Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

22 jun. 2013

La Gran Guerra Patria


El 22 de junio de 1942 es una fecha luctuosa en la historia de Rusia y de Estados postsoviéticos, tales como Ucrania y Bielorrusia. Alemania invadía aquel día la URSS y comenzaba así la Gran Guerra Patria.

Los generales de las fuerzas armadas nazis confiaban en una guerra relámpago, fulminante, para al cabo de meses contados de una ofensiva victoriosa llegar hasta los límites de Moscú. Los historiadores se preguntan si estaba preparada la URSS para una guerra con Alemania. Sin duda, la Unión Soviética había venido preparándose para ella, y muy seriamente. Pero, Stalin abrigaba temores, que si la URSS va a concentrar fuerzas de consideración en su frontera, ello podía provocar a Alemania, apunta Natalia Lébedeva, especialista del Instituto de Historia Universal de la Academia de Ciencias de Rusia:

—Pero, no había necesidad de provocarla, porque ella misma se iba a lanzar al ataque. El temor aquel era del todo incorrecto. Stalin se afanaba en lisonjear a Hitler, con la esperanza de que sus acciones pudieran conjurar el ataque de Alemania. La URSS no alcanzó a desplegar sus tropas hasta la frontera y, como consecuencia el enemigo se encontró a las puertas de Moscú.

Hay muchos momentos discutibles en la información de los hechos vinculados al comienzo de la guerra y al período precedente. Una interrogante clave es la elucubración con respecto a que la URSS habría entrado en alianza con Alemania nazi. Sabido es que, en agosto de 1939, Moscú y Berlín firmaron un Tratado de no agresión. A esto se refiere el historiador Vladímir Simindei, de la fundación “Memoria histórica”:

—No existen documentos algunos que testimonien que la URSS y el Tercer Reich estuviesen en estado de alianza. Hay sí documentos que regulan otras esferas muy distintas, relacionadas con la no agresión, las fronteras, el comercio. Así, en la práctica, desde el punto de vista de los documentos firmados, la URSS y Alemania no se encontraron nunca en estado de alianza. Esas son todas elucubraciones de aquellos publicistas que quisieran, con fecha retroactiva, tergiversar la historia, mostrando a Moscú poco menos que la capital, en la que junto con Berlín se tomó la decisión sobre el estallido de la Segunda Guerra Mundial.

La invasión a la URSS fue matrera pero, ¿puede ser considerada súbita? Y ello porque la Inteligencia militar había presentado pruebas de la preparación para un ataque a la URSS. Por cuanto había sido violado todo un sistema de acuerdos puede ser empleado el vocablo “matrero”. Aunque, por cierto, no existía gran confianza entre Moscú y Berlín, subraya Vladímir Simindei:

—Al mismo tiempo, no obstante la existencia de materiales sobre la concentración de tropas, en el Kremlin consideraron que la invasión en la fecha fijada, o sea, el 22 de junio, no tendría lugar. Es posible que enfrentáramos un problema de desinformación estratégica.

En Occidente está en marcha una ola de falsificaciones, cuya esencia consiste en hacer de Stalin el culpable principal de la Segunda Guerra Mundial. Dado que él mismo habría planeado un ataque a Alemania, Hitler simplemente se le adelantó. Vladímir Simindei aclara este asunto:

—Sobre Stalin recae la responsabilidad de no haber preparado al país para extinguir rápidamente la agresión alemana. Pienso que el mismo era consciente de ello. Pero, las elucubraciones con respecto a que desató la guerra es una calumnia a todas luces. Stalin se empeñaba por todos los medios de evadir, y de postergar toda acción que pudiera provocar esa conflagración.

El periodo inicial de la guerra justamente, sus primeros días y semanas fueron los más difíciles y trágicos. Pero, el mando alemán erró en sus planes. Pues, al entrar en el territorio de la URSS chocó con la resistencia enconada de las tropas soviéticas. El frente soviético-alemán fue el decisivo de la Segunda Guerra Mundial. Allí iban a librarse justamente batallas descomunales, cuyo desenlace determinó no solo el destino del país, sino de todo el mundo. Las tropas soviéticas, haciendo gala de un coraje y heroísmo proverbiales lograron abortar el plan hitleriano de la ofensiva hacia el Este. No hay que olvidar que, ya a partir de otoño de 1941, en Berlín pensaban iniciar la conquista de Irán, de Iraq, de Egipto, de la región del canal de Suez, y a continuación de la India. Sin embargo, aquellos planes estaban condenados a quedar en el papel.

Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER