy graves de pedofilia, que está prevista por otro artículo) no se disparan tiros. Y en torno a esta lucha sobre la falacia basada en el nihilismo jurídico. La primera consiste en que toda Escandinavia y Holanda son casi una “zona de libre pornografía”. Nada por el estilo. Tales países no existen. Todos, en tal o cual medida, prohíben la pornografía: la infantil está prohibida en todas partes y es objeto de persecución judicial. La diferencia consiste en quién y con qué rigor aplica la ley.

En China la difusión de material pornográfico se puede penalizar con hasta cinco años de prisión. El segmento chino de Internet es el más grande del mundo por la cantidad de usuarios. Hoy suman más de trescientos millones de personas. Anualmente, más de cinco mil de ellas son detenidas por difundir material pornográfico. Desde 2009 en China fueron bloqueadas unas catorce mil páginas pornográficas.

Las leyes más severas se aplican en Vietnam. Allí por la preparación y difusión de material pornográfico se prevén penas de doce años de prisión. Incluso en Arabia Saudí, de acuerdo con la ley de cibercrimen de 2008, la pena es inferior: cinco años de prisión y tres millones de reales (poco menos de un millón de dólares) de multa.

En Holanda por la difusión de artículos pornográficos la pena carcelaria es de solo dos meses, aunque con frecuencia suele no aplicarse. En la India, con sus eróticas tradiciones históricas, la pornografía es un delito castigable con tres meses de prisión. En Islandia y Suecia se prevén penas de hasta seis meses. En la mayoría de los países europeos por eso mismo se imponen penas de uno o dos años de cárcel. Las más duras se aplican en Ucrania y son de siete años, lo cual no impide a ese país estar en las primeras filas de proveedores de actores para cortos pornográficos.


Los alemanes han dilucidado que la dependencia de la pornografía en Internet dificulta seriamente la vida. Científicos de la Universidad Duisburg-Esse determinaron por medio de experimentos que la excitación sexual produce interferencias en la memoria de trabajo. Cuando se mira material pornográfíco algunas personas se olvidan de dormir, pasan por alto importantes encuentros, se apartan de los compromisos laborales, etc. Pues, no hay nada que decir. 

La pornografía también es corrupción, sólo que sexual.
Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER