Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

7 ago. 2013

China y Europa eluden una guerra comercial.


La Unión Europea derogó los aranceles de importación para los paneles solares procedentes de China a partir del 6 de agosto. La decisión correspondiente había sido aprobada en las vísperas por la Comisión Europea luego de una investigación antidumping llevada a cabo y de las negociaciones con el Gobierno chino.

Recordemos que el mayor conflicto en la historia del comercio entre China y la UE surgió a principios de junio. Entonces Europa, deseando defender los intereses de sus propios productores, introdujo aranceles para los paneles solares chinos. Esto provocó incomodidad en China, que  exigió el respeto de condiciones de igualdad para todos los participantes en la OMC (organización mundial de comercio). Después de seis semanas de negociaciones la Comisión Europea concluyó su investigación antidumping y derogó la introducción de los aranceles aduaneros. Si no se hubiera llegado a un compromiso, desde el martes las tarifas para la importación de los paneles chinos hubiera crecido casi en cuatro veces y alcanzado casi el 50%. Como respuesta Pekín estaba dispuesto a introducir los impuestos aduaneros correspondientes a la entrada de materias primas europeas para la producción de paneles solares. De igual manera, China organizó los controles del vino europeo los cuales golpeaban a los productores vinícolas de la UE. Después de esto la UE decidió llegar a un compromiso y ponerse de acuerdo con su socio comercial.

Se logró terminar la discusión solamente después de que los productores chinos aceptaron una serie de condiciones de los europeos. Por ejemplo, establecer un precio mínimo de cincuenta y seis centimos de euro por vatio, introducir módulos solares con una potencia total no superior a los siete GWatt anuales y aceptar la introducción de cuotas. Con ayuda de tales limitaciones los europeos pretenden, de una parte, eliminar la amenaza de un dumping chino; y por otra parte, garantizar un suministro estable de paneles solares en el mercado europeo. China controla el 80 % del mercado europeo de paneles solares, su exportación a los países de la UE en el año 2011 constituyó veintiún mil millones de euros. En los últimos dos años la producción de paneles solares en China creció cuatro veces. La producción de paneless en este país está subsidiada por el Gobierno y la fuerza de trabajo es más barata. Gracias a esto, los precios de los paneles solares chinos son dos veces inferiores a sus análogos europeos. La UE gasta mucho dinero en la promoción de las fuentes alternativas de energía, y el retraso en su capacidad competitiva lleva a cero todos sus esfuerzos para disminuir la dependencia de las importaciones.


Tanto China, como los países de la UE pertenecen a la Organización Mundial del Comercio, la cual fue creada con el objetivo de garantizar iguales condiciones a todos sus participantes. Sin embargo, semejantes deseos de defender su propio mercado con barreras de impuestos o cuotas viola las reglas del libre comercio, considera la parte china. Ya ha presentado quejas contra Italia y Grecia, acusándolas de competencia desleal en el mercado de los paneles solares. Aseguran los expertos que no se podrá por mucho tiempo mantener artificialmente los altos precios, beneficiosos para los productores europeos. Ellos no excluyen la posibilidad de nuevos conflictos comerciales. Lo cierto es que mientras la UE por ahora anda remendando agujeros en su economía, China continúa aumentando el ritmo de crecimiento de su industria. Y tarde o temprano habrá que tener en cuenta sus intereses.
Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER