Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

28 sept. 2013

Lecciones de Serbia 1913 para Siria 2013

Una vez más, una misma pequeña región infernal del mundo ha entrado en erupción en las revoluciones, las guerras interminables y las guerras civiles. Las superpotencias están peligrosamente alineadas respecto a las diferentes partes de los grupos que se oponen amargamente.

Antiguos regímenes corruptos han sido recientemente derrocados en toda la región. El terrorismo es rampante y la brillante promesa de una primavera democrática ha descubierto odios nacionalistas y religiosos temerosos.

El Medio Oriente - especialmente Siria y Egipto - hoy . Pero también era la península de los Balcanes hace 100 años.

En 1913, en un ciclo de dos años de intensos conflictos, los Balcanes terminaron - o, más bien, parecíeron terminar. Las grandes potencias de la época coincidieron que una conferencia internacional era la mejor manera de tratar de traer un respiro a los ciclos aparentemente interminable de conflictos. Cada pequeña guerra sólo creó nuevos rencores, así como las causas de futuros derramamientos de sangre. Ninguna guerra parecía conformarse con cualquier cosa.

Pero lo peor de todo fue que las grandes potencias de la época no pudieron resistirse a invertir con su prestigio e interés en las filas locales, los homicidios, los asesinatos y las atrocidades.

Otto von Bismarck, el fundador de la moderna Alemania unida y también el arquitecto pionero de los sistemas modernos de seguridad social del país, mostró igual clarividencia y sabiduría cuando miraba a los Balcanes. Él literalmente proclamó que los Balcanes enteros no valían tanto como los huesos de un único granadero de Pomerania. (Los Granaderos de Pomerania eran una broma de buen carácter en el siglo 19 en Alemania, eran considerados como los soldados más inútiles de la nación.)


Pero en agosto de 1914, cada gran nación e imperio en Europa olvidaron la sabia advertencia de Bismarck, que había sido enviado a la jubilación por su emperador en 1890. Como resultado, todas esas pequeñas guerras molestas se transformaron en una guerra general europea y después mundial.

Todo eso sucedió porque un joven bosnio fanático serbio llamado Gavrilo Princip, cuyo grupo terrorista La Mano Negra secretamente apoyado por el gobierno serbio, asesinó al archiduque Franz Ferdinand. Fernando era el heredero del antiguo Imperio Austro-Húngaro de los Habsburgo.
El imperio de los Habsburgo no necesitaba disputarse las provincias balcánicas de Bosnia y Herzegovina. Eran muchos más problemas de lo que valían. Costaban una fortuna mantenerlos y fueron una pesadilla para la seguridad.

Del mismo modo, la Rusia imperial zarista estaba experimentando un rápido crecimiento económico. Las reformas agrarias de primer ministro asesinado Pyotr Stolypin habían sentado las bases de una nueva era de prosperidad sin precedentes. Por encima de todo, Rusia necesitaba la seguridad y la paz internacionales.

Sin embargo, sus principales generales no lo vieron de esa manera. Ellos anhelaban la guerra en general y trabajaron duro para sabotear los ineptos esfuerzos, pero con buenas intenciones del zar Nicolás II para mediar la paz con su primo Kaiser Wilhelm II de Alemania.

Rusia no tenía ningún interés real en la seguridad y en la protección del gobierno culpable de Serbia sobre la ira de Austria-Hungría. Sin embargo, se determinó, no perder la cara en los Balcanes, aun cuando después de permitir que Austria-Hungría anexionara Bosnia y Herzegovina sólo seis años antes.

Y así los tres grandes imperios tropezaron con una guerra catastrófica que destruyó a todos. Por causas que no debería haber importado en absoluto a ninguno de ellos.

Hoy en día, los Estados Unidos y Rusia se miran con recelo entre sí y ensamblan sus fuerzas navales frente a las costas de Siria, donde una feroz ¿guerra civil? ha matado a más de 100.000 personas en los últimos dos años y medio.

Ninguna nación tiene el más mínimo interés directo en Siria. En términos reales, no vale nada para ninguno de ellos. O, si vale algo, es tan importante como para montar todo este teatro. Pero ambos gobiernos se enfrentan a presiones extraordinarias para intervenir en bandos opuestos.

En los Estados Unidos, la obsesión imprudente con intervenciones unilaterales para promover la democracia instantánea en todo el mundo comenzó con George W, Bush y sus neoconservadores.

Hoy en día, se ha extendido al ala liberal del Partido Demócrata y de la Administración Obama, en el que se defendió por el Asesor de Seguridad Nacional, Susan Rice y Samantha Power , el sucesor de Rice como Embajador ante las Naciones Unidas.

El gobierno de Rusia del presidente Vladimir Putin hoy mira a Siria de la misma forma que el gobierno del zar Nicolás II miró Serbia hace más de 100 años.

En ambos casos, apoyaron un pequeño país de importancia estratégica por su cuenta de que no tenía una fuente importante de petróleo, carbón, uranio, oro ni otras riquezas naturales.

Ambos gobiernos han apoyado siempre en secreto algunas de las organizaciones terroristas más notorios en el planeta.

Sin embargo, Rusia, en 1914 se vio obligado a estar atento, mientras que sus rivales hicieron una ganancia en los Balcanes, al parecer, a sus expensas. Los rusos decidieron agachar la cabeza (anexión de los territorios por parte de los Habsurgo) pero al mismo tiemp trazaron una línea roja en la arena en apoyo de Serbia. Y se apegaron a ella.

Los líderes rusos sienten hoy lo mismo sobre Siria. Han visto a sus aliados tradicionales derrocados en un país tras otro de Oriente Medio. También consideran que EE.UU. y lsu influencia cada vez mayor en Europa Occidental, enEuropa del Este e incluso en el Cáucaso y Asia Central.
Estos avances se han aparecido inconcebible para los líderes rusos y soviéticos durante los 250 años anteriores. Y ahora están decididos a mantener su posición y trazar la línea con Siria.
De hecho, el verdadero interés tanto de los Estados Unidos y Rusia debe estar en evitar ser absorbidos por el embrollo en Siria. Esto es especialmente irónico porque Estados Unidos, que ya ha perdido 2 billones de dólares en gastos militares y en apoyos de las guerrillas inútiles, inútiles, sin fin y sin éxito en Irak y Afganistán durante la última década.

¿Triunfará la cordura en Washington y Moscú al final? El registro de los liderazgos de ambas naciones en el último medio siglo ofrece bases sólidas para esperarlo así. Pero como el antecedente temeroso de 1913 a 1914 en los espectáculos de los Balcanes, no sería prudente tomarlo demasiado por sentado.



Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER