Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

27 nov. 2013

Geopolítica: Respuesta de Australia al crecimiento de China.

A parte de las tiranteces que están teniendo China y Japón estas últimas semanas, hay que tener en cuenta el papel a nivel geopolítico que juega a puede llegar a juagar Australia en la zona.

Durante los últimos doscientos años,  Australia  ha lidiado con la preocupación de que su ubicación geográfica la sitúa muy lejos de sus aliados en términos de su potencial de apoyo. Por lo tanto, como un gran continente, Australia ha tendido a aliarse con el poder naval dominante en la región Asia-Pacífico - primero Gran Bretaña y ahora los Estados Unidos. Sin embargo, el ascenso de China está desafiando esta base histórica de la política de defensa de Australia. 

Por una parte, Australia pudo moverse más cerca de los Estados Unidos, fortalecer sus capacidades y hacer que la Fuerza de Defensa de Australia (ADF)  fuera más interoperable con las fuerzas estadounidenses. El gobierno de Howard fue un éxito en 'dar nueva vida a la vieja alianza' mediante el apoyo a las operaciones lideradas por Estados Unidos en Irak y Afganistán, y el actual gobierno está continuando esta tendencia. En noviembre de 2010, los Estados Unidos y Australia llevaron a cabo conversaciones bilaterales. Estuvieron de acuerdo en establecer tropas estadounidenses en Australia y permitir el acceso a las bases australianas de militares de EE.UU.. Esto tiene una enorme importancia, porque la última vez que las fuerzas estadounidenses estuvieron estacionados en Australia fue durante la Segunda Guerra Mundial. Esto representa una revisión fundamental de la posición estratégica de Australia, ya que da al país un mayor peso estratégico en la región, y reestructurar el ADF hacia un acomodo de sus nuevos huéspedes.

Por otro lado, Alan Dupont, un erudito de renombre en el campo de los estudios estratégicos de Australia hace hincapié en que China es una potencia del status quo, y como tal no representa una amenaza para la seguridad de Australia. En cambio, el ADF debe estar más centrado en las operaciones de estabilización en su región inmediata, como en Timor Oriental y las Islas Salomón. La probabilidad de un conflicto se  ha reducido significativamente, y otras amenazas, a saber, el terrorismo internacional, o las amenazas de seguridad no tradicionales, presentan un desafío mucho más significativo para  Australia. Operaciones de estabilización del ADF en Timor Oriental, las Islas Salomón, Fiji, Papua Nueva Guinea y Afganistán ponen de relieve el hecho de que el conflicto intraestatal es más importante en la política de defensa de Australia. La lógica imperante sigue que si el conflicto intraestatal conduce a un vacío de poder, podría ser ocupado por un adversario que socavaría significativamente la posición estratégica de Australia, debido a su proximidad con el continente australiano. 


Sin embargo, el ascenso de China no plantea un desafío a la primacía de EE.UU. en la región. En 2010, las acciones de China en el Mar Meridional de China (SCS) eran todo menos benévolas, como acosar buques pesqueros y cortando los cables procedentes de los buques de vigilancia. En esta situación, los militares de EE.UU. contarían con el apoyo de la ADF. Pero la pregunta sigue siendo: ¿Qué tipo de riesgo estratégico quieren asumir el ADF? Si se requiere el ADF para operar en el SCS, entonces necesitará nuevas capacidades. El último Libro Blanco de la Fuerza de Australia para 2030, hizo hincapié en la necesidad de una capacidad marítima expansionista, como más submarinos y Air Warfare Destroyers, pero estas capacidades sólo serían eficaces en la región inmediata de Australia, y sólo proporcionaría una 'fuerza simbólica' para las operaciones lideradas por Estados Unidos. De cualquier manera, el ADF tendrá que llenar una serie de funciones diferentes, ya que empuja hacia una política estratégica amplia, por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial. Esto incluirá la realización de  operaciones a mayor escala. 

Si Estados Unidos decide hacerse a un lado y aceptar la supremacía china, mientras que alienta a otros países a desempeñar un papel más independiente en contra de China - países como Japón e India - alteraría fundamentalmente la posición estratégica de Australia y de su política de defensa . Australia estaría viviendo en una región muy controvertida e inestable, y que ya no sería capaz de confiar en un poderoso aliado para la ayuda. Sin embargo, si las tendencias actuales persisten, los Estados Unidos no quieren renunciar a la primacía de Asia por el momento. Se ha movido más cerca de Japón y Corea del Sur, el fortalecimiento de la seguridad bilateral y los lazos diplomáticos. Sus relaciones con la India y Vietnam se están calentando también. 

En todo caso, la posición de EE.UU. en Asia es cada vez necesariamente más fuerte. A pesar de estar a medio mundo de distancia, estos desarrollos tienen un impacto directo en el ADF. Si las tensiones aumentan, al ADF se le puede pedir que proporcione apoyo. Esto requeriría capacidades expedicionarias que Australia  no tiene actualmente. 

Esta situación fuerza a Australia a llevar a cabo operaciones de alto nivel y, que en comparación con las operaciones de estabilización es una demanda considerable, ya que requiere más dinero y recursos. Este enfoque se orienta a operar en conjunto con las fuerzas estadounidenses en las contingencias de alto nivel. Pero si los EE.UU. está de vuelta y acepta la oferta de China por la supremacía en la región,  luego  Australia  tendrá que ser más autosuficiente y autónoma. 

Esto será difícil de conseguir debido a cuestiones fiscales y la moral pública. Sin embargo, Australia se ha encontrado en una posición en la que podría no ser capaz de confiar en un gran y poderoso aliado para la ayuda. Si las tendencias actuales persisten, la política estratégica de Australia continuará expandiendo la capacidad operativa del ADF en el futuro. Esto está ocurriendo en el contexto de surgimiento de China con respecto al declive de Estados Unidos. Una cosa es segura es que el gobierno australiano prefiere mantener el status-quo con su actual alianza. Pero eso no quiere decir que no responderá a los futuros desarrollos en la región de Asia por el cambio de política de defensa estratégica del país y la orientación correspondiente de la ADF. 


Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER