Hay un nuevo desarrollo en la historia humana que se está produciendo y que no se está contando.Aquí, intentamos explicarlo

26 mar. 2013

¿Qué pasa en Chipre? (III) La geopolítica del gas natural europeo en juego.


Petrodolares y gas, that´s all folks…


La cuestión de Chipre ha dominado los debates políticos y las intrigas en Moscú la semana pasada, convirtiéndose en una especie de prueba para la capacidad de Rusia para responder a los graves desafíos externos, pero el resultado provisional de la prueba diplomática es claramente negativa para Rusia. El presidente Vladimir Putin y el primer ministro Dmitry Medvedev expresaron su desagrado con la "poco profesional" gestión de la calamidad por parte de la UE, así como todo tipo de ideas (incluyendo el establecimiento de una base naval rusa en la población de Limassol) estaban circulando en todos los pasillos del Kremlin cuando el ministro de finanzas chipriota Michalis Sarris fue a suplicar a Moscú. Y al final, Moscú optó por no hacer nada para proteger los intereses rusos muy tangibles afectados por el “default” inminente. Además de revelar torpeza en la toma de decisiones en Rusia debido a las  divisiones en la élite de ese país.

Y ¿cuál es la controversia fundamental en esta situación que perturba las relaciones de Rusia con la Unión Europea? Moscú, en muchas ocasiones, indicó que estaba dispuesto a ser parte de la solución y se ofendió cuando Bruselas y Berlín deliberadamente cortaron las negociaciones cuando el Presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso estaba en Moscú la semana pasada con Putin y Medvedev y le resultó oportuno para expresar su profunda convicción de que en la UE no había miedo de y respeto por Rusia eludiendo cualquier acuerdo de decisiones sobre  Chipre. Este rechazo de la contribución ofrecida persistentemente podría parecer una desviación del sentido común económico, pero en realidad se podría decir que es una consecuencia de la creciente preocupación y disgusto, incluso en la Unión Europea con la exportación de la corrupción rusa, pero nada más lejos de la realidad.

Entonces, ¿Qué hay detrás de la bravuconería de la UE para con Rusia? En pocas palabras, 122 billones de pies cúbicos de gas en la cuenca del Mediterráneo, descubierto por Israel (en una asociación de Estados Unidos e Israel), y en el Líbano, Siria y Chipre. Si todo va bien, los alrededor de 425 millones de metros cúbicos (16 billones de pies cúbicos) de gas que se encuentran en el campo de Leviathan (Israel) finalmente se bombeará a través de gasoducto submarino directo a Turquía y luego a Europa. Otro campo de gas israelí, Tamar, cuenta con 250 millones de metros cúbicos (9 billones de pies cúbicos) y la producción debería comenzar en abril. Esta es la respuesta de Europa al  gas ruso. Ya no tiene miedo de que Rusia cierre el grifo del gas.

Esta es una carrera a la línea de meta para controlar el  gas en el Mediterráneo y es que este gas puede proporcionar un 40% de las necesidades totales de gas de Europa. No es sólo  el colapso financiero de Chipre lo que está en juego aquí. También está en juego el monopolio de Rusia en el mercado europeo del gas y el futuro de todo el  gas en Europa.

Y aquí es donde entra en juego Turquía porque parte de este territorio de exploración en alta mar es disputada por Turquía, que controla parte de la isla desde 1974 y que lleva desde 2011 impidiendo lo más posible dichas exploraciones. Acción que resulta lógica cuando se sabe que es la empresa Gazprom ( empresa rusa) es la que le suministra el gas. También el gasoducto que va desde Israel a Europa tiene que pasar por las costas turcas aunque el gobierno de Ankara no ha aceptado este acuerdo todavía, pero ciertamente está considerando. Y la cosa se complica porque la empresa Gazprom está en negociaciones con Israel que le daría el control del gas de Tamar y el acceso al mercado asiático para su gas natural licuado (GNL). De conformidad con este acuerdo, que Israel todavía tiene que aprobar, Gazprom proporcionará apoyo financiero para el desarrollo del Proyecto Tamar Floating LNG. A cambio, Gazprom obtendrá los derechos exclusivos para la compra y exportación de GNL Tamar. También es significativo porque Tamar es una empresa de modo conjunto estadounidense-israelí.
Queda más que evidente que las visitas tanto de Barroso a Moscú, el nuevo presidente de China también a Moscú y Obama a Israel no son nada casuales. Por lo que se ve la cosa va a seguir “calentita” en esa zona del mediteraneo. 
Comparte:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Populares (este mes)

Populares (desde siempre)

Archivo del blog

contenidos

Buscar este blog

TWITTER