Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

14 jun. 2013

La "guerra comercial" entre China y la UE


La llamada "guerra comercial" entre China y la Unión Europea (UE) es consecuencia de los roces que surgieron entre los veintisiete y la nación asiática a raíz de la decisión de Bruselas de imponer aranceles del 11,8 % a los paneles solares chinos, como medida antidumping.

La Comisión Europea sostiene que las placas solares chinas se están vendiendo hasta un 88 % por debajo de su costo y ha resuelto imponer a partir del jueves 6 de junio aranceles del 11,8 % que pasaran al 47,6 % en dos meses si no se llega a una solución negociada con Pekín. Recordemos que siete de cada diez paneles solares chinos los importa la UE. 

La respuesta china a la medida provisional europea no tardó en producirse: Pekín anunció una investigación sobre el vino europeo por posible dumping a instancia de la industria local, que denuncia la posible entrada de vino en el mercado chino por debajo del precio de producción.

Es un asunto muy sensible e importante para la industria vinícola de la UE, pues el 70 % de los cuatrocientos treinta millones de litros de vino que importa China provienen de los países comunitarios.

Según el ministerio de Comercio de China, se ha decidido investigar si el vino importado desde la UE recibe subsidios de sus países de origen y por tanto representa una competencia desleal para la industria local.

Los que corren el mayor riesgo de sufrir pérdidas económicas a consecuencia de la aprobación por China de sus contramedidas arancelarias son Francia, España e Italia, principales suministradores del producto al mercado del gigante asiático.
A fin de recibir información de primera mano, nos comunicamos con una de las bodegas españolas que tienen presencia en el mercado chino.


Merece la pena señalar que en este contencioso el Estado asiático ha tenido como aliado a Alemania que se ha mostrado contraria a la decisión comunitaria de imporner aranceles provisionales. Aunque en Alemania el sector de la energía solar es importante, tiene más de diez mil empresas, la mayoría no son productoras, al contrario son instaladoras o comerciales que utilizan los económicos productos chinos.

La Comisión Europea tiene abiertas otras dieciocho investigaciones sobre importaciones de productos chinos, algunos en otros sectores claves como es el de las telecomunicaciones móviles.


¿Es realmente sabio comenzar una pelea con China sobre una industria que no es tan fundamental como la Comisión nos ha hecho creer que en cierta medida ya es artificial? En este punto es donde se pone de manifiesto lo irónico, porque después de todo, los europeos no estaríamos comprando tantos paneles solares si no hubieran sido incentivados a través de las subvenciones otorgadas por la UE.
China y la Unión Europea intercambiaron más de $ 550 mil millones de dólares en bienes y servicios el año pasado, una cifra que ha crecido exponencialmente en las últimas dos décadas.

Las exportaciones de la UE a China aumentaron un 5,6% el año pasado. Eso es un crecimiento que resulta muy necesario en un momento en que gran parte de la región permanece en recesión, mientras que el desempleo aumenta.

Sin embargo, el mercado de los paneles solares solo representa el 1% de las importaciones chinas en Europa, luego estas medidas por parte de China parecen un tanto excesivas a no ser que vengan provocadas por las ya 52 medidas antidumping contra China ya abiertas por la UE.


Ninguno de nosotros es tan ingenuo como para creer que la acción de esta semana tiene que ver con las obleas solares o de vino de Burdeos.
Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER